¡Adelante, hermanos yaquis!

Por habernos llegado la noticia al entrar en prensa Regeneración, no damos detalles del grandísimo movimiento que están llevando a cabo nuestros hermanos yaquis. Ellos han enarbolado resueltamente la Bandera Roja, inscribiendo en ella el lema de los libertarios mexicanos: Tierra y Libertad.

Comprendieron nuestros hermanos que Madero sólo los está engañando y que es necesario hacerse justicia con la propia mano.

Sibalaume,[1] el hermano yaqui que conferenció con Madero, está ya con los yaquis levantando en armas. Sibalaume fue a decir a los compañeros que Madero es un farsante, un mentiroso, un mentecato, un malnacido que busca su provecho personal y no la libertad y el bienestar de los habitantes de México.

Muchos camaradas yaquis se le están uniendo para luchar por los principios del Partido Liberal Mexicano.

Madero, loco de miedo, ha enviado al filibustero Viljoen a que entre en nuevas negociaciones con nuestros hermanos indios. Colgad a ese bandido, hermanos.

Tomad todas las tierras y trabajad por vuestra cuenta sin respetar autoridades ni patrones. Quienquiera que trate de imponerse, a la horca con él.

Todo es vuestro, hermanos, con una sola condición que sepáis defender lo que toméis. Haced uso de la flecha Regeneración.[2]

Tened en cuenta que los liberales no quieren autoridades ni patrones. Todo debe ser para todos. ¡Adelante, hermanos!

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 58, octubre 7, 1911.



[1] Sierra, Felipe (a) José María Sibalaume. Regeneración, siguió sistemáticamente, a través de las notas de la prensa nacional y norteamericana, de los pasos del general yaqui Sibaluame a partir de su incursión en las haciendas de Cruz Piedra y Jaimea en septiembre de 1911. Resaltó el fracaso de la conferencia del líder yaqui con Francisco I Madero, a principios de octubre de 1911, la intransigencia del jefe yaqui ante los enviados maderistas, Viljoen y Maytorena. y señaló que la posterior rebelión de Sibalaume, fue hecha “lanzando el grito de Tierra y Libertad,” alentado por los enviados del PLM en la región. A principios de 1912, Sibalaume formó un nuevo contingente cercano a los doscientos hombres que operó cerca de Guaymas y atacó poblaciones como Huírivis, para trasladarse después a la región del Valle de Santa María, en donde atacó las haciendas propiedad del gobernador Maytorena. Para octubre de 1913, aprovechando la circunstancia provocada por el golpe huertista, los jefes Sibalaume, Moris y Espinosa, tomaron los pueblos de Pótam, Cocorit y Tórin, deslindándose de cualquier autoridad, lo que Regeneración señaló como la puesta en marcha de la táctica de “acción directa”. A principios de 1914, uno de los enviados de PLM a la región, Juan F. Montero, informó que las fuerzas yaquis, entre ellas la de Sibalaume,  usaban “el lema de Tierra y Libertad desde hace una año, tanto en la bandera como en los documentos que firman; ” calificó a Sibalaume como “compañero,” y afirmaba que en la región del yaqui “se encontraban en “pleno periodo de reconstrucción social:” “en el territorio del que se han apoderado los yaquis hay abundancia y libertad.” Aunque las fuerzas de Sibalaume, salió prontamente de esa región para atacar de nueva cuenta la hacienda de Cruz Piedra, para la obtención de ganado. El 15 de julio de ese mismo año, el jefe yaqui envía, junto con otros jefes, un comunicado a la JOPLM, en el que tras recordar los cuarenta años de “guerra desigual”, se les invitaba a “a venir a este campamento, donde seréis recibidos con los brazos abiertos”. Todavía hacia 1917, Sibalaume y Montero continuaban en armas.

[2] Véase supra RFM “Notas al vuelo”, Regeneración, 4ª época, núm. 51, agosto 19, 1911.