Protesta [¿Incorporar a circulares y manifiestos?]

Una vez más protestamos contra las Iniquidades de que están siendo objeto nuestros compañeros de Cuba.

Francisco González Sola y Sebastián Aguiar,[1] compañeros del Grupo Editor de nuestro querido colega ¡Tierra!, de la Habana, han sido desterrados a España por el delito de enseñar a los trabajadores que la burguesía no tiene ningún derecho para tener en dependencia económica a los pobres, ya que todo lo que existe ha salido de las manos de los trabajadores o son bienes naturales que nadie ha creado y deben, por lo mismo, pertenecer a todos los seres humanos. Otro de los delitos de dichos queridos camaradas, es el de decir a todos los hombres y a todas las mujeres, que el gobierno es tiranía en Cuba y donde quiera, porque el ser humano no nació ni para mandar ni para obedecer, sino para gozar racionalmente de la vida, mediante un trabajo útil para todos.

Esto es, que se ha expulsado de Cuba a hombres dignos, por decir la verdad. Saavedra, Chacón,[2] Vieytes,[3] Sola, Aguiar… ¿quiénes después? ¡No se sabe! La hoguera de Giordano Bruno que parecía extinta, arde en toda su fuerza. La cuerda que estranguló a John Brown, el generoso defensor de los negros, oscila sobre las cabezas de los apóstoles de verdad. ¡Así fue ayer; así es hoy! El error pretendiendo imponerse a la verdad.

Se nos comunica que nuevos compañeros del mismo Grupo Editor, están ya en la lista negra. ¡Muy bien! ¡No faltará un Angiolillo![4]

¡Jugad con fuego, imbéciles tiranos! ¡Borrachos de adulación y de vino os creéis dueños de vida y de honras! Ya pasaron esos tiempos, sabedlo. ¿No comprendéis José Miguel Gómez, y tú, cobarde Machado, que la sombra que estáis formando es propicia para acabar con vosotros? ¡El puñal de Caserio[5] no quedó enterrado con éste…!

Volved sobre vuestros pasos y ordenad la inmediata vuelta del destierro de esos mártires queridos.

¿Oís ese ruido? Es el rodar de los carros que traen las guillotinas.

Mujeres y niños, deudos de nuestros queridos compañeros, tiritan de frío y tienen hambre. ¡Malditos seáis, verdugos de la clase trabajadora!

Los Ángeles, California, Octubre 14 de 1911.

Manuel G. Garza,[6] Rosa Méndez,[7] Teodoro M. Gaitán,[8] Rafael Romero Palacios, Anselmo L. Figueroa, Enrique Flores Magón, Blas Lara,[9] Librado Rivera, Valentín Rodríguez, Antonio de P. Araujo, Ricardo Flores Magón.

Regeneración, núm. 59, octubre 14, 1911.



[1] Sebastián Aguiar Mateo. Tipógrafo y carpintero de origen canario. Colaborador de ¡Tierra! desde los primeros años de la publicación. Fue expulsado de Cuba en septiembre de 1911, pero volvió a la isla al año siguiente. Se hizo cargo de la dirección del semanario en 1912.

[2] Refiérese a Severino Chacón. Militante ácrata español establecido en La Habana. Formó parte de la sección cubana de la Liga Internacional para la Educación Racionalista de la Infancia.  Fue expulsado de Cuba a causa de participación en al huelga de los trabajadores del alcantarillado, bajo el cargo de “extranjero pernicioso” en agosto de 1911.

[3] Refiérese a Antonio Filgueira Vieytes. Organizador obrero gallego radicado en Cuba. Presidió la Agrupación Socialista de La Habana que a mediados de 1911 organizó una huelga entre los trabajadores del alcantarillado. La movilización, que concitó el apoyo de los representantes de distintos gremio, fue severamente reprimida por la policía. A causa de estas actividades de agitación fue expulsado de Cuba en agosto de 1911, por órdenes del secretario de Gobernación Gerardo Machado.

[4] Refiérese a Michele Angiolillo, anarquista italiano radicado en Barcelona. El 8 de agosto de 1897, en el balneario de Santa Águeda (Guipúzcoa), asesinó al presidente del gobierno español Antonio Cánovas del Castillo, impulsor de la Restauración de la monarquía. El atentado, se llevó a cabo en represalia por los procesos de Montjuich y la línea represiva adoptada por el gobierno español frente a la independencia de Cuba. Angiolillo fue juzgado por un tribunal militar que lo condenó a muerte. Fue ejecutado a garrote vil el 20 de agosto de ese mismo año.

[5] Refiérese al panadero anarquista lombardo Girolamo Santo Caserio (1873-1894), que el 24 de junio de 1894, apuñaló al presidente francés Sadi Carnot, causándole la muerte. El atentado fue motivado por el ametrallamiento de mineros huelguistas en Monteceau-Les-Mines, así como por la negativa del gobierno francés para indultar a Aguste Vaillant, culpable de arrojar una bomba a la cámara de diputados. Detenido inmediatamente después del atentado, Caserio fue sometido a un juicio en el que él mismo expuso su defensa. Murió guillotinado el 15 de agosto de ese mismo año. A su muerte fue reivindicado por el anarquismo internacional como un mártir de las luchas libertarias.

[6] Manuel G. Garza. Residente de Los Ángeles, California. Colaboró con Regeneración,  como cajero y encargado de la correspondencia general, desde el 16 de junio de 1911 hasta octubre de 1912, durante la administración del semanario por parte de Anselmo L. Figueroa y Francisco Romero Palacios. Ante el conflicto de este último con los miembros de la JOPLM, Garza dejó de colaborar con el periódico. Publicó trece artículos de fondo en el semanario.

[7] Rosa Méndez. ¿Los Ángeles, California? A partir de que Ricardo y Enrique son encarcelados el 14 de junio de 1911, a invitación expresa de Rafael Romero Palacios, se integra como redactora de Regeneración. Entre esa fecha y septiembre del mismo año, aparecen bajo su firma algunas crónicas de la Revolución Mexicana. Al parecer por problemas personales, Rosa abandona el semanario. En junio de 1912, Palacios anuncia su regreso a la redacción del periódico, pero dicho regreso no se produjo. El nombre de Rosa Méndez también aparece entre los suscriptores de algunas protestas y comunicados y en la sección administración como redactora pagada.

[8] Teodoro M. Gaitán. Residente de Phoenix, Ariz.; Tumco, California;  Albuquerque, N. M. y  Los Ángeles, California. En 1908, tras los acontecimientos de Viesca, Las Vacas y Palomas, vivió clandestinamente en Albuquerque con su esposa Carmen Castillo, Praxedis Guerrero y EFM. Los cuatro liberales se hacían pasar como la familia Morán. Gaitán y Enrique trabajan como peones de albañil. En enero de 1911 se encontraba en California, donde participó en la organización del GR Praxedis Guerrero de Tumco; desde ahí envío a Regeneración un texto en tributo a la memoria de Guerrero. Participó en la toma de Tijuana, B. C. el 22 de mayo de ese mismo año. Junto con Antonio de P. Araujo, formó la comisión de gobierno designada por la JOPLM para tratar las cuestiones civiles en esa plaza. En diciembre, realiza una gira por la franja minera de Arizona, haciendo los preparativos para una incursión armada en Sonora. Sus movimientos fueron seguidos de cerca por los agentes del gobierno mexicano, como Julio Mancillas, infiltrado en el grupo liberal de Phoenix. A partir de 1912 se integró a la redacción de Regeneración.  Mientras RFM, EFM, Librado Rivera y Anselmo I. Figueroa estuvieron presos en McNeil Island, tras las salida de Rafael Romero Palacios entre junio de 1912 y junio de 1914 se encargó de la administración del semanario. En marzo de 1913, Juan F. Moncaleano, Pilar A. Robledo, Pedro Soto Ramírez y Rómulo S. Carmona, intentaron arrebatar la administración del semanario a Blas Lara y Teodoro M. Gaitán, quienes recibieron el apoyo de los presos de McNeil. En noviembre de 1913, Gaitán publicó una protesta por el silencio que sobre la Revolución Mexicana sostenía la prensa ácrata de distintos países: “Hemos venido observando desde hace tiempo que tanto los anarquistas como parte de la prensa ácrata, han guardado el silencio más sepulcral acerca de la revolución mexicana […] ¿Por qué ese silencio? ¿Por qué esa acción? Es muy fácil comprenderlo. Porque, el movimiento que actualmente está en toda su fuerza en desarrollo en México fue comenzado por mexicanos.” Gaitán fue tesorero del “Rangel-Cline Defense Found”. Autor de “The Mexican Revolution 1906 – 1914”, un folleto de 32 páginas que distribuía el PLM. Organizó la publicación de la declaración de Paul Smith, acerca de los falsos testimonios orquestados por la fiscalía en contra de los miembros de la JOPLM. Se separó de la redacción de Regeneración en junio de 1914 para “atender su quebrantada salud” y viajó a Phoenix, Ariz. Tan sólo un mes después, Gaitán es detenido, acusado de participar en los preparativos de una insurrección en Phoenix. Salió libre en noviembre del mismo año. Mantuvo contacto con la JOPLM hasta 1918.

[9] Blas Lara Cáceres. Obrero jalisciense. En Guadalajara fue repartidor del semanario Aurora Social de Roque Estrada y fundador de la Unión de Canteros y Albañiles. Emigró a Estados Unidos en 1903. Dos años después se incorporó a la Liga Socialista de Fort Bragg, California. A través de Lázaro Gutiérrez de Lara estableció contacto con el PLM.  En 1908, viviendo en San Francisco, California, colaboró con el Comité de Defensa de Presos Políticos de Chicago. En julio de 1911, se trasladó a Los Ángeles y se integró a la redacción de Regeneración. En este año realizó viajes de propaganda promoviendo la organización de Grupos Regeneración en Texas. En octubre publicó una carta titulada “Una carta para un leader”, en la que manifiesta su indignación por la adhesión al maderismo de Ramón Morales, su antiguo compañero y maestro  -“por ud. conocí la lucha de clases.” En junio de 1912, Lara participa muy activamente en las movilizaciones de protesta que se realizan en el momento mismo en que el juez Olin Wellborn sentencia a RFM, EFM LR y ALF a un año y 4 meses de cárcel en el presidio de McNeil Island. Al conocerse la condena una muchedumbre atacó a los policías que cuidaban la corte siendo dispersada a macanazos. La muchedumbre marcha entonces hacia la calle Maine gritando consignas revolucionarias ahí se les une el contingente de la sección angloamericana de los IWW. El zafarrancho dura una hora, pero aun después de que la policía dispersa a los manifestantes algunos de ellos se dirigen a La Platica donde se realiza un mitin. Ahí Blas Lara toma la palabra. En julio de 1912, Blas Lara, William Owen y Trinidad Villarreal realizan diversos esfuerzos por obtener la revocación de la sentencia de los presos de la JOLPM. Apelan el fallo, cuando la solicitud es denegada. intentan presionar a Washington a través del senador por California John Nolan; este les hace vagas promesas pero les dice que en Washington cualquier asunto – según  Lara- “avanza rápidamente si había mucho dinero, más lentamente si había poco y no avanzaría en lo absoluto si no había nada.” Mediante un texto manuscrito y firmado, RFM, EFM, LR y ALV delegan la representación de Reg., en Blas Lara, Francisca J. Mendoza y Rafael Romero Palacios, mientras ellos purgan su condena en McNeil. En Reg. aparecen algunos artículos firmados por Lara, como “Avanzando”, en el que saluda a las guerrillas que se han insurreccionado contra Madero, confiado en que los levantados pronto se deslindarán de jefes, como Pascual Orozco. Tras la ruptura entre los magonistas, primero con Palacios, y luego, con el grupo de Moncalaeno y Carmona, Blas Lara trabaja arduamente para sostener e imprimir el semanario. Lo acompañan en la tarea Teodoro Gaitán, Antonio P. Araujo y  W. C. Owen. A la salida de la cárcel de los dirigentes del PLM, Lara hace labor de organizador y propagandista: fomenta la creación de grupos Regeneración en el área de Los Ángeles, como en Irwindale o el Puente y participa como orador en diferentes mítines. En mediados de 1914, Blas Lara se moviliza a Arizona en “gira de agitación” y desarrolla intensa actividad por la libertad de Rangel, Guerra y los «mártires de Texas». A fines de 1916, Blas Lara se separa del grupo editor por problemas con EFM. En enero de 1917, Lara actúa en el papel de Ramón en el estreno del drama “Tierra y Libertad”  de RFM, en el T. M. A. Hall de Los Ángeles. Tras la separación de los hermanos Magón, Lara toma partido por Ricardo. En marzo de 1918, participa en la campaña de defensa de Raúl Palma. En 1954 publicó sus memorias bajo el título de La vida que yo viví. Novela histórico-liberal de la Revolución Mexicana.