Notas al vuelo

Un telegrama de Torreón a El País, dice así en parte: “El Presidente Municipal ha recibido una nota del Presidente de la República, en la que le dice que las fuerzas federales no se retirarán de aquí y que en breve serán reforzadas, pues se trata de terminar cuanto antes estas alteraciones de orden social.”

Debs, Berger y todos los papanatas que adulan al negrero Francisco I. Madero, han de estar rascándose la cabeza en estos momentos por los compromisos en que los pone el que ellos titulan de socialista…

En Torreón hay 10,000 trabajadores en huelga a quienes Madero ha echado tropas encima para que no se perjudiquen los pobrecitos señores ricos.

.  .  .

El Diario está dedicando una Sección diaria a los obreros. ¡Y qué Sección! Todo se reduce a decir a los trabajadores: debéis ahorrar, debéis ser limpios, no bebáis pulque ni tequila ni nada de eso, casáos por lo civil, sed atentos con vuestros patrones, respetad a la autoridad, no hagáis “san-lunes”, etc., etc.

Eso sí, ni una palabrita de rebeldía, ni una migaja de verdad, nada que abra al trabajador los ojos para que se vea que sus amos son unos ladrones y las autoridades perros de presa.

. . .

Dice muy contento el indecente periódico burgués El Correo de la Tarde, de Mazatlan, Sin., que la llegada de tropas a Cananea impidió la huelga de los mineros. Dice así: “la huelga se evitó porque la guarnición del quinto Batallón la impidió con su presencia. Se nos dice por persona llegada hoy de Cananea, que irán más refuerzos con una sección de ametralladoras, a fin de reforzar la plaza y dar así más garantías a aquellos habitantes.”

¡Qué cinismo del señor Madero! Conque los angelitos de uniforme van a dar garantías a aquellos habitantes… A quienes van a dar garantías es a los maldecidos burgueses; pero a los trabajadores los van a ametrallar. ¿Para qué sirve el gobierno si no es para matar al pobre para que el rico pueda disfrutar su fortuna amasada con el trabajo de los que nada tienen?

. . .

Un Santiago J. Sierra, burgués y Diputado al Congreso de la Unión, ha sido nombrado por algunos casinos obreros de la ciudad de México, para que vaya a Torreón, con el fin de inducir a los compañeros huelguistas a que depongan su actitud hostil.

Camaradas de Torreón: tan pronto como llegue el famoso representante escupidle la cara y arrojadlo a patadas de esos lugares.

. . .

Los badulaques de Regeneración Burguesa  están que no les llega la camisa al cuerpo con motivo del movimiento de los reyistas, vazquistas y liberales. El pederasta Antonio I. Villarreal, haciendo de tripas corazón y para quedar bien con el Enano, grita así: “¡Guerra!, gritan los reyistas. Aceptado, pero que sea de exterminio!”

Aguarda, criatura; pero ahora que me acuerdo tú eres “militar”, ¿por qué no le vas a hacer frente al señor de la Canana? De ese modo, o exterminas o te exterminan.

. . .

Dice, también, el ya famoso pederasta: “El regreso a la dictadura significaría que los mexicanos no merecemos vivir”.

¡Y qué otra cosa, sino dictadura simple y llana es el gobierno de tu amo Madero, afeminado infeliz?

. . .

Regeneración Burguesa está tratando de marear a los trabajadores para que den sus votos por determinados individuos para gobernadores, diputados, etc.

Mucho ojo, desheredados. Lo que no se consiga por medio de la fuerza, no se conseguirá por medio de la política. Ved al gobernadorcillo Fuentes, de Aguascalientes. Antes de subir al poder, ofreció tierras y la mar de cosas. Ahora que está en el poder, dice que es amigo del Capital. Escupid el rostro de todos esos farsantes. No se puede ser amigo del Capital y del Trabajo a la vez. O una cosa u otra; que no se os engañe. Todo debe ser conquistado a fuerza de bala, y el momento presente ofrece la mejor de las oportunidades.

. . .

Benito Juárez hijo, Gobernador del Estado de Oaxaca, amenaza a Madero con hacer de Oaxaca una República independiente.

Esa no es la solución del Problema del Hambre, amiguito Juárez. Lo que debe usted, hacer es poner tierras, aguas, bosques, casas, instrumentos de trabajo y todo lo que existe en los almacenes, graneros, trojes, etc., etc., en manos de los desheredados.

Entonces sí habrá hecho usted, una cosa que valga la pena.

. . .

Trabajadores: todo aquel que os hable de reivindicaciones proletarias; pero aconsejándoles que no empleéis la violencia para tomar posesión de todo cuanto existe, es un farsante a quien hay que romper los hocicos. Los ricos no se dejarán despojar por medio de decretos del gobierno, sino por medio de la fuerza de los desheredados. Los gobiernos están y estarán siempre de parte de los ricos.

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 66, diciembre 2, 1911.