Notas al vuelo

Temerosos los farsantes de Regeneración Burguesa  de que otros que no sean ellos ocupen los puestecitos en que esperan medrar, dicen “Si estos elementos de corrupción y de atraso llegaran a triunfar, la obra de la Revolución estaba perdida.”

¡Cómo si la obra de la Revolución fuera llenar la panza a pederastas, judas y mequetrefes de la peor ralea!

. . .

“Ya se desmoronó un trono y triunfó la república,” gritan a voz en cuello el pederasta Villarreal, el Judas Juan Sarabia, el negrero Camilo Arriaga, el oportunista Antonio Díaz y Gama y toda la cáfila de pintamonas, doctorcetes, ingenierillos y hasta historiógrafos que exhiben semanariamente sus defecaciones en Regeneración Burguesa, de la ciudad de México.

Como a los hombres verdaderamente libres tanto les pesa el trono como la república, pues gobierno es opresión, nos reímos de las pobres satisfacciones de esos pobres diablos.

. . .

Madero hace las cuentas del Gran Capitán, siendo lo peor que todo se le está pagando: hasta las ganas, como luego se dice.

Aparte de los veinte millones de pesos que se embolsó como precio de la venta que hizo de la Revolución, acaba de embolsarse estas nuevas cantidades, por gastos que dice él que hizo: “Precio de armas, municiones y equipo, 154,000 pesos; pago de honorarios a abogados en Nueva York, Washington, San Antonio y El Paso, 55,000 pesos; Agencia en San Antonio 18,000 pesos; agencia en Washington, 5,000 pesos; agencia en El Paso, 15,000; para hacerse bombo en los periódicos, 12,000; gastos de viaje (como los de un rey), 56,000 pesos. Esto lo tomo del periódico The Los Ángeles Tribune de 17 de este mes. El tal Ernesto Madero, hermano del Chato, ya pagó todo ese dinero, de la Tesorería de la Nación.

¡A deslomarse, borregos, para llenar la panza a los bandidos gobernantes!

. . .

Sigo revisando “Regeneración Burguesa.” ¡Puro humo! ¡Puras huecas palabras!

Viene furioso el eunuco Juan Sarabia contra el carcelero de Ulúa, un tal Grinda, a quien llama torturador de los hombres dignos que por su amor a la libertad fueron enviados e ese presidio durante el gobierno de Díaz, y quien se encuentra aún al frente de ese establecimiento penal.

¿Pues no dices, esbirro miserable, Judas apestoso, que fue cosa de nada lo que te hicieron… un solo latigazo en los lomos de perro flaco y un salivazo en tú hocico de albañal?

¡Anda, no te quejes de más ahora!

. . .

Sigue hablando el papeluchillo: Regeneración -burguesa- necesita para sostenerse del apoyo de sus simpatizadores.”

¡Vampiros! No les basta con los cobres con que los mantiene el señor Subsecretario de Justicia, Don Jesús Flores Magón: quieren más los angelitos.

¿Pues qué, no le produce la carrera a Toñita?

. . .

¿Cómo está eso? Los señores de Regeneración Burguesa  nos titulan anarquistas con el propósito de echarnos encima el odio de las gentes que por la prensa burguesa saben que los anarquistas […] cuando en realidad no hay ser humano más bueno, más abnegado que el anarquista, puesto que no busca otra cosa que la libertad y el bienestar de la humanidad entera.

Pues bien; esos señores dedican un pedacito de su periodiquillo a la memoria de Ferrer. ¿No sabrán esos idiotas que Ferrer fue anarquista? ¿Ignoran esos imbéciles que la intención de Ferrer fue sacar de las Escuelas Modernas hombres emancipados de los prejuicios, de las preocupaciones de que están atiborrados los “rotos” del papeluchillo infeliz?

Amigotes: vosotros, como buenos republicanos, os aprovecháis del sacrificio de los nuestros para haceros populares. ¡Canallas; debiérais mejor imitar a esos mártires a quienes en vida hacéis objeto de vuestros torpes ataques; pero que una vez muertos, y cuando comprobáis que la humanidad les tiene cariño, queréis haceros simpáticos derramando lágrimas de cocodrilo. ¡Payasos, farsantes, hipócritas que os aprovecháis del sacrificio de los buenos para vuestras puercas combinaciones políticas!

. . .

Decepcionados los pobres degenerados de Regeneración Burguesa  por que son tan insignificantes que no han obtenido ni una plaza de “tecolote” están que echan pestes, por puro despecho, contra algunos caciquillos grandes y chicos que les han dado con las puertas en los hocicos. Como han sufrido muchos desaires, dicen: “Se trata a la justicia a bofetones y a los revolucionarios a puntapiés.”

A revolucionarios mentecatos como ustedes, ya lo creo que se les trata a puntapiés. Pero ¿por que no hacen lo mismo que los verdaderos revolucionarios, los de la Bandera Roja?

¿Y qué otra cosa merecen esos perros políticos sino que se les trate a puntapiés y a salivazos?

. . .

Desairados están quedando los pobrecillos que componen la llamada Junta Iniciadora de un partidillo político del que es Presidente Iglesias Calderón y Secretario el convenenciero Díaz Soto y Gama. Como nadie les escribe ni les dicen: “por ahí se pudren”, habían suspendido sus trabajos. ¡Y eso que cuentan con los dineros del señor Subsecretario de Justicia para esos juegos de chiquillos!

Y en cuanto a la famosa Confederación Nacional del Trabajo ¿qué hay de eso, señor pederasta? Si ya no sigue ese negocito, bueno es que se anuncie que está muerto y bien muerto.

. . .

Todo el periodiquín burgués a que me vengo refiriendo está lleno de peticiones de dinero.

Dejen eso para nosotros los pelados, señores burgueses. Sobre todo, amiguitos, ¿quién va a tener hígados para pagar por leer los soporíferos artículos de Orteguita y de otras plumas tan distanciadas de la amenidad?

. . .

Dice el esbirro y Judas Juan Sarabia que su primillo Manuel es un hombre inteligente y honrado. No lo dudo; para eso de las finanzas es casi un Limantour por lo “inteligente” para buscar mujeres ricas que lo mantengan; ¡pero en cuanto a honrado….! Su honradez está a la “bajura” de la del Iscariote Juan y del pederasta A. I. Villarreal.

.  .  .

Manuel Sarabia se pavonea de haber enviado algunas limosnas a su pobre madre, y dice que, en cambio, Tomasito Labrada, su hermano, nunca la envió un centavo.

¡Claro, como que Tomasito se respeta y no anda a caza de ricas que le mantengan!

Vergüenza debería tener el mequetrefe Manuel para no hacer alarde de las limosnas que envió a su anciana y mártir madre.

Tomasito ha estado enfermo, muy enfermo, en estos momentos se encuentra en el Hospital del Condado de Los Ángeles. Su enfermiza constitución le imposibilita de ganarse el sustento, y, sin embargo, ha manejado el pico y la pala como los buenos, mejor que venderse como cualquier prostituta.

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 60; octubre 21, 1911.