En defensa de los mexicanos

 

Tengo a la vista una constancia de que la casa comercial de Kansas City que gira bajo la dirección de Bernardo López hizo ya a José Luna, de Lehigh, Oklahoma, el pago de la cantidad de $8.60, valor que Luna anticipó a dicha casa como pago a un pedido de mercancías que hizo y que nunca recibió. Ahora, tenemos otra queja contra dicha casa, y es la siguiente: el compañero Saturnino Gutiérrez estuvo trabajando por algún tiempo en la compañía ferrocarrilera del Cotton Belt, pero cuando esa compañía rehusó pagarle $45.00 que le restaban de un pago, se separó, y, por más vueltas que dio, nunca pudo conseguir que se le dieran los $45.00 restantes. Entonces se dirigió a la casa de Bernardo López para que ésta hiciera el cobro. La casa cobró y fue pagada, según nos dice Gutiérrez, pero éste no ha recibido un solo centavo. ¿En qué consiste esa anomalía, señor López? Nos dice Gutiérrez que ha escrito un buen número de cartas a Bernardo López, y que no ha recibido contestación.

 

*      *      *

 

La compañera Juana Alaniz, de Amarillo, Texas, era dueña de un perro. Pagaba cada año a la Autoridad la contribución correspondiente por dicho animal. Pasó un agente de la Autoridad cerca de la humilde casa de la compañera Alaniz, vio al animalito como a diez yardas de distancia de la casa, y sacando a relucir su revólver, disparó dos tiros sobre él, dejándolo muerto. La familia Alaniz se dirigió a la Corte a exponer su queja, pero nadie le hizo aprecio. ¡Y con todo eso, se dice que la Autoridad sirve para proteger al débil de los ataques del fuerte!

 

*      *      *

 

Cerca de Tempe, Arizona, se está abriendo un canal. La compañía tiene empleados a cerca de doscientos trabajadores mexicanos en esa obra. La jornada de trabajo es de 6 a 6, o sean doce horas diarias y el salario es de un peso. De este peso, tiene el trabajador que pagar $0.75 de comida todos los días en la fonda de la compañía. Esta comida es puesta en las mesas hora y media antes de que los trabajadores vayan a comer, de manera que cuando los pobres esclavos van a comerla, está negra de moscas. Además, es tan indecente la comida, tan mal condimentada, que ni los perros la apetecen. A estos trabajadores se les amontona en carpas, entre el lodo. Los domingos no hay trabajo y nada gana el trabajador; pero de todos modos tiene que pagar los $0.75 por la comida. No obstante la miseria en que viven estos pobres hermanos, la señora Autoridad acaba de cobrarles los impuestos para los caminos y las escuelas, pues es necesario que haya dinero para reponer las carreteras de manera que los automóviles de los burgueses se deslicen suavemente, sin dar tumbos, y en cuanto a las escuelas, aunque los hijos de los proletarios no las aprovechen por tener que ayudar con sus bracitos al sostenimiento de los humildes hogares, los trabajadores tienen que pagarlas para que se eduquen los hijos de la burguesía. El día 3 de mayo, el colector de impuestos quitó $4.50 por contribuciones a cada uno de los trabajadores mexicanos que trabajan en el canal. ¡Toda una fortuna para esos hermanos de miseria! Con todo, a pesar de lo caro que cuesta mantener a la Autoridad y de los males que de ella recibe el pobre, hay esclavos que se oponen a que acabemos con ella.

 

*      *      *

 

Avelino Medrano, que reside en Bastrop, Texas, es sastre, pertenece a la clase trabajadora, pero es una deshonra de esta clase. Este individuo anda embaucando a los labradores del condado de Bastrop haciéndolos que ingresen a la llamada Agrupación Protectora, de San Antonio, Texas, que, como se sabe, es una asociación de burgueses que están prosperando con el dinero que honrados agricultores de Texas les remiten en la errónea creencia de que van a ser protegidos de los atentados de los americanos. Por cada miembro que Medrano inscribe como socio de la “Protectora”, recibe el 25 por ciento de la entrada que aquél paga. Medrano es un aspirante a burgués que debe ser escupido por los trabajadores de Texas ¡Abajo la “Protectora” y los burgueses que la manejan en San Antonio, Texas!

 

*      *      *

 

A propósito de la “Protectora”, hay un Reyes Molina que la hace de vicepresidente de la Sucursal en Cameron, Tex. Este individuo hace alarde de haber hecho traición a la causa del Partido Liberal Mexicano, esto es, a la causa de los pobres. Convenceos, mexicanos pobres, de que no podéis uniros más que con vuestros hermanos trabajadores. La matriz de la “Protectora” está regenteada por burgueses. Hasta la fecha no ha rendido cuentas de los fondos que sacan de los trabajadores. Dejad de estar llenando ese barril sin fondo. Además, ¿cuándo ha defendido a los mexicanos de los desmanes de los americanos?

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 91, 25 de mayo de 1912