¡Solidaridad!

 

Los gastos de nuestra defensa vienen a empeorar nuestra situación financiera. Hoy, más que nunca, la vida de Regeneración está en peligro. Si no pagamos un abogado para que nos defienda, iremos a presidio y Regeneración morirá. Por otra parte, si tomamos de los fondos de Regeneración lo que se necesite para el abogado, el periódico morirá igualmente por falta de esos fondos.

Esta cuestión tiene que ser resuelta por nuestros amigos y simpatizadores. Necesitamos fondos para nuestra defensa, aparte de los de Regeneración.

No se necesita más que buena voluntad para que tengamos fondos para todo.

Que cada quien se desprenda de tiempo en tiempo de una moneda cualquiera y nos la envíe. En los primeros días de esta semana se comenzó a notar un descenso en las entradas de dinero. Nos amenaza, pues, una nueva crisis pecuniaria, precisamente cuando más necesidad hay de fondos. Si no se nos ayuda, es que se quiere que nos encontremos sin defensa entre las garras de nuestros enemigos.

Hay que demostrar que los pobres somos solidarios.

No necesitamos solamente dinero, sino agitación contra la farsa de proceso que se nos sigue. Que no se vea que estamos aislados.

Esperamos que se nos prestará la ayuda necesaria en estas circunstancias difíciles. Hay que comprender que la tarea que nos hemos impuesto es superior a nuestras fuerzas y que necesitamos el apoyo decidido de cuantos vean en la Revolución del proletariado mexicano un movimiento digno de simpatía y de ayuda.

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 88, 4 de mayo de 1912