Solidaridad mundial

 

El movimiento de simpatía del proletariado mundial en pro de la Revolución Mexicana y de los trabajos de la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano había sufrido una especie de resfrío entre nuestros queridos compañeros de todo el mundo. Ese resfrío fue debido, así lo creemos, a los manejos nada honorables de ciertos individuos, que abrieron una negra campaña de desprestigio contra los que en México se sacrifican por principios comunes a todos los verdaderos revolucionarios, y contra los que, desde las columnas de nuestro periódico, Regeneración, no hemos cesado de propagar los ideales más generosos, distinguiéndose entre los enemigos Luigi Galleani, de Cronaca Sovversiva,[1] y Juan Grave, de Les Temps Nouveaux.

Estos malos revolucionarios lograron llenar de sombras el movimiento más hermoso de este siglo: el de los proletarios mexicanos. Con el perverso fin de restarnos el apoyo moral y material de todos los hombres y de todas las mujeres amantes de la libertad, sembraron dudas, insinuaron sospechas, engendraron desconfianzas, y resultó lo que tenía que resultar: el debilitamiento de nuestra fuerza, y todo esto se ha hecho en los momentos más críticos de la Revolución Mexicana, de la verdadera Revolución: la que por medio de la acción y de la propaganda fomentan los nuestros para que los políticos, los cazadores de empleos, los aspirantes a parásitos no logren torcer la marcha de este bello movimiento haciéndolo degenerar en estéril y criminal movimiento político. Esto se ha hecho cuando el Gobierno de los Estados Unidos nos tiene maniatados con un proceso infame y cuando, por lo mismo, hay más necesidad de apoyo de todo género.

La causa de los libertarios mexicanos no se ha perdido, pues que a pesar de la mala voluntad de los malos revolucionarios citados ha podido salir bien de la crisis; pero cuánto habría progresado, qué brillantes y sólidos avances habría alcanzado para esta fecha sin la tarea nada decente de esos dos hombres a quienes el mundo inteligente y bueno tenía por libertarios.

El hielo se ha derretido al fin al calor de los hechos. Ya nadie puede negar que hay en México una Revolución netamente económica y que los miembros del Partido Liberal Mexicano hacen esfuerzos titánicos, sobrehumanos, por encauzarla hacia el comunismo. ¡Cuán poco tiempo les tocó reír a los señores Galleani y Grave!

A nuestras modestísimas oficinas llega la prensa libertaria de todo el mundo, y con ella frases de aliento, demostraciones de profunda simpatía, manifestaciones de fraternal cariño para los que bajo los pliegues de la gloriosa Bandera Roja saben ofrendar sus vidas fecundas en aras de la libertad económica, política y social del pueblo mexicano, y para los que, sin arredrarnos, desafiamos las iras de los potentados americanos y del Gobierno de este país.

Los siguientes colegas son amigos de los trabajos del Partido Liberal Mexicano, hacen esfuerzos por popularizar las tendencias de nuestro movimiento, publican noticias o artículos tomados de Regeneración, y, algunos de ellos, recaudan fondos para enviárnoslos. Ojalá que esto último fuese imitado por todos los colegas y también por todos los grupos anarquistas, sindicatos obreros y uniones de trabajadores en general. ¡A hacerlo, camaradas! Las dudas acerca de nuestra sinceridad han desaparecido, y es ya justo que el hermoso movimiento mexicano reciba la asistencia de todos los hombres y de todas las mujeres libres del mundo.

He aquí la lista de nuestros queridos colegas: La Société Nouvelle, Mons, Bélgica; La Voz del Pueblo, Tarrasa, España; ¡Tierra!, Habana, Cuba; Cultura Obrera, Nueva York; A Guerra Social, Río de Janeiro, Brasil; El Dependiente, Habana, Cuba; El Obrero Panadero, Montevideo, Uruguay; A Aurora, Porto, Portugal; The Agitator, Home, Wash.; La Acción Obrera, Buenos Aires, Argentina; Volné Listy, Nueva York; Le Libertaire, París, Francia; La Protesta,[2] Lima, Perú; The Citizen,[3] Los Ángeles, Cal.; L’Era Nuova, Paterson, N.J.; O Clarao,[4] Río Tinto, Portugal; Freedom, Londres, Inglaterra; L’Università Popolare, Milán, Italia; Herald of Revolt, Londres, Inglaterra; Mother Earth, Nueva York; Wohlstand Für Alle, Viena, Austria; Il Contro-Pelo,[5] Barre, Vt.; Renovación,[6] San José, Costa Rica; La Protesta, Buenos Aires, Argentina; Tierra y Libertad, Barcelona, España; O Correio Portuguez, New Bedford, Mass.; La Voz del Obrero, La Coruña, España; L’Avvenire Anarchico, Pisa, Italia; Il Libertario, La Spezia, Italia; Tiempos Nuevos, Montevideo, Uruguay; El Internacional, Tampa, Fla.; Le Réveil, Ginebra, Suiza; La Voce della Colonia, Tampa, Fla.; Arbeiter-Freund, Londres, Inglaterra; Der Frier Arbeiter, Berlín, Alemania; Freie Arbeiter Stimme, Nueva York; The Syndicalist, Londres, Inglaterra, y otros que sentimos no recordar en este momento.

Noticiamos a todos nuestros queridos colegas que el 18 de este mes se verá en jurado nuestra causa. No hay que olvidar que la acusación es solamente un pretexto de la burguesía y del Gobierno Americano para arrojarnos a una prisión, e impedir de esa manera que prestemos asistencia al glorioso movimiento de los trabajadores mexicanos. Estad alerta, compañeros de todo el mundo, y excitad a todos los hombres y a todas las mujeres de buena voluntad a que exijan desde ahora de este Gobierno nuestra libertad absoluta e incondicional. Se nos acusa de fomentar la Revolución en México; esto es, se hace aparecer como crimen el hecho de trabajar por el aniquilamiento de toda tiranía, y eso sucede en este siglo y en este país que se dice libre.

En cuanto a vosotros, mexicanos, cualquiera que sea nuestra suerte, continuad la lucha enarbolando como bandera de redención y de justicia el Manifiesto de 23 de Septiembre de 1911 expedido por esta Junta. No deis oído a los políticos; no os fiéis de promesas. Lo que vuestro brazo armado no pueda conquistar, no os lo darán vuestros caudillos. No os desaniméis porque se nos reduzca a prisión. ¡Adelante siempre, sin medir los abismos que se abren a vuestro paso! ¿Hay abismos? ¡Pues a cegarlos con cráneos de malvados!

¡Viva Tierra y Libertad!

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 85, 13 de abril de 1912



[1] Cronaca Sovversiva, “Ebdomario anarchico di propaganda rivoluzionaria”, Lynn, Massachusetts, y Barre, Vermont (1903-1919). Editor: Luigi Galleani. Redactores: Andrea Salsedo, Carlo Valdinoci, Constantino Zonchello. Colaboradores: Umberto Colarossi, Raffaele Schiavina, entre otros. Publicó diversos artículos de Luigi Galleani sobre la Revolución Mexicana en los que exponía puntos de vista adversos al PLM. Sus posiciones fueron retomadas por E. Rist, corresponsal del parisino Les Temps Nouveaux.

[2] La Protesta, “Publicación mensual por erogación voluntaria”; “Publicación anarquista”, Lima, Perú (1911-1926). Periódico de inspiración anarcosindicalista sostenido por el grupo Luchadores por la Verdad. Redactores: Manuel Caracciolo Lévano, Abraham Granero, Luis Felipe Grillo. Se mantuvo próximo a las posturas del PLM hasta 1915.

[3] The Citizen, Los Ángeles (1907-1916). Editores: John Murray, Stanley B. Wilson. Periódico unionista vinculado con el Partido Socialista de los Estados Unidos. Sucedió al Union Labor News. Se ocupó de la situación política y social de México durante los últimos años del régimen porfiriano, solidarizándose con el proyecto revolucionario del PLM.

[4] O Clarao, “Doutrinal-instrutivo-noticioso”, Porto y Río Tinto, Portugal (1904-1912). Periódico ácrata fundado en Porto en 1904, luego trasladado a Río Tinto en 1909. Director: Carlos Nobre.

[5] Il Contro-Pelo, “Giornale libertario”, Barre, Vermont (1911-1912). Publicación mensual. Sebastiano Messaglia, entre los colaboradores que se ocuparon de la Revolución de México. Adoptó una postura escéptica frente al potencial transformador de la lucha armada en México.

[6] Renovación, “Sociología, arte y ciencia”, San José, Costa Rica (1911-1913). Revista quincenal anarquista. Directores: José María Zeledón y Anselmo Lorenzo. Editores: Ricardo Falcó Mayor y José María Zeledón. En marzo de 1911 empezó a ocuparse de la Revolución Mexicana, con información tomada de Cultura Proletaria, de Nueva York. En su edición del 15 de agosto de 1912 publicó en la primera página un retrato de RFM. Se mantuvo próxima a la causa del PLM hasta el cese definitivo de su publicación.