Quirino Limón[1]

 

Nuestro compañero Quirino Limón tiene más de una semana de estar preso en la cárcel del condado de Los Ángeles. Su prisión es un atentado más cometido por el Gobierno Americano para proteger al bandido Francisco I. Madero. Se alega que Limón mató a un individuo en Mexicali, Baja California, cuando luchando contra el Capital y la Autoridad, se encontraba el año pasado entre las fuerzas liberales que operaban en la península. Limón fue asaltado un día por un esbirro pagado por Madero para asesinarlo. El esbirro hirió a Limón en el hombro izquierdo, y lo habría asesinado, si el agredido no saca a tiempo su revólver y le dispara un balazo dejándolo muerto. Quien debe ser castigado es el payaso Madero por pagar canallas que asesinen a sus enemigos, y no Limón, que obró en defensa de su propia vida. Pero en los Estados Unidos se obra republicanamente, democráticamente, y ahí tenéis al compañero Limón preso para complacer a un Gobierno de bandidos, de asesinos, de cobardes, de ladrones y de idiotas, como el de Francisco I. Madero.

Ahora, los agentes del “orden” andan al trote buscando pruebas en contra de nuestro querido compañero Limón. Se sube a algunos compañeros a un cuarto que hay en el quinto piso del edificio de Correos para interrogarlos acerca de Limón, de lo que éste habla, de lo que come, de lo que no come, de si duerme, de si vela, de si entra a la cantina a tomar una copa. Interrogatorios son estos que la policía menuda no tiene derecho a hacer, porque solamente se debe declarar ante una corte, según lo dice la señora Ley.

Nuestro abogado, Willedd Andrews, que es quien nos defiende, tiene también a su cargo la defensa del compañero Limón.

Limón tiene que salir libre; ¿pero quién le indemnizará de los perjuicios que ha sufrido y de las torturas que ha padecido en la cárcel? ¡Nadie! La señora Autoridad se cree con derecho a privar de su libertad al hombre, y decirle después: usted dispense…

Las autoridades federales han privado a Limón del derecho de recibir visitas. Algunos compañeros que han pretendido verlo han sido rechazados. Algunos le han llevado tabaco, fruta, papel para escribir, y nada se le ha querido entregar. ¿Por qué es eso?

Y la prensa burguesa de este país se hace ronca gritando a todos los vientos que es ésta una Jauja; que es éste un país civilizado…

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 94, 15 de junio de 1912



[1] Quirino Limón. Militante del PLM, originario de Coahuila. Participó en la campaña de la Baja California, siendo el último de los jefes militares de Mexicali. Se negó a entregar las armas a la comisión de paz formada por José María Leyva y Jesús González Monroy. Escapó a los Estados Unidos, donde fue procesado, en 1912, por el asesinato de un espía maderista en Baja California. Al salir absuelto, se trasladó a Los Ángeles, California, donde formó el Centro de Estudios Racionales, junto con Blas Lara Cáceres, Nicolás Becerra y Onofre Celaya.