Solidaridad internacional

 

— Tierra y Libertad, de Barcelona, España, trae en su número 94 un resumen de los últimos acontecimientos de la Revolución Mexicana, y en su cuarta plana aparece la suscripción abierta en favor de los rebeldes libertarios.

Wohlstand für Alle,[1] de Viena, Austria, extracta las últimas notas del movimiento económico y habla en términos favorables de la actividad de los rebeldes de la Bandera Roja.

La Voz del Obrero,[2] de La Coruña, España, da a conocer a sus lectores las últimas noticias del movimiento de los trabajadores mexicanos.

Cultura Obrera, de Nueva York, habla de la situación en México; explica que hay allí un movimiento de trabajadores que quieren emanciparse, excita a los trabajadores de todo el mundo a que protesten contra la intervención americana y termina de esta manera:

Explicad a los trabajadores lo que el pueblo mexicano quiere. Decidles que allí han muerto ya muchos miles de obreros en su lucha contra los usurpadores del pan y de la libertad de los trabajadores. Agitad la opinión en pro de los revolucionarios mexicanos, haced cuanto sea necesario para imposibilitar la intervención norteamericana en México. Es nuestro deber como hombres y como trabajadores.

A Aurora,[3] de Porto, Portugal, hace burla de la prensa burguesa que tan mañosamente decía que no había movimiento revolucionario en México; reseña los últimos acontecimientos y termina de este modo: “Proletarios europeos: contemplad a vuestros hermanos de México y vedlos cómo ellos conquistan, palmo a palmo, todo cuanto la Ley, el Estado, la Religión y el Militarismo les han robado”.

Le Libertaire, de París, Francia, que tanto ha ayudado al movimiento dice así:

La propaganda de Regeneración triunfa de alguna manera en toda la línea. Ardiente, lleno de fe, de entusiasmo comunicativo, hábilmente redactado en dos idiomas, este admirable órgano revolucionario, de un género único en los anales de la prensa, puede estar contento de su obra.

Pero es en estos momentos en que Regeneración está amenazado de desaparecer. Sucumbe al peso de las deudas ocasionadas por los grandes gastos que origina la tirada de 21 000 ejemplares semanarios. Si la solidaridad por la bella causa mexicana no se manifiesta inmediatamente haciendo grandes envíos de dinero, la admirable hoja de combate sucumbirá. Hasta el presente las suscripciones, sobre todo en Europa, han sido insuficientes.

¿No cambiará esta situación? Es necesario, es absolutamente necesario

que cambie la situación, camaradas revolucionarios de todos los países.

Recordamos la dirección de Regeneración: 914 Boston St., Los Ángeles, Cal., U.S.A.

¿Será oído nuestro querido colega?

La Société Nouvelle,[4] de París, Francia, en su edición de crónica social habla de una manera favorable sobre el movimiento del proletariado mexicano, justificando que el proletariado está sobre las armas porque ha comprendido que el cambio de gobernantes no acaba con la explotación del hombre por el hombre.

The Agitator, de Home, Wash., publica los puntos principales de nuestro Manifiesto de 23 de Septiembre de 1911.

Freedom, de Londres, Inglaterra, publica una importante correspondencia firmada por nuestro querido compañero de lucha y de miseria, William C. Owen,[5] sobre la cuestión mexicana y otros importantes asuntos del día.

The Herald of Revolt, de Londres, Inglaterra, publica, traducido al inglés, un artículo de Ricardo Flores Magón, sobre la intervención americana.

Aurora Libertaria, de Buenos Aires, Argentina, dice así:

En México, nuestros compañeros han entablado la lucha, adoptando la guerra como el medio más eficaz para batir a sus opresores.

Con beneplácito general se sigue el desarrollo de este primer movimiento de guerra social, y el puñado de valientes compañeros mexicanos recibe a cada momento el apoyo moral y material de los compañeros de todas partes del mundo; hoy, la revolución mexicana es ya una corriente impetuosa que deja en pos de sí, una como irradiación de libertad para los desheredados proletarios, al tiempo que a la burguesía la aplasta y la descuartiza con la fuerza de su potente brazo.

Por los datos que da hasta la misma prensa burguesa, puede decirse que las provincias limítrofes con los E. E. U. U. y gran parte de los pueblos del litoral pacífico están en poder de los luchadores mexicanos. ¡Salud! a los valientes campeones, a quienes, si por ahora no les mandamos un apoyo material, como es nuestro  deseo, sí, por lo menos, les enviamos nuestro caluroso voto de aplauso, excitándolos a mantenerse firmes en la brecha adquirida a costa de tantos sacrificios.

Les Temps Nouveaux,[6] de París, Francia, inserta un artículo del compañero Tarrida del Mármol[7] sobre el movimiento de los proletarios mexicanos, por el que se ve que fue sorprendida la buena fe del camarada León Morel[8] que, cierta vez, envió a dicho colega una correspondencia desfavorable a los esfuerzos sinceros que los desheredados mexicanos hacen por emanciparse.

Il Libertario, de La Spezia, Italia, reproduce el mismo artículo de Tarrida del Mármol.

Mother Earth, de Nueva York, publica un artículo de la abnegada camarada Voltairine de Cleyre, sobre la Revolución Mexicana y una carta del compañero Owen.

L’Era Nuova, incansable, presenta en cada número, hechos y más hechos que demuestran con elocuencia que la Revolución Mexicana es de carácter económico.

Esto es lo que encontramos en los últimos periódicos libertarios que hemos recibido.

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 79, 2 de marzo de 1912



[1] Wohlstand für Alle. Viena (1907-1913). Director: Pierre Ramus. Administrador: W. Kubesch. Periódico quincenal; dedicaba la mayor parte de su espacio a la difusión de las movilizaciones obreras internacionales.

[2] La Voz del Obrero, “Periódico decenal sindicalista. Órgano de las Sociedades Obreras de Resistencia”, La Coruña, España (1910-1914). Se vinculó con la causa del PLM por intermediación de Pedro Esteve y Jaime Vidal.

[3] A Aurora, Porto, Portugal (1910-1915). Redactor: Hagapito Sereno. Periódico editado por el Grupo Aurora Social. Se trata de uno de los órganos ácratas con mayor influencia en Portugal. Periódico vinculado con la prensa anarquista española, así como con las comunidades ácratas italianas establecidas en Brasil. Reprodujo frecuentemente las informaciones sobre la Revolución de México hasta 1913.

[4] La Société Nouvelle, “Revue internationale. Sociologie, arts, sciences, lettres”, BruselasMonsParís, (1884-1914). Director fundador: Fernand Brouez. Colaboraciones de prominentes escritores ácratas como Eliseo Reclus. Redactores: Guillaume Degreef, Elie Reclus, Eugène de Roberty, Clémence Royer, Augustin Hamon, Merlino. Importante casa editora de folletos ácratas. Publicación doctrinal bastante tolerante de la diversidad de posturas, sumamente influyente dentro del anarquismo francófono.

[5] William C. Owen (1854-1929). Escritor y periodista emigró a los Estados Unidos en 1882. Fue miembro de la International Workmen’s Association, a la que se unió en California. Contribuyó como editor en Truth, Nationalist (Los Ángeles y San Francisco), y fue colaborador de la londinense Commonweal, órgano de la Socialist League de William Morris. Fue fundador, con Severino Merlino, de la Novairoquesa Socialist League de Nueva York en 1890, de la que fue expulsado a los dos años. Cercano a los círculos anarquistas de Piotr Kropotkin (traductor de algunas de sus obras, como Palabras de un rebelde), Enrico Malatesta, Emma Goldman y Alexander Berkman, entre los que promovió el apoyo a la Revolución Mexicana y al PLM. Colaboró con los periódicos Free Society y Mother Earth. A partir de abril de 1911 se encargó de la sección en inglés de Regeneración, hasta 1916. En 1912 publicó el folleto La Revolución Mexicana; su progreso, propósitos y probables perspectivas. En 1914 y 1915 publicó, además, su propio periódico Land and Liberty. Durante este año vivió en una pequeña granja avícola en Washington. En 1916, fue perseguido junto con R y EFM por el “uso del correo para difundir publicaciones que incitaban a la violencia, el asesinato y la traición”. A diferencia de los hermanos Magón, logró escapar a Inglaterra, donde evadió la persecución del gobierno norteamericano que exigió su extradición, ya que Owen había adquirido la ciudadanía estadunidense. En Inglaterra colaboró con el periódico Freedom y en la Commonwealth Land Party, que luchaba por la entrega de la tierra a los que la trabajaban. En 1926 vivió en una pequeña colonia cooperativista en West Sunsex, Inglaterra. Autor de: The Economics of Herbert Spencer, Crime and Criminals y Anarquism versus Socialism.

[6] Les Temps Nouveaux, París (1895-1914) Semanario anarquista, heredero de La Révolte (París, 1887-1894) de Piotr Kropotkin, bajo la dirección de Jean Grave. Publicó colaboraciones del propio Kropotkin, Elisée Reclus, André Girard, Marc Pierrot, Bernard Lazare, Malatesta y Octave Mirbeau, entre otros. Publicación señera del anarquismo francés; difundió posturas cercanas al comunismo anárquico. Dejó de aparecer a causa de las crecientes dificultades financieras, al inicio de la Primera Guerra Mundial. A finales de 1911 entabló una agria polémica con Regeneración (y otros perió-dicos afines al PLM) sobre el contenido social de la Revolución Mexicana.

[7] Fernando Tárrida del Mármol (1861-1915). Intelectual librepensador y propagandista libertario cubano. Estudió ingeniería en Madrid, y llegó a dirigir la Escuela Politécnica de Barcelona. Militó en las filas del republicanismo federal. Se puso en contacto con las ideas libertarias a través de su relación personal con Anselmo Lorenzo. Ganó prestigio dentro del anarquismo hispano al predicar un “anarquismo sin adjetivos”, en un contexto en el que las divisiones ideológicas dominaban el debate político en el movimiento ácrata. Participante activo de los congresos librepensadores de Barcelona (1888) y París (1889). Por sus actividades políticas fue implicado en los procesos de Montjuich (1896) y encarcelado en esa prisión militar durante un mes. Al salir del presidio se exilió temporalmente en París, para trasladarse posteriormente a Bruselas y a Londres, donde estableció su residencia definitiva. Durante su estancia en la capital francesa inició una intensa campaña de denuncia contra las brutalidades cometidas por el Estado español, que cristalizó en la publicación del libro Los inquisidores de España, obra que sería el pilar de la campaña internacional por la revisión de los procesos de Montjuich. El éxito de esta campaña incrementó su prestigio en los medios libertarios de Europa y América. Colaborador frecuente de la prensa anarquista en español, sus escritos vieron la luz en publicaciones como La Revista Blanca (Barcelona), El Despertar (Nueva York), El Nuevo Ideal (La Habana), La Protesta Humana (Buenos Aires), ¡Tierra! (La Habana), Tierra y Libertad (Barcelona) y Renovación (Costa Rica), entre otras. Apoyó el proyecto educativo de Francisco Ferrer y se mostró crítico al anarquismo individualista. Escribió un artículo titulado “La Revolución en México”, en apoyo de las tesis del PLM, que fue ampliamente reproducido en la prensa ácrata en español, francés e italiano. En el número especial de Regeneración del 1 de enero de 1913, se publicó su retrato, junto al de otros próceres del anarquismo, flanqueando a la JOPLM.

[8] León Morel. Empleado de comercio y sindicalista francés, afiliado a la Confederación General de Trabajadores. En 1905 fue encarcelado por hacer apología del atentado que sufrió Alfonso XIII en París. Un par de años después se desempeñó como secretario de la Bolsa de Trabajo de Niza. Hacia 1910 viajó a los Estados Unidos, donde entró en contacto con el núcleo ácrata italiano de Barre, Vermont, cercano a Luigi Galleani. En septiembre de 1911 envió a Les Temps Nouveaux una carta (a la que aquí se alude) reseñando las condiciones de la campaña del PLM en Baja California, a partir del relato de un grupo de ácratas italianos que se sumó a las columnas liberales. Esa misiva, que se publicó con un comentario de Jean Grave, constituyó un elemento central en el debate en torno al contenido y los alcances de la Revolución de México.