Notas al vuelo

¿En qué quedamos? El esbirro y Judas Juan Sarabia dijo que nosotros luchamos en contra del espíritu que animó la revuelta de Madero. Le contesté que, precisamente, nosotros luchamos de acuerdo con esta tendencia, que no fue otra, y que no es otra, que la emancipación económica de la clase trabajadora, pues esta clase no siguió a Madero solamente porque iba a ser el sucesor de Díaz, sino porque el Chato les dijo que nosotros estábamos de acuerdo con él para trabajar en pro de  Tierra y Libertad. Si Madero no hace uso de esa engañifa nadie lo habría seguido.

Ahora, es el pederasta Antonio I. Villarreal, quien nos está dando la razón en el número 14 de Regeneración Burguesa, cuando dice: “No es cierto que dicha revolución fuera eminentemente política. Si hemos de aplicarla el calificativo, apropiado, designémosla como revolución agraria”.

Hay que tener en cuenta esta confesión inocentísima que sale del campo contrario.

. . .

A propósito de Regeneración Burguesa. Un pobre trabajador inválido, quiso ganarse algunos centavos con la venta de ese papeluchillo. “Cara de Hígado,” “Ratón Mojado,” y los eunucos representantes en esta ciudad del centro de los 41 de México, anduvieron proponiendo la compra de una barbaridad de ejemplares de dicho papeluchillo. Nadie quiso dar chica por el mamarracho. Entonces, “Cara de Hígado” que es el más sinvergüenza de la camada, propuso al inválido proletario que le comprara más de mil ejemplares a centavo cada uno. Se enganchó el pobre trabajador, y pagó centavo por centavo aquél “mugrero”. Total: que se desgañitó gritando su mercancía en la plaza y no hubo uno solo que le comprase, al menos un ejemplar. Triste, el proletario, nos contó sus tribulaciones, confesándonos que había echado al fin todo el montonazo de papeles inservibles en un bote destinado a la basura.

¡Qué popularidad la de esos señores burgueses! En cambio, el Partido Liberal Mexicano, gana día a día voluntades mil.

. . .

Confiesa el pederasta Antonio I. Villarreal, que los campesinos empuñaron las armas por la promesa que les hizo Madero de darles tierra.

Esto lo dice el miserable, cuando ya no pudo seguir atacando al Partido Liberal Mexicano. ¡Rendido estás, farsante sin significación ni sesos!

. . .

Por lo visto, los pobres diablos de Regeneración Burguesa  comienzan a sacarle la uñas a Madero, porque éste, los vio tan felices, que ni siquiera se las dio de sirvientillos de algún juzgado de paz.

Nadie les hace caso. Los periódicos maderistas, los ignoran por completo.

Bien merecido lo tienen esos lacayuelos.

. . .

¡Por la dignidad del Ejército Libertador! Por el estilo habla el pederasta. El mismo coronelillo de dicho “ejército,” y, también, de los 41, al saber que un viejo sicario va a ser nombrado jefe de rurales, grita, como habría gritado si su padre, garrote en mano, lo hubiera sorprendido detrás de aquella famosa tapia… “los insurgentes no podemos conformarnos con esa jefatura que nos ultraja.” Y, a renglón seguido dice: “el jefe debe ser Pascual Orozco”.

¡Miserable, sábelo de una vez; toda jefatura es ultrajante! ¡El ser humano debe ser libre!

. . .

El Imparcial, es ahora el mejor amigo de Camilo Arriaga, Antonio I. Villarreal , Juan Sarabia, Antonio Díaz Soto y Gama, etc., etc.

Son lobos de la misma isleta.

.  .  .

El País, periódico clerical hasta las cachas, no deja de hacerles bombo a esos desgraciados mequetrefes de Regeneración Burguesa.

Eso se debe a que Díaz Soto y Gama ha declarado enfáticamente que ellos, los degenerados, se unirán hasta con los mochos, o sean los clericales, con tal de medrar.

Que con su pan se lo coman.

. . .

Una muestra de “honradez” de Toñita la Villarreal. Dice el pederasta alzando los ojos al cielo, de la manera que lo hiciera cuando… vamos; me ruboriza decir cuando… Dice el afeminado, digno miembro del Ejército Libertador y digno maderista, también: “Si Madero cayera en falta, (ay dios) seríamos los primeros en combatirlo”.

Majadero: Madero cayó en falta desde que comenzó a decir que estábamos de acuerdo con él para hacer la Revolución, logrando de esa manera engañar a miles. ¿Cuándo lo has combatido, pobre lacayo?

. . .

A propósito de Antonio I. Villarreal; ya hasta se me estaba olvidando que no ha contestado a ninguno de estos dos cargos concretos: que es un pederasta y un vil asesino.

Contesta, por vida de Gestas, indecente afeminado.

. . .

Excita el pederasta a los “comefrailes” a que se reúnan a ellos para alcanzar el triunfo.

Pero entonces, ¿en qué quedamos, pedazos de alcornoque? Porque Díaz Soto y Gama dice que hay que unirse hasta con el Partido Católico.

Cosas de los políticos, hombre.

. . .

¿Qué sucede con tantos licenciados, doctores, ingenieros, maestrillos y hasta pintamonas que aparecen como redactoras de Regeneración Burguesa? No veo en el periodiquín nada que valga la pena. Torpes articulejos del pederasta, sartas de barbaridades de un pintamonas, dos o tres patochadas de un pasantillo de derecho, palabras más o menos retocadas del loco de Díaz Soto y Gama, alguno que otro artículo soporífero del doctorcete Ortega, y, paren ustedes de contar. ¿Dónde están esos sesos, amiguitos? ¡Tantos años de estudios para parir pobres lombrices intelectuales! ¡Lástima de “mais”!

. . .

La sucursal del 41, en Los Ángeles, no hace ruido. ¿Qué pasa? A trabajar, briboncillos, para que desquiten los centavillos que les envía Madero.

. . .

Filippo Perrone, está pagando su traición a la causa del proletariado. Por dondequiera que pasa, se le cierran las puertas. En San Francisco, los compañeros tabaqueros le dijeron que mejor se fuera al demonio, pues no querían sentarse a trabajar junto a un traidor. Lo mismo le pasó en esta ciudad.

A boicotear por todas partes a ese Judas, compañeros tabaqueros, Perrone es uno de los peores enemigos con que cuenta el proletariado mexicano. Perrone de desgañita diciendo que el trabajador mexicano “no está apto para reclamar sus derechos”. Y esto lo dice cuando las multitudes proletarias toman posesión de la tierra, levantan para su provecho las cosechas, desafían a la Autoridad y ejecutan actos que no dejan lugar a duda de que se trata de una Revolución Social!

¡A boicotear a ese infame, hermano de Galleani!

. . .

Trabajadores mexicanos: hacéis bien en no hacer aprecio a las pobres palabras de los embaucadores Sarabia, Villarreal, el esbirro Cástulo Herrera y tantos otros que se han soltado por ahí, invitándolos a formar partiditos. Los trabajadores deben luchar con los de su clase y no con políticos.

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 64, noviembre 18, 1911.