Anakreón
El Colmillo Público,núm. 63, 20 de noviembre de 1904, pág. 738-39, 742

Pimentel tiraniza

El servilismo ha echado raíces tan profundas, que dondequiera se manifiesta provocando el escándalo de las personas independientes.
Saben nuestros lectores que hay en la ciudad de Oaxaca una agrupación liberal llamada "Asociación Juárez1".

En el presente año a petición del socio Lic. Joaquín Atristáin2 y con anuencia del Gobernador, que es socio también, tomó un carácter político la "Asociación". En el reglamento de la "Asociación" se hizo constar que su objetivo era cumplir y hacer cumplir la Constitución de 57 y propagar y defender el credo liberal del Benemérito, llevando a la práctica los inalienables derechos que la Carta Fundamental nos otorga y trabajando porque el elemento clerical no tenga influencia en los asuntos políticos del Estado y en las Escuelas del Gobierno que deben ser absolutamente laicas.

Estos fueron los fines que se propuso la "Asociación Juárez". Pimentel, aunque clerical y "científico", consintió en que se le diera carácter político a la "Asociación", porque los malos gobernantes quieren aparecer siempre como amigos de la democracia en su aspecto platónico. Por lo demás, nunca creyó Pimentel que la "Asociación" obrara de un modo que estuviera en desacuerdo con el Gobierno, puesto que en ella había mayoría de empleados públicos, magistrados, jueces, etc.

Últimamente, los pocos miembros de la "Asociación" que son independientes, fundándose en los fines de la sociedad, quisieron que la "Asociación" tomara parte activa en las elecciones municipales. Al efecto, el honrado liberal, Sr. Lic. Heliodoro Díaz Quintas3, propuso a la "Asociación" el lanzamiento de una candidatura de Ayuntamiento, Jueces y Alcaldes Constitucionales para el próximo año de 1905. Por unanimidad se aprobó la proposición del Sr. Lic. Heliodoro Díaz Quintas; se nombró una comisión para que se presentase la candidatura en la próxima sesión a fin de discutirla. La candidatura fue enseñada a Pimentel, quien en el paroxismo del terror, no pudo manifestar su disgusto más que en forma de llanto.
Lloró Pimentel porque presintió que la "Asociación" que lanzaba hoy candidaturas municipales, dentro de dos años le haría la oposición cuando pretendiera reelegirse. Lloró también, porque la candidatura de la "Asociación" era diferente de la candidatura oficial.

Violentamente mandó que comparecieran ante él los miembros de la "Asociación" que son sus empleados, Magistrados, Jueces, etcétera y les ordenó que renunciasen sus puestos de miembros de la "Asociación".

Esta orden tiránica fue acatada sin una protesta, sin manifestar disgusto por el ultraje, sin sentir pena alguna, por los comparecientes que aceptaron sin titubear que se les despojase del sagrado derecho de elegir funcionarios.

Joaquín Atristáin, el mismo que había propuesto que la "Asociación" tomase carácter político, renunció cuando comprendió que la política es cosa seria, que requiere energía, valor civil, abnegación y patriotismo. Renunció también el Lic. Miguel F. Calderón4, liberal platónico que ama la democracia, pero que se siente cohibido ante las responsabilidades y los quebrantos de los luchadores. Renunció el Juez Lic. Manuel Pérez Ortiz, hombre que sólo puede vivir como empleado. Renunció el Lic. Francisco Canseco5, conocido por su afán de agradar a cuanto gobernante hay. Renunció el Lic. Guillermo Meixueiro6, que fue quien convocó al pueblo para postular a Ramón Corral, cuyo nombre fue silbado por el patriota pueblo oaxaqueño. Renunció el Dr. Luis Flores Guerra7 que fue oposicionista mientras no tenía el empleo de Subdirector del Hospital General. Renunciaron los Sres. Alberto Montiel8 y Francisco Ramírez del Río, conocidos por su adhesión al clerical Emilio Pimentel. Renunció Casiano Conzatti9, quien hasta que vio que la "Asociación" no era juego de chiquillos, sino algo serio, se fijó en que el imbécil Reglamento de la Escuela Normal le impide inmiscuirse en la política, lo que no obsta para que cuando se presenta la ocasión, festeje a Pimentel. Conzatti es un pésimo director de la Escuela Normal. Renunció el Secretario de Pimentel, Lic. Joaquín Sandoval10, célebre por su falta de talento para desempeñar sus funciones. Renunció el recalcitrante clerical Lic. José Inés Dávila11. Renunciaron, por último, Eugenio Pasquel, Demetrio Calvo12 y un tal Rueda Camacho13, covachuelos de la Administración pública.

Todas esas renuncias fueron hechas en la sesión del 5 del presente mes.

El Lic. Fidencio Hernández14 dijo en esa sesión que si no desistía la "Asociación" de la idea de lanzar una candidatura, él también renunciaría, pues consideraba el acto honrado y viril de ejercitar ese derecho como un signo de oposición a Pimentel. Se extendió después en alabanzas al retrógrado Gobierno de Pimentel, terminando por pedir al Sr. Lic. Díaz Quintas los fundamentos que tuviera para apoyar la idea de la candidatura.

El patriota Sr. Díaz Quintas, ante pregunta tan necia, se irguió y dijo: que si había propuesto lanzar una candidatura de ayuntamiento por la "Asociación", era porque creía que esa idea estaba completamente de acuerdo con los fines de la Sociedad, supuesto que se proponía llevar a la práctica los derechos constitucionales violados diariamente por nuestros malos mandatarios. Habló de las arbitrariedades que diariamente cometen en Oaxaca y en toda la República los jueces impuestos e impopulares; atacó la tiranía de los caciques que encarcelan a la clase baja por un miserable anticipo que les dan y por el cual los hacen sus esclavos, violando los artículos 2 y 17 de la Constitución que se refieren a que en la República todos nacen libres y que nadie puede ser preso por deudas de un carácter civil. Dijo también que no juzgaba difícil llevar esa idea a la práctica, supuesto que creía que todos sus consocios eran ciudadanos que vivían como él, de su trabajo y no atenidos a la tutela del poder, y creyó eso desde el momento en que aceptaron ser miembros de un agrupación que iba a practicar la Constitución vejada por nuestros gobernantes. Terminó diciendo, que creyó que sus consocios obrarían con independencia, porque un sueldo compra el trabajo del individuo, pero nunca su modo de pensar.

Estrepitosos aplauso premiaron el valor civil del digno miembro del Partido Liberal.

El Dr. Gildardo Gómez15 habló en apoyo de la teoría que sostuvo el Sr. Lic. Díaz Quintas. También fue muy aplaudido.
El ejemplo de virilidad y honradez ciudadana dado por el Sr. Díaz Quintas, no fue secundado por los empleados de Pimentel y la idea de la candidatura fue desechada a pesar de haber sido aprobada anteriormente por unanimidad.

El servilismo todo lo corrompe.

El Presidente de la "Asociación", Dr. Manuel de Esesarte16, dijo que la idea de la candidatura era contraria a los principios y leyes del Reformador, con lo que demostró Esesarte que no tiene idea siquiera de lo que sostuvo el Benemérito: la democracia.
Pimentel triunfó. No habrá candidatura de la "Asociación", pero se ha dado a conocer como liberticida.

La Nación debe ir conociendo a los "científicos".

– – – – NOTAS – – – –

1 Asociación Juárez. Agrupación política fundada en 1901, con el objeto de honrar la memoria del Benemérito de las Américas, Benito Juárez, en el aniversario de su fallecimiento; sus miembros provenían de la oligarquía local y de las clases medias. En 1904, a causa de un diferendo respecto a la designación del candidato a la presidencia municipal de Oaxaca, se escindió quedando fuera los miembros de la oligarquía. En 1905 la presidía Heliodoro Díaz Quintas. Ese mismo año comenzó a publicarse El Bien Público, órgano de la Asociación. Para 1906 la asociación se dividió nuevamente; el ala radical, encabezada por Plutarco Gallegos y Adolfo C. Gurrión tomó las riendas del organismo, y a causa de la represión gubernamental desapareció.

2 Joaquín Atristáin. Político oaxaqueño. Se desempeñó como oficial mayor durante el gobierno Emilio Pimentel, en el periodo 1906-1910.

3 Heliodoro Díaz Quintas. (1878-1956) Abogado y periodista oaxaqueño. En 1902 participó en el movimiento contra la reelección de Martín González y en apoyo de la candidatura de Félix Díaz. Fue redactor de El Estandarte, de filiación felicista. Se adhirió a la Asociación Juárez en 1904, e impulsó la aparición de su órgano El Bien Social. En 1910 volvió a promover la candidatura de Félix Díaz, desde las columnas de El Voto Público. Tras el triunfo maderista fue gobernador de Oaxaca. En 1917 medió en el conflicto entre los constitucionalistas y el gobierno soberanista local. Participó en la formación de la Confederación de Partidos Socialistas de Oaxaca.

4 Miguel F. Calderón. Político oaxaqueño. Diputado por Tuxtepec en la XXI Legislatura Local (1901-1903).

5 Francisco Canseco (1874-?). Abogado oaxaqueño. En calidad de juez de distrito ordenó las persecuciones contra liberales en la entidad. En 1914 fue gobernador interino y se vinculó al constitucionalismo para volver a la gubernatura. Tras su fracaso se retiró de la política por un largo periodo. En 1925 formó parte del gabinete del gobernador Onofre Jiménez. Ocupó un puesto en la Procuraduría de Justicia de la Nación, en los años treinta.

6 Guillermo Meixueiro. (1864-1920). Abogado, periodista y político oaxaqueño, miembro de una familia cercana a Porfirio Díaz. Incorporado a la administración pública, fungió como intermediario en los procesos de adjudicación de terrenos de la Sierra de Juárez. Diputado local y federal en varias ocasiones. Al triunfo del maderismo se adhirió a Félix Díaz. Fue encarcelado cuando Huerta disolvió en Congreso. Se opuso al gobernador de Oaxaca Miguel Bolaños Cacho y mantuvo relaciones tensas con el constitucionalismo local. Se adhirió al movimiento soberanista en el estado. Tras algunas reticencias reconoció al gobierno obregonista. En 1920 hizo campaña para postularse como senador.

7 Luis Flores Guerra (1868-?). Médico y político oaxaqueño. Diputado local en varias ocasiones entre 1903 y 1911. Dirigió el Hospital General de Oaxaca en 1907. En 1913 solicitó a Victoriano Huerta que mantuviera en su puesto al gobernador del Estado, Miguel Bolaños Cacho.

8 Alberto Montiel. Abogado y político oaxaqueño. Diputado por Zimatlán en la XXVI Legislatura Local (1911-1913). Gobernador interino de su estado natal en 1912, tras la muerte de Benito Juárez Maza. Se enfrentó al orozquismo en la entidad.

9 Casiano Conzatti, en 1891 comisionado con Enrique C. Rébsamen y Abraham Castellanos Coronado para reformar el sistema de enseñanza normal en Oaxaca.

10 Joaquín Sandoval (1857-1917). Abogado y político oaxaqueño, ligado a Rosendo Pineda y Emilio Pimentel. Se desempeñó como juez de primera instancia en Veracruz y como juez de distrito en Puebla. Durante el gobierno de Pimentel (1902-1911) fungió intermitentemente como gobernador interino durante las ausencias de éste y como secretario general del despacho. Fue catedrático del Instituto de Ciencias y Artes de su estado natal, Magistrado del Tribunal Superior de Justicia  y diputado al Congreso federal.

11 José Inés Dávila (1874-1919). Abogado y político oaxaqueño, ligado a la oligarquía y al cientificismo locales. De 1902 a 1906 fue oficial mayor del gobierno de Pimentel. De 1907 a 1909, fue diputado local. En 1910 fungió como Secretario de la Comisión Estatal de las Fiestas del Centenario. A la caída de Díaz, apoyó al felicismo local y se opuso al gobierno de Bolaños Cacho. En 1914 fue designado gobernador interino. Impulsor del Soberanismo oaxaqueño, lo que ocasionó un enfrentamiento militar con el constitucionalismo en 1916. Estableció la sede de su gobierno soberanista en Tlaxiaco y posteriormente en Jamiltepec. Fue muerto en una emboscada de las tropas carrancistas.

12 Demetrio Calvo Diputado en la XXVI Legislatura federal, por los distritos V y VI de Oaxaca (Jamiltepec y Silacayoapan).

13 Alejandro Rueda Camacho. Político oaxaqueño. Diputado por Tlaxiaco en la XX Legislatura local (1899-1901). Durante el gobierno soberanista en la entidad propuso que se erigiera un monumento en honor a Porfirio Díaz.

14 Fidencio Hernández. (1870-1915). Abogado y político oaxaqueño. Hijo del gobernador Fidencio Hernández Campos. Estableció un bufete en sociedad con Porfirio Díaz Ortega. Diputado federal por Guerrero en 1902. Apoyó la campaña electoral de Emilio Pimentel en 1910. Jefe político de Ixtlán, Oax., al año siguiente. Tras el cuartelazo de la ciudadela, fue designado secretario particular de Félix Díaz. En 1915 se le nombró general brigadier y quedó al frente de la División del Istmo.

15 Gildardo Gómez. (1869-?). Médico y político oaxaqueño. Regidor del Ayuntamiento capitalino y diputado por Ocotlán de 1907 a 1911. Identificado con el cientificismo local, participó en la reforma educativa emprendida por Emilio Pimentel. En 1910 perteneció al Club Central Reeleccionista de Oaxaca. En 1913 abandonó la entidad por diferencias políticas con el gobernador Miguel Bolaños Cacho.

16 Miguel de Eesesarte. Diputado local en varias ocasiones entre 1903 y 1955, por Cuicatlán, Etla, Juchitán, Jamiltepec, Teposcolula y Telixtlahuaca.