Sigue la Revolución

 

Casi no ha habido cambio en la situación del estado de Chihuahua durante la semana, los federales de Huerta y los rebeldes de Orozco han ido avanzando los unos contra los otros, habiéndose cambiado los primeros tiros, cerca de Escalón, por las avanzadas de los dos ejércitos; es probable que una gran batalla se librará entre Torreón y Escalón de un momento a otro; si los rebeldes son derrotados, ha declarado Orozco, entonces se dividirán en guerrillas por todo el estado obligando a las fuerzas federales a dividirse también; federales y rebeldes serán dueños únicamente del terreno que pisen, y el movimiento de Chihuahua se prolongará con buenos resultados para la orientación del mismo hacia una finalidad social, cosa que en estos momentos se dificulta en ese estado, en virtud de estar la fuerza rebelde bajo el puño de unos cuantos jefes vendidos a los científicos o porfiristas.

La situación en el resto del país es más interesante que en el estado de Chihuahua. En los estados de Morelos, Guerrero, Oaxaca, Sonora, Sinaloa, territorio de Tepic, Colima, Michoacán, Jalisco, Veracruz, Puebla, Tlaxcala, Tamaulipas, Durango, Zacatecas, Guanajuato, San Luis Potosí, etcétera, etcétera, en todos estos estados el movimiento es más interesante que en el de Chihuahua, por no estar el movimiento dominado por unos cuantos mentecatos, y por lo mismo hay más espontaneidad, menos disciplina cuartelera, más iniciativa entre los rebeldes que no teniendo ambición de llegar a ser generales, ministros, diputados o simples polizones, hacen propaganda anticapitalista y antiautoritaria, dando por resultado la expropiación, la ejecución de autoridades de todos calibres, el incendio de los archivos de la propiedad territorial, el arrasamiento de las residencias burguesas, la voladura de vías férreas, la verdadera lucha, en fin, que tiene que conducir al comunismo por la evolución natural de la tremenda guerra de clases. Los periódicos americanos confiesan que la lucha es de carácter económico y social y que, de hoy en adelante, no habrá Gobierno estable en México. ¡Eso es lo que queremos los libertarios: que la Autoridad se quebrante para aplastarla definitivamente!

¡Viva la Revolución Social!

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 87, 27 de abril de 1912