Buenos medios para conseguir armas

 

Compañeros: debemos aguzar nuestro ingenio para armarnos y luchar ventajosamente para poner en práctica los altos y generosos principios de emancipación económica, política y social del pueblo mexicano, principios que están condensados en el Manifiesto de 23 de Septiembre de 1911.

Madero necesita gente; Vázquez Gómez necesita gente también. Pues bien, los compañeros que no tengan armas para luchar por nuestros principios pueden hacerse de ellas fingiéndose maderistas y vazquistas, según el caso, y una vez armados y bien pertrechados, salirse de las filas burguesas para luchar por el proletariado.

Cuando Díaz estuvo muy necesitado de gente, los maderistas se presentaban a las autoridades de los pueblos ofreciendo sus servicios como voluntarios. Una vez armados se lanzaban a la lucha contra Díaz. Que pague Madero en la misma moneda.

Algunos compañeros residen en lugares muy distantes de donde operan compañeros nuestros y no pueden unírseles. En este caso se puede emplear el medio que se indica: tomar armas de Madero o de Vázquez Gómez, y, en un momento oportuno, separarse llevándose armas y bagajes.

Al obrar de esta manera no se comete traición, porque el vazquismo es un partido burgués, y, por lo mismo, enemigo del nuestro. Y por lo que respecta al maderismo es la tiranía en todas sus formas.

Habría traición si el vazquismo luchara siquiera por la inmediata entrega de la tierra y de la maquinaria a los proletarios, pero no es así. El vazquismo es un partido netamente burgués, y si los nuestros logran tomar armas de él habrán matado dos pájaros con una sola piedra: habrán debilitado al enemigo y fortalecido la causa de los trabajadores.

Conque, compañeros, no desperdiciéis esta brillante ocasión. No esperéis a que pase por el lugar de vuestra residencia alguna guerrilla de los nuestros. Poneos de acuerdo, varios e ingresad a la primera fuerza que pase o que sepáis que se encuentra cerca, cualquiera que ella sea. En seguida, ya sabéis lo que tenéis que hacer: aprovechar la primera oportunidad para separaros a luchar por nuestros caros ideales, llevándoos con vosotros a todos aquellos que habráis convertido en conscientes.

Esto es de suma importancia, compañeros, pues de esa manera la fuerza de los libertarios habrá superado en pocos meses a las fuerzas enemigas, la propaganda se habrá intensificado todavía más y nuestra causa no estará más en peligro de ser derrotada.

¡A aprovecharse de las circunstancias, hermanos de miserias!

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 77, 17 de febrero de 1912