Madero pintado por sí mismo

Francisco I. Madero ha probado ser un ambicioso vulgar; pero sobre todo, un imbécil.

Ese hombrecillo, movedizo como el azogue, parlanchín como una mujer borracha, de aflautada voz, veleidoso, traicionero, malvado, ha mentido cuantas veces ha abierto la sucia boca para decir que él desea el bienestar y la libertad del pueblo mexicano.

Francisco I. Madero, como Porfirio Díaz, ha comprendido que no puede contar con el apoyo del pueblo mexicano y busca en el exterior  la fuerza de que carece en el interior, y, siguiendo los pasos del viejo tirano, ha pactado una alianza con el gobierno y la burguesía de los Estados Unidos.

Ya nadie pone en duda de que los banqueros de Nueva York dieron dinero a Madero para su revuelta. Con dinero de Rockefeller se compraron las armas y los cartuchos que usaron los hombres de Pascual Orozco; con dinero de Rockefeller armó Madero a los bandidos que desarmaron, a traición, la fuerza liberal del compañero Prisciliano G. Silva; con dinero de Rockefeller iba armada la gente  que, también a traición, desarmó la fuerza de Alanís, y con dinero de Rockefeller y de las grandes compañías americanas, pretende Madero hacer frente a una situación que día a día y momento a momento se complica más y más.

He aquí un despacho procedente de la ciudad de México, con fecha 4 de este mes, y que ha circulado en toda la prensa americana. Dijo Madero a un corresponsal de la Prensa Asociada:

“Estoy contento de la oportunidad que se me presenta para asegurar hoy una vez más al pueblo americano MI GRANDE AMISTAD y consideración por él, y para asegurarle que haré todo lo que esté de mi parte para robustecer todavía más, las ya robustas relaciones de amistad que existen entre las dos naciones.”

Esto significa que Madero está dispuesto a entregarlo todo a los burgueses americanos; pero sigamos adelante:

“Estoy seguro que, bajo mi administración, los lazos serán más fuertes que nunca. SOY UN GRANDE ADMIRADOR DEL PUEBLO AMERICANO, porque estudié en sus escuelas y he viajado mucho en vuestro país.”

Tal vez no sepa Madero que en este país se quema en vida al mexicano; se trata peor que a un perro al mexicano; en muchas partes de Texas, los niños mexicanos no son admitidos en las escuelas americanas. ¿O será precisamente por todo eso, por lo que ese majadero admira a ese pueblo? Sigamos adelante:

“En todo tiempo RECIBIRÉ EN MÉXICO A LOS AMERICANOS CON LOS BRAZOS ABIERTOS. Yo quiero ver la energía, los sesos y el capital americanos venir a México y cooperar en su desarrollo y progreso, y los americanos encontrarán en mí y en mi gobierno a un amigo.”

Afortunadamente el espíritu de rebeldía se fortalece entre los mexicanos. De no ser eso, la burguesía americana se tragaría a México en un par de años ayudada por el bandido Francisco I. Madero. La rebeldía tendrá que salvar a los mexicanos de la esclavitud, colgando del balcón principal del Palacio Nacional al menguado que se embolsó VEINTE MILLONES de pesos como precio de la vida de cerca de veinte mil seres humanos sacrificados hasta el 26 de este año, y que quiere embolsarse más millones recibiendo con los brazos abiertos a los vampiros de este país.

El corresponsal preguntó a Madero qué tanto tiempo calculaba él que tendrá que pasar para que México esté en paz, Madero contestó:

“Tres meses después de mi elevación al poder, México estará en su estado normal de paz y tranquilidad: Dentro de noventa días creo que no habrá disturbios de ninguna clase y en la República reinará tanto orden y tranquilidad como reinó bajo la administración de Porfirio Díaz.”

Repetidas veces lo hemos asegurado, Madero sería peor que Porfirio Díaz, si llegase a ocupar la Presidencia de la República. Ahora es el mismo Madero quien se encarga de decirlo, pues sabido es que la famosa paz porfiriana, no fue otra cosa que una paz de cementerio, y esa es la que ofrece para noventa días después de tomar posesión de la Presidencia. Afortunadamente no habrá esa paz, porque Madero no es el hombre arrogante que tomó el poder en 1876, sino un pobre muñeco, una basura, un Don Nadie a quien el turbión revolucionario, por mera casualidad, lo puso en un sitio demasiado grande para él. Ni el hombre ni las circunstancias son las mismas para prometer que en noventa días quedará sofocada la Revolución. ¡Tal vez Madero esté en el extranjero dentro de noventa días, si no es que, víctima de su ambición, para esa fecha ya haya sido ajusticiado por el pueblo!

Se recordará que Díaz, espoleado por la propaganda y las exigencias justísimas del Partido Liberal Mexicano, delineó un proyecto dizque para resolver el Problema Agrario. Ese proyecto consistía en la inversión de cincuenta millones de pesos del Tesoro de la Nación en la compra de tierras a los grandes hacendados, para fraccionarlas y venderlas a pequeños burgueses, en abonos que deberían ser pagados en un periodo de once años. El corresponsal preguntó a Madero si él estaba dispuesto a llevar a cabo ese proyecto que para personas inteligentes, no puede ser más ridículo, porque no resuelve el Problema. Madero contestó:

“Yo preferiría que una compañía particular o banqueros independientemente del gobierno llevasen a cabo la empresa. Una empresa de esa naturaleza, recibiría aliento y ayuda del gobierno.”

Más claro no puede decirse que el gobierno no va a dar la tierra a los pobres; que de lo que se trata es de hacer un gran negocio con las tierras, pues se formará una poderosa compañía en la que, naturalmente, tendrán el mayor número de acciones los bandidos de la familia Madero y sus favoritos para negociar con las tierras.

Termina el negociante Madero con estas palabras:

“Que el pueblo trabaje, que ahorre su dinero y ya tendrá bastantes oportunidades para adquirir pequeños ranchos y llegar a la prosperidad. Trabajo, economía y respeto a la ley, harán que México, bajo un gobierno democrático, se convierta en un país ideal para toda clase de personas.”

¡Lo de siempre! Que la gente sea laboriosa, que ahorre y que respete la ley. ¿Pudiera decir el bandido Francisco I. Madero, si la fortuna que tiene la debe al trabajo, al ahorro y al respeto a la ley? Esa fortuna de los Madero es el producto del contrabando a que se dedicó Evaristo, el viejo que murió hace algunos meses, abuelo del matatías que quiere ser Presidente aunque sea por algunos días. Sabedlo de una vez todos: las fortunas son el producto del crimen y de la explotación. Ningún hombre se hace rico honradamente.

Y en el caso de los trabajadores mexicanos, es insultante hablarles de ahorro. ¿Qué van a ahorrar personas que apenas ganan para sostener en pie huesos y piel? ¿Qué podrá ahorrar la familia que a duras penas puede comprar cada año unas cuantas varas de manta para vestirse? Y, por lo que respecta al trabajo, ¿qué otra cosa quieren todos esos brazos robustos que salen a buscarlo y no lo encuentran?

En resumen: si por una casualidad llegase Madero a dominar la situación con el apoyo de Taft, México sería de los Estados Unidos, la familia de los Madero se embolsaría más millones y el pueblo mexicano, envilecido, seguiría trabajando, sacrificándose y sudando en provecho de un puñado de bandidos mexicanos y extranjeros.

Afortunadamente la Revolución gana fuerza. ¡Muera Madero y muera el sistema que él representa!

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 63, noviembre 11, 1911.