. Sagristá[1] libre

 

Por nuestro colega Cultura Obrera, nos hemos informado de que nuestro querido compañero Fermín Sagristá, que se encontraba preso en la Cárcel Celular de Barcelona, ha obtenido su libertad.

He aquí lo que a este respecto dice Cultura Obrera:

Hemos recibido una carta de nuestro querido compañero Fermín Sagristá, en la cual nos informa haber salido en libertad el día 9 del corriente.

Nuestros lectores saben las persecuciones de que fue objeto nuestro estimado camarada, por trasladar en rasgos artísticos la horrible tragedia de Montjuich[2] en donde fue injustamente asesinado el fundador de la Escuela Moderna, Francisco Ferrer.[3] ¡Por haber dibujado tres láminas sobre el asunto Ferrer, el compañero Sagristá fue sentenciado a nueve años de presidio!

Lean nuestros lectores por la propia pluma de este compañero cómo salió en libertad antes de haber cumplido la pena citada:

Queridos compañeros de Cultura Obrera: Salud.

Reivindicado del “crimen” que cometí, vuelvo a la vida. ¿Cometeré otro? El tiempo lo dirá.

El gobierno español, penetrado de la protesta extranjera que repercutió, también en España, ha tenido que rendirse a la justa misión de concederme la libertad.

Ahora a trabajar. Los dieciséis meses que he pasado recluido en las cuatro paredes de mi celda me han inspirado sublimes y nuevas creaciones. En mis horas de soledad he leído el curso de la Revolución Mexicana, y acérrimo entusiasta de la acción, mi primer recuerdo será para los revolucionarios mexicanos. Para ello ha evolucionado en mi cerebro un asunto hermoso que voy a trasladar en mi pincel y en breve saldrá a la luz pública.

Dentro de pocos días remitiré una postal creada al asunto de la Revolución Mexicana, titulada “Tierra Libre”, para la propaganda artística.

Os ruego trasmitáis mis saludos fraternales al valiente revolucionario Ricardo Flores Magón, de “Regeneración”, y a los demás compañeros que propagan para la implantación de los ideales comunistas en México.

Los pedidos para las postales, a mi nombre, Rubén, 5 (Torre) VallarcaBarcelona, España. El precio de las postales en colores a 15 centavos.

Recibid mi cordial abrazo de vuestro sincero amigo, Fermín Sagristá.

 

*      *      *

 

Nuestro hermano Jaime Vidal dice lo siguiente en Cultura Obrera:

Orgullosos estamos de contar entre los revolucionarios a artistas del temple de nuestro querido amigo Sagristá.

Estos propagandistas del lápiz y el pincel (que desgraciadamente hay pocos en nuestras filas) ayudan grandemente a la difusión de nuestros ideales emancipadores, siendo por eso que los tiranos se ensañan contra ellos. Pero el compañero Sagristá no se arredra; cada vez que sale de la cárcel se lanza a la propaganda artístico-revolucionaria con nuevos bríos.

Los ideales no palidecen con las persecuciones; los adeptos se multiplican y las teorías se acercan más a la realidad cuanto más sufren los propagandistas.

Un saludo al compañero Sagristá y un ruego para que traslade en hermosos rasgos artísticos, nuestro regocijo por su libertad y por nuestros queridos ideales libertarios.

J.V.

 

Grata sorpresa hemos recibido con motivo de la libertad de nuestro querido compañero Fermín Sagristá.

Sagristá es un artista de altos vuelos, y, por eso, la tiranía le teme, pues ésta comprende que el arte es un medio excelente de difusión de nuestros altos ideales. Un cuadro de Sagristá es todo un poema revolucionario que sacude fuertemente los nervios, que despierta, que hace fijar la atención en la lucha que el desheredado sostiene contra el poderoso, al mismo tiempo que se paladea el gusto artístico de la composición.

Sagristá anuncia que su primer trabajo será un cuadro dedicado a la Revolución Mexicana, que aparecerá en tarjeta postal. Con ansia esperamos esa producción que vendrá a enriquecer el arte revolucionario, y desde luego ofrecemos a Fermín las columnas de Regeneración para anunciar la tarjeta.

Reciba el noble camarada nuestro abrazo fraternal, así como nuestras felicitaciones por haber logrado salir en libertad. La causa está de plácemes: Sagristá libre es ariete y es antorcha. ¡Salud, hermano!

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 86, 20 de abril de 1912



[1] Fermín Sagristá Salomó. A veces Fragristá. Dibujante, condenado tras la Semana Trágica (Barcelona, España, 1909) a nueve años por tres litografías a la memoria de Francisco Ferrer. Colaboró con ilustraciones en publicaciones anarquistas: Almanaque de Tierra y Libertad (1912), Floreal (1928), La Huelga General (1903), El Productor, Revista Única (1928), Tierra y Libertad. Donó el Cuadro Artístico reproducido en tamaño doble como portada del número especial de Regeneración del 1 de enero de 1913. Se le consideró la imagen emblemática del periódico.

[2] Refiérese al fusilamiento de Francisco Ferrer llevado a cabo el 13 de octubre de 1909 en la prisión militar de Montjuich (Barcelona). El ilustrador catalán Fermín Sagristá realizó en 1909 un cartel alegórico titulado La tragedia de Montjuich para condenar el asesinato de Ferrer a manos del clericalismo español. La imagen fue profusamente reproducida en la prensa libertaria e incluso circuló como tarjeta postal.

[3] Francisco Ferrer (1859-1909). Pedagogo. Entusiasta de la Primera República Española, en 1884 se hizo masón. Implicado en la sublevación republicana de Villacampa, en 1886 se asiló en París. En 1892 asistió al Congreso internacional de librepensadores en Madrid y en 1897 al Congreso Socialista de Londres. Decepcionado de los republicanos, se aproximó a los círculos libertarios parisinos. Profesaba una concepción de la revolución que combinaba una vanguardia profesional, la huelga general y la alianza con el proletariado. A partir de 1894 se le asoció, en calidad de financiero, a todos los movimientos insurreccionales, huelgas y magnicidios que se suceden en España. En 1901 fundó en Barcelona la Escuela Moderna, misma que le dio fama internacional como impulsor de la llamada Escuela Racionalista. Fue encarcelado, acusado de estar implicado en el atentado contra Alfonso XIII que realizó Mateo Morral en Madrid. Al ser liberado en junio de 1907, continuó su labor de agitación dentro y fuera de la península ibérica. Arrestado de nueva cuenta tras la llamada Semana Trágica en Barcelona, fue ejecutado en esa misma ciudad en medio de un escándalo de alcances mundiales. Escribió, entre otros: La Escuela Moderna (1912) y Páginas para la historia (1910).