Movimiento de solidaridad

Acta de Instalación del “Grupo Obrero Comunista”, de Morenci, Ariz.— A los 9 días del mes de noviembre de 1911, reunidos los abajo firmados, acordamos quedar constituidos en Grupo, bajo la denominación de “Grupo Obrero Comunista,” con el propósito de reunir fondos para la ayuda de prensa libertaria, sin distinción de idioma, siempre que sea de tendencias comunistas.

Acordamos no nombrar mesa directiva, sino únicamente un Secretario para no desviarnos de nuestras tendencias comunistas que rechazan toda imposición.

No habrá cuotas normales; queda a la buena voluntad de los miembros contribuir como lo deseen.

El nombramiento de Secretario recayó en el compañero Luis Mata; pero habiendo renunciado éste y verificada una nueva votación, el nombramiento recayó en el compañero Pilar Soria.[1]

Los debates fueron dirigidos por el compañero Enrique C. Dávila,[2] por esta vez.

Morenci, Arizona, noviembre 9 de 1911.

Luis Mata, Pilar Soria, Juan B. Montaño, Valente Andreu, Matilde Vázquez,[3] Enrique C. Dávila, Abraham Rico,[4] Fortino Flores, Pablo Fernández, Jesús I. Villarreal, Pascual V. Andrade, Jesús J. Barragán,[5] Ignacio V. Hernández,[6] Cruz Martínez,[7] Albino Chávez,[8] Alberto Díaz León, Jesús Grajeda.

Comunicación.— A la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano.

Los Ángeles, California

Compañeros: SALUD.

En nombre del “Grupo Obrero Comunista” tengo el gusto de dirigiros  la presente comunicación para anunciaros lo siguiente:

Con fecha 9 del mes en curso nos reunimos en la casa del compañero Juan B. Montaño algunos compañeros, todos pertenecen a la clase obrera, con el objeto de formar un Grupo simpatizador a la causa del Partido Liberal Mexicano.

La reunión tuvo el éxito que se deseaba, quedando instalado esa misma noche el “Grupo Obrero Comunista”, el cual ofrece su apoyo a esa Junta a la que serán enviados fondos mensualmente para que se ayude en los gastos tan crecidos que tienen que erogar.

Adjunto la copia del Acta de Instalación de nuestro Grupo, para cumplir con los deseos de los camaradas del mismo.

Así, pues, el “Grupo Obrero Comunista”, saluda a la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano, y cada uno de sus miembros tiene la mejor voluntad de contribuir pecuniariamente con lo que sea posible, así como, para hacer la propaganda de la causa del Partido Liberal Mexicano.

¡Viva Tierra y Libertad! Morenci, Arizona, noviembre 17 de 1911.

Secretario, Pilar Soria.

. . .

Carrizo Springs, Tex.,

Noviembre 28 de 1911.

Manuel G. Garza.

Estimado Compañero: SALUD.

Malos vientos nos corren por estos rumbos con los señores del gobierno de este país que tanto alardea de libertad.

Nuestro Grupo Regeneración “Jesús María Rangel”, tan recientemente instalado en este pueblo, ha sido visitado por el Sheriff del Condado, quien nos manifestó que la ley no permitía que tuviéramos juntas para fomentar la revolución en México, y, MUCHO MENOS la que sostiene la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano, porque era una revolución que no quería leyes como las de los Estados Unidos.

Le manifestamos que nosotros simpatizamos con el movimiento de la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano porque es el único que verdaderamente tiende a labrar la felicidad de nosotros los pobres. Nos replicó que si nosotros no desistíamos de ello, iríamos a la Penitenciaría, PORQUE SIENDO POBRES no podíamos pagar abogados que nos defendieran y agregó, que el rico “tiene mucha chanza” en la ley porque tiene dinero, y nosotros no la tenemos por ese motivo.

Esta candorosa confesión del referido guardián de la ley, nos vino a convencer de una vez por todas, que los gobiernos no protegerán nunca a los pobres. Le argumentamos mucho sobre este punto, hasta que acabó por decir que en la página en inglés decían los redactores de Regeneración ser anarquistas, y que esos seres infernales —como él dice— querían una cosa que costaría la mitad de vidas de todo el mundo. Por nuestra parte le confesamos que si son los anarquistas los que quieren que haya una sola clase social, la clase productora, esto es, la de los trabajadores, y si son los mismos anarquistas los que dicen que todo cuanto existe debe ser para todos y no para unos cuantos; que no hay razón para que la mayor parte de la humanidad viva en la miseria, siendo esa mayor parte la que produce todo cuanto tenemos a la vista; si ser anarquista es querer el bienestar y la libertad de toda criatura humana, entonces somos anarquistas también.

Esta resolución de nosotros nos costó que nos amenazara con que vendría un polizonte de la Corte Federal, y esa nos ajustaría cuentas. Esto, como se comprenderá acobardó a mucha de nuestra gente que se desbandó. En cambio, no fueron todos y los que quedamos seguiremos adelante, venga lo que viniere.

Este Sheriff está acostumbrado a maltratar y golpear a nuestros hermanos de raza, pistola en mano. ¡Y pensar que la boleta electoral no tiene otro objeto que echarse encima autoridades que nos tiranicen!

Vuestro en la causa de los pobres,

 

S. Cárdenas y Castro

. . .

Tenemos una extensa crónica del mitin celebrado en Rosebud, Tex., la noche del viernes 24 del próximo pasado noviembre. Desgraciadamente ha habido esta semana abundancia de material y no podemos tener el gusto de reproducirla en este número; pero lo haremos en el siguiente.

También tenemos datos de la actividad grandísima que están desplegando otros Grupos Regeneración. ¡Muy bien! ¡Adelante camaradas!

.  .  .

La prensa obrera del mundo habla de nuestro movimiento en términos tales que no dejan lugar a duda sobre el entusiasmo que ha despertado entre los mejores elementos del proletariado una lucha como la de los bravos de la Bandera Roja que tiene el mérito de ser audaz y bien intencionada al mismo tiempo. Muchos son los periódicos de todo el mundo que nos han visitado en estos últimos días. Unos reproducen artículos, otros dan a conocer los detalles del grandioso movimiento, otros, vibrantes de entusiasmo, hablan de cómo luchan y mueren los que tienen la convicción de luchar por una causa justa y todos contribuyen de una manera o de otra a popularizar el movimiento social en México.

Lo importante en estos momentos queridos colegas, es que no haya uno solo de vosotros que  deje de abrir una subscripción a favor de los rebeldes mexicanos. La ocasión es propicia. ¡Armas, es la petición que se levanta de todos los rincones de México! Con armas, el movimiento dará no un paso, sino un salto. ¡Solidaridad efectiva, compañeros!

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 67, diciembre 9, 1911.



[1] Pilar Soria. Minero. Residente de Metcalf y Morenci, Ariz. Miembro del club liberal  “Santos Degollado”. En diciembre de 1907 firma una protesta exigiendo la libertad de Ricardo Flores Magón, Antonio I. Villarreal, Librado Rivera y Lázaro Gutiérrez de Lara, juzgados en Los Ángeles. Fundador  y secretario del Grupo Obrero Comunista de Morenci.

[2] Enrique C. Dávila. Periodista. Residente de Morenci, Ariz. Redactor de El Valedor, de esa población. En febrero de 1911 forma una “junta revolucionaria” presidida por Porfirio P. Horcasitas. En noviembre de 1911 participa en la reorganización del “Grupo Obrero Comunista” y en abril de 1913, en su reorganización bajo el nombre de “Los errantes.” “Hagamos nuestras las palabras del inolvidable Praxedis G. Guerrero: ‘La más grande inundación es la solidaridad de las gotas.’”. Mantuvo contacto con la JOPLM hasta fines de 1916.

[3] Matilde Vázquez. Residente de Morenci, Ariz. Mantuvo vínculos con la JOPLM, al menos hasta 1915.

[4] Abraham Rico Minero. Morenci, Ariz. Tercer vocal de la Junta Auxiliar Obreros Libres. Trabaja en la franja minera fronteriza de Ariz. en la organización del levantamiento de 1908. Según el cónsul mexicano en Morenci, Rico era junto con Luis Mata, uno de los jefes de un grupo de alrededor de diez hombres decididos a cruzar la frontera para participar en acciones armadas en territorio mexicano. En 1911, Rico fue uno de los fundadores del Grupo Obrero Comunista de Morenci. En 1916 presidió la Unión de Mineros mexicanos de Morenci, que sostuvo una huelga de cinco meses paralizando los minerales de Metcalf, Clifton y Morenci. Durante este movimiento, Rico, con otros presidentes de uniones de mineros mexicanos se enfrentaron con Lázaro Gutiérrez de Lara, acusándolo de cobrar a los huelguistas cinco dólares diarios más sus gastos como organizador. Mantuvo vínculos con la JOPLM al menos hasta 1916.

[5] Jesús J. Barragán. Minero. Morenci, Ariz. Fundador del Grupo Obrero Comunista de Morenci, creado el 9 de noviembre de 1911, y reorganizado, con la participación de Barragán, en abril de 1913 con el nombre Grupo Obrero Comunista “Los Errantes” . En marzo de 1916 se adhiere al Programa de los Tres Puntos.  En octubre de ese año fue arrestado en Morenci por denunciar a la Arizona State Federation of Labor, que reclutaba mineros mexicanos con la promesa de otorgarles la ciudadanía norteamericana. Esta federación fue particularmente agresiva con los mineros de la I. W. W, con los anarquistas y con los miembros y simpatizantes del PLM. En septiembre de 1918 seguía reuniéndose con otros mineros de Clifton y Metcalf.

[6] Ignacio V. Hernández. Minero (¿?). Morenci, Ariz. Fundador del Grupo Obrero Comunista de Morenci, creado el 9 de noviembre de 1911. Participó en la reorganización de este grupo, que a partir de abril de 1913 se adoptó el nombre de Grupo Obrero Comunista “Los Errantes”. El 11 de junio de 1916 participa en la fundación del Grupo Anarquista Internacional, también de Morenci, del que es nombrado secretario. Hernández fue uno de los más constantes colaboradores con las campañas económicas de la JOPLM. En la sección Administración de Regeneración se consignaron cuando menos 85 aportaciones a su nombre

[7] Cruz Martínez. Winslow, Ariz. (1911). Miembro del grupo Regeneración  Santiago de la Hoz de Winslow.

[8] Albino Chávez. Minero. Residente de Winslow, Ariz. Miembro del club liberal  “Santiago de la Hoz”. (1911).