Montero deportado

 

El compañero Juan F. Montero ha sido deportado a México, y se encuentra actualmente preso en la Penitenciaría de Hermosillo, capital del estado de Sonora.

El compañero Montero, con seis compañeros, y bajo la Bandera del Partido Liberal Mexicano, tuvo un combate con una fuerza federal, cerca del rancho de Gallardo, Sonora. Habiéndose perdido de sus compañeros por una densa niebla que le impidió reunirse con ellos, y como se encontrase cerca de la línea divisoria, para no caer en las manos del enemigo, decidió pasarse a este lado creyendo que ésta era la tierra de los libres y el hogar de los bravos, como se hace creer a la gente. Montero creyó, como todo hombre puede creerlo, que todo refugiado político tiene derecho al asilo que aun en los países más atrasados del mundo conceden a los que luchando por la libertad, se ven obligados a ponerse a salvo en territorio de otra nación.

Montero se equivocó. Las sencillas y hasta simpáticas tradiciones de este país, refugio un tiempo de todos los perseguidos de la tierra, han muerto en las conciencias encallecidas por los negocios. Montero llegó a los Estados Unidos el primer día de marzo, seis días después del combate con los federales. Fue arrestado en Douglas, Ariz., y enviado a Tucson a disposición de la oficina de inmigración de este último lugar. De allí fue deportado a México hace unos diez días y puesto en manos de sus enemigos políticos, quienes desde luego lo alojaron en la Penitenciaría de Hermosillo, donde espera la muerte.

Éste es uno de tantos crímenes de la burocracia americana, crimen del que se avergonzaría este pueblo si no estuviera envilecido por la pasión del dólar.

Compañeros: protestemos y exijamos al gobierno de este país que pida la devolución de Montero, antes que los esbirros de Madero lo pasen por las armas. Que no quede uno solo sin protestar. Recordad que Montero fue plagiado hace algunos meses por esbirros maderistas. ¡A ayudar a Montero!

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 83, 30 de marzo de 1912