El caos

Francisco I. Madero tomó posesión de la Presidencia de la República el día 6 de este mes, ¿Cuántos días, cuántas semanas, cuántos meses durará el gobierno de este pobre hombre?

Emiliano Zapata, se ha declarado en abierta rebelión contra Madero; Reyes, alista rápidamente sus falanges y algunas de ellas están ya en acción de guerra en puntos muy separados unos de otros; los Vázquez Gómez, fuertes en varios Estados, y, sobre todo, en los de Tamaulipas, Michoacán, México, parte de Jalisco, etc., cuentan con guerrillas audaces que merodean por las goteras de la Capital de la República; toda la región del Istmo de Tehuantepec está en armas y esos rebeldes han amenazado a Madero con avanzar hacia la Capital y arrasarlo todo, si se les impide ser libres; nuestros hermanos de la Bandera Roja, diseminados por todo el país, ponen en fuga a los hacendados en el Estado de Durango, traen al trote a Maytorena en Sonora, a federales maderistas en Tamaulipas, a los rurales en Zacatecas, los federales maderistas en Guanajuato; Yucatán prepara su separación del resto de la República; Sinaloa hace otro tanto; Díaz, en Suiza, sueña con un retorno triunfal a México, y su esbirro Rómulo Cuéllar practica movimientos sospechosos en la frontera de los Estados de Coahuila y Nuevo León; las cosechas de las haciendas están siendo levantadas por los trabajadores conscientes que saben que ellas les pertenecen, por haber sido ellos los que labraron la tierra y pusieron en ella el grano; las tierras están siendo tomadas por todas partes por el proletario que sabe que no hay que confiar en promesas de gobernantes; puede decirse que la ciudad de México está encerrada en un círculo de hierro; un hombre esperaba a Madero, antier, detrás de un hermoso árbol, con una bomba de dinamita en la mano, pero fue descubierto y encarcelado; Madero ha mandado doblar sus guardias y se niega a recibir a la gente; los combates menudean todos los días, en todo el país; la censura gubernamental es más estricta de lo que fue bajo la administración de Porfirio Díaz; Madero anuncia que van a ser suspendidas las garantías individuales; en todos los Estados y en todos los pueblos se conspira contra Madero; miles de individuos están siendo arrestados y muchos de ellos han sido fusilados sin formación de causa; las grandes fábricas de Hilados y Tejidos, están siendo desmontadas por las poderosas compañías que las explotaban, en previsión de la gran expropiación que se acerca a pasos de gigante; los habitantes de las regiones en que existe alguna sombra de autoridad maderista, se niegan a pagar las contribuciones; los soldados federales se están desertando en la proporción de mil por mes, y no hay gente para cubrir esas tremendas bajas; amedrentados los partidos políticos al ver que el proletariado ya no los sigue, sino que se hace justicia por su propia mano, todos procuran engañar al pueblo diciéndole que nosotros estamos de acuerdo con ellos; la catástrofe está en marcha: ¡bendita, bendita sea!

Tal es la situación en estos momentos. La Autoridad, quebrantada, apenas puede sostenerse; el Capital cierra las puertas de sus negocios y a bandadas vuela la burguesía con lo que puede escapar de este tremendo cataclismo no soñado por ella. ¡Aliento, hermanos desheredados! ¡Constancia, hermanos de miseria!

El sacrificio de la libertad, de la vida o del bienestar personal, nada significa. Que cada quien ponga lo que esté de su parte para la lucha. Este es el momento oportuno que no debemos desperdiciar, para dar un fuerte impulso a nuestro movimiento por Pan, Tierra y Libertad para todo ser humano. Unos exponen su vida, otros exponemos nuestra libertad, y también nuestra vida, ¿por qué no pone el resto, que es la inmensa mayoría, unas cuantas monedas cada uno para que triunfe nuestra causa, que es la causa de todos los desheredados?

Un esfuerzo más, hermanos de cadena.

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 63, noviembre 11, 1911.