Notas al vuelo

Dicen muy orondos los mulos de Regeneración Burguesa : “el último recurso del trabajador contra los abusos del capital, es la huelga.”

No, amiguitos: el último recurso del trabajador contra los abusos del Capital, no es la huelga, sino la expropiación y el establecimiento de la sociedad comunista.

No conquistemos a medias, caballeritos. ¡Todo o nada!

. . .

“Luchadores desamparados.” Este es el título de otro artículo jeremiaco que aparece en el último número de Regeneración Burguesa.

En ese artículo se lloran las desdichas de hombres prominentes, naturalmente, porque de la carne de cañón sólo se  acuerdan los políticos cuando necesitan de su sangre para encumbrarse, que prestaron “excelentísimos” servicios a Madero, cuando éste fue revolucionario, y que ahora se ven postergados, olvidados, despreciados, muriendo de hambre, de sed y de frío y no se qué más, encontrándose el famoso pederasta Antonio I. Villarreal entre esos mendigos de empleos.

Pues, angelitos, a agarrar el pico y la pala.

. . .

Regeneración Burguesa  está pidiendo dinero, dinero y más dinero… Se necesita cara de vaqueta para hacer tales peticiones. ¿Dónde están los fondos que regala el Subsecretario de Justicia a los sinvergüenzas de ese periodiquín?

Que pidamos nosotros; los pelados, está bueno; pero ustedes, vaquetones, no la… arruinen.

. . .

A propósito de mi hermano Jesús. Me he informado de que el anciano padre del Dr. Espinosa de los Monteros fue arrestado por orden verbal del Sr. Lic. Don Jesús Flores Magón, Subsecretario de Justicia, por el delito de ser padre de un revolucionario.

Hace once años, cuando con Jesús publicaba yo Regeneración en la ciudad de México, escribía mi hermano artículos furibundos contra esa clase de arrestos que entonces, como ahora, estaban a la orden del día. Decía él que eran anticonstitucionales, ultrajantes, inicuos, salvajes esos atentados.

“Lo que va de ayer a hoy”.

. . .

Uno de los borricos que escriben Regeneración Burguesa , habla así refiriéndose a la cuestión agraria: “Soy el primero en censurar y condenar la conducta de los que habiendo sido vejados y explotados por los ricos terratenientes de Morelos, quieran reivindicar sus derechos por la fuerza.”

No necesitabas confesarlo, burguesillo. Ya sabemos que la burguesía, está a favor de la violencia, cuando de sus intereses se trata, y a favor del pacifismo, cuando se trata de los intereses de los trabajadores. Esa es la ley del embudo.

. . .

Engañado está el pueblo de Tlaxcala si cree que Antonio Hidalgo va a hacer algo por su bienestar económico. Tan pronto como un hombre llega al poder, se convierte en tirano.

Ved a Alberto Fuentes D., el que gritó contra la clase capitalista en la ciudad de Aguascalientes y en las haciendas de ese Estado. Está ahora en el poder y ha declarado que será respetuoso con el Capital.

Nada, hermanos desheredados: a todo aquel que os diga: elevadme y haré vuestra felicidad, fusiladlo. No puede haber un gobernante bueno.

. . .

Queriendo darse importancia la camarilla de mulos que escriben en Regeneración Burguesa, lanzan el grito de alarma diciendo que las autoridades de la frontera del norte están persiguiendo a amigos suyos por sospechas de estar de alguna manera ligados con nosotros. No hay tal persecución, señor pederasta, a los dignos amigos de usted, los cobardes traidores que se pasaron al maderismo creyendo pescar algo, para quedar como el que chifló en la loma. Lo que pasa es que hasta las mismas autoridades desprecian la bajeza de los traidores y los tratan a patadas.

. . .

La víspera de subir Madero a la Presidencia, echó la bravata de que en término de tres meses a partir de esa fecha, el país estaría completamente pacificado.

Ha pasado, casi, mes y medio de entonces a acá, y como están las cosas, lo más probable es que durante el mes y medio que falta para cumplirse el término de la profecía, ya esté colgado Madero del balcón principal del Palacio Nacional.

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 68, diciembre 16, 1911.