Notas al vuelo

En un instante de inspiración dijo Alberto García Granados, actual Ministro de Gobernación: “la bala que mate a Madero, salvará a la República.”

Granados se refiere a la República burguesa, para la cual los libertarios no tenemos otra cosa que odio; pero, como quiera que sea, la frasecilla del Ministro sirve para demostrar que el caos reina en México, que las autoridades andan a la greña y que unas a las otras se desean la muerte. ¡Pues a matarse cuanto antes para ahorrar trabajo a los verdaderos revolucionarios!

. . .

El papanatas Pascual Orozco dijo a un periodista en la ciudad de México: “Los soldados federales son más heroicos que los soldados de la revolución.”

¡Mentecato! Ahora me acuerdo que algunos soldados de los que anduvieron con ese “señor general” me han dicho que nunca se le vio en los combates. Ahora, es el primero en echar lodo sobre la pobre carne cañón que dio su sangre, que dejó sin pan a sus familias, por tener la “dicha” de encumbrar al Chato y darle fama a un desventurado como Pascual Orozco hijo.

. . .

Al pederasta Antonio I. Villarreal le fue de perlas en una gira política que con dinero del Chato hizo por Zacatecas y Chihuahua. Según nuestros corresponsables, el público silbó al maricón, llamándole jotete, “41” y otras lindezas.

La misión de ese pobre diablo fue la de popularizar la candidatura Pino Suárez. ¿Cómo andará el maderismo que no encuentra mejores propagandistas que degenerados llenos de fango?

. . .

Los rurales que se encuentran de destacamento en Tizapán, Distrito Federal, tiene ya aburridos a los obreros tejedores de la fábrica “La Hormiga”. Los tales esbirros vigilan día a día la fábrica y penetran a los talleres con aire insolente. ¡A destriparlos, camaradas!

. . .

¡Sufragio efectivo! En los periódicos maderistas aparecieron estas instrucciones significativas: “En cada casilla electoral veréis hoy un retrato del señor Madero. En este retrato estará escrito el nombre del elector que se DEBE poner en el respaldo de la boleta. En cada casilla estará un Inspector de los NUESTROS quien llevará en el brazo una insignia blanca y roja. Con el DEBERÉIS acudir”.

El malnacido Juan Sarabia es uno de los que aconsejaron tales cosas, lo mismo que el pederasta Villarreal.

¡Y a eso se le llama “sufragio efectivo”! ¡Y a eso se le llama conquista de la revolución!

. . .

La popularidad del Chato es cada vez más grande. Al pasar por Celaya, el pueblo le propinó gran meneo. Armados de piedras los celayenses acabaron con todos los cristales de la casa donde se hospedó el pobre Enano. Salió éste a ordenar compostura; pero la gente, indignada, contestó con una lluvia de piedras siendo de sentirse que no le hubiera tocado una al payaso.

¡Ya en otra le tocará!

. . .

Mientras las poblaciones de diversos Estados de la República están tomando posesión de la tierra, los politicastros Villarreal, Soto y Gama, Sarabia (el judas) y otros, dicen en un programita desabrido que es necesario discutir alguna manera de llevar a cabo el fraccionamiento de tierras “en forma práctica y que no ataque los derechos de los actuales propietarios.”

¡Cuidado con los políticos, camaradas! ¡A seguir el ejemplo de los expropiadores campesinos! ¡Nada de leyes paternales!

.  .  .

También veo en el mismo programita: “Legislación sobre huelgas y sindicatos, con el fin de armonizar los derechos recíprocos del capitalista y del trabajador.”

Creíamos que en estos momentos en que se está haciendo uso de la acción directa, ya nadie se acordaría de armonizar intereses tan “inarmonizables” como los del capitalista y el trabajador.

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 59, octubre 14, 1911.