¡Adelante! ¡Adelante!

 

En la edición de Regeneración de 9 de octubre de este año, apareció un artículo titulado: “El mundo marcha”. En dicho artículo se describió, en compendio, la marcha evolutiva del movimiento revolucionario mexicano desde 1906 hasta la fecha. En él se ve cómo nuestro programa socialista de 1906, que tan criticado fue entonces por los mismos que hoy lo prohijan, ya triunfó bajo el nombre de constitucionalismo, y está en vigor dondequiera que dominan las fuerzas de Venustiano Carranza. Hicimos notar igualmente que nuestro programa comunista anarquista, o sea el Manifiesto de 23 de septiembre de 1911, está siendo practicado por las masas desheredadas, que sin pedir permiso a nadie, toman posesión de la tierra, iniciando de esa manera el periodo revolucionario cuya culminación será el triunfo del comunismo anarquista y no dejamos de hacer mención en dicho artículo, del hecho harto significativo de que los prohombres del carrancismo propagan, ellos mismos las ideas anarquistas.

En ninguna parte del mundo se registra el hecho de que el gobierno no solamente tolere sino que en cierto modo, dé el mismo impulso a la propaganda del ideal anarquista, como sucede en México, y este notable fenómeno no se debe indudablemente al deseo que los gobernantes tengan de acabar con el sistema que hace posible que estén ellos sobre los demás sino que se debe a la necesidad que tienen de hacer frente por medio de tácticas especiales del ambiente político, económico, social y religioso, dentro del cual actúan.

Esas circunstancias especiales son otras que las que contribuyen a la formación de la mentalidad del pueblo mexicano en este momento de su existencia, y que es una mentalidad caracterizada por la exacerbación de sus tendencias antiautoritarias, anticapitalistas y anticlericales que lo hacen tan apto para adoptar los principios comunistas anarquistas, como a ningún otro pueblo de la tierra.

El gobierno carrancista atendiendo a necesidades inmediatas de propia conservación, se ve obligado a no contrariar de lleno los sentimientos populares en este periodo crítico de su consolidación, y contemporiza en cierto grado con esos sentimientos, los halaga, vuelve hacia ellos su faz risueña, a reserva naturalmente, de ahogarlos en sangre más tarde, cuando el gobierno sea fuerte.

He ahí cómo se explica ese mariposear de los políticos carrancistas por el campo florido del ideal anárquico.

Como siempre nos ha gustado probar con hechos lo que decimos, léase lo que va en seguida.

Tenemos a la vista el numero 2 de la revista sociológica Ariete[1] órgano de la “Casa del Obrero Mundial” de la ciudad de México. ¡Cuánto sentimos no haber tenido la oportunidad de conocerla desde su primer número! Porque se trata de una revista interesante que revela el modo de pensar del trabajador mexicano de las ciudades. Si sus editores la despojasen del saborcillo carrancista que se nota en algunos de sus escritos, cuánto mejor sería para el Ideal. Otra cosa: muy bueno sería que los colaboradores de Ariete escribieran un poco más para el pueblo y un poco menos para los intelectuales, pues encontramos en la revista artículos brillantísimos; pero desgraciadamente, los más hermosos, poco inteligibles para las masas populares que es para quienes debemos escribir los anarquistas. Adoptad un estilo más sencillo, compañeros de Ariete, y el Ideal saldrá ganando.

Vemos en Ariete que el día 13 de octubre se inauguró la Escuela Moderna, y según la crónica que trae el colega, así como la que leemos en el periódico burgués, El Demócrata, el acto de la inauguración revistió gran solemnidad y reinó en él un grande entusiasmo. A propósito de dicha inauguración, aparece en el texto de “Ariete”, el anuncio que se ve en seguida, y que publicamos con el propósito de excitar a nuestros hermanos de México. Dice el anuncio: “Habiéndose inaugurado ya nuestra Escuela Moderna y careciendo de libros de texto apropiados, agradecemos a todos los grupos y compañeros del Mundo que nos los puedan proporcionar, lo hagan a la mayor brevedad posible, prestándonos de esta manera su valiosa ayuda: Por la Comisión de la Escuela Moderna, Juan Tudó[2].

Los compañeros que deseen atender al llamamiento, pueden dirigirse a Juan Tudó, la Motolinia 9, México D.F.

*          *          *

            El acto de la inauguración de la Escuela Moderna, plantel que queda bajo el control de la “Casa del Obrero Mundial”, fue presidido por el doctor Krumm Heller, político carrancista, que es, además, jefe de Ejército Constitucionalista, siendo esta circunstancia una prueba de que el carrancismo enamora al anarquismo en estos momentos en que necesita de la ayuda de todos para consolidar su gobierno. Veamos lo que dice Ariete: “El Dr. Heller hizo resumen de la fiesta en frases llenas de entusiasmo, haciendo resaltar el contraste de que él, teniente coronel del ejército había presidido la inauguración de la escuela racionalista, la cual era esencialmente antimilitarista. Esta es ¾dijo¾ la mejor prueba que podemos dar a la Humanidad de que en esta gran revolución no hay militarismo, ni mucho menos, sino ciudadanos armados que luchan para hacer efectivas las reformas que persiguen todos los libertarios de la Tierra”.

Heller, como político, trata de confundir a las masas, pues lo que los anarquistas perseguimos, no son reformas, sino la muerte del sistema capitalista, esto es, la muerte del derecho de propiedad privada, la muerte del principio de Autoridad y la abolición de toda religión.

El periódico burgués, El Demócrata, de la ciudad de México, es, así puede decirse, el órgano oficial del gobierno carrancista, pues está sostenido con dinero que le pasa Carranza para que lo apoye ante la opinión pública, trae la crónica del acto de inauguración de la Escuela Moderna, en su edición del 15 de octubre. He aquí fragmentos que no pueden dar lugar a duda sobre la táctica adoptada por el carrancismo de tolerar y aun impulsar, hasta cierto grado, naturalmente, la propaganda anarquista para quedar bien con el pueblo. Habla El Demócrata: …la “Casa del Obrero Mundial” es una almáciga pletórica de preciosos gérmenes.”

“Allí como paladín de la más alta libertad, la del pensamiento, aparece ya Ariete, periódico propulsor de los ideales de la “Casa del Obrero Mundial.” Allí, artistas ignorados trasladan al lienzo la severa efigie de Ferrer Guardia, con la tendencia de transformarla en símbolo de todas las protestas contra todas las opresiones. Allí se reúne a la infancia, nacida en humildes hogares obreros, para hacerla partícipe del festín de la cultura integral, del cuerpo y de la mente.

“Y precisamente, ese llamamiento para fundar con la materia prima de la niñez obrera, la primera escuela racionalista, en la que se seguirán los programas del Mártir de Montjuich, se citó a los miembros y simpatizadores de la Casa del Obrero Mundial para celebrar unidos, el trascendental acontecimiento, tanto más digno de ello en cuanto que México es el primer país de América cuyo proletariado adopta las tendencias, sistemas y métodos propalados por Ferrer Guardia para la educación integral de sus hijos.”

*          *          *

            Ahora, vamos a ver cómo, de manera directa, impulsa el gobierno los trabajos de propaganda de los anarquistas, hasta cierto punto, por supuesto, y para ganarse la simpatía popular, mientras no se pase de la teoría a la práctica, mientras no se pretenda poner en acción el pensamiento anarquista. Habla el mismo Krumm Heller según el cronista de El Demócrata. “El militarismo ¾dijo¾ ha estado íntimamente ligado en todo el mundo, con las tendencias conservadoras, a grado, que si hoy mismo, en cualquier nación se presentase un militar a presidir la solemnidad en que se conmemora a un Mártir de la Libertad y se inaugura una escuela extraña a los dogmas religiosos y políticos, sería llevado a un Consejo de Guerra y juzgado como violador de las ordenanzas del Ejército. En cambio, aquí, me presento sin temor que tal cosa suceda y podría leeros una carta del Secretario de Estado y del Despacho de Guerra, en la que felicita a la Casa del Obrero Mundial por su fundación de la Escuela Racionalista y manifiesta que se une en espíritu a la celebración del trascendental acontecimiento. ¡Esto es progreso! México sirve de ejemplo al mundo, como ya le sirviera en otra ocasión al establecerse por el gran Juárez la separación efectiva de la Iglesia y el Estado.”

Estos hechos deben llenarnos de satisfacción. Nuestros principios se abren paso hasta el extremo de obligar al burgués, al gobernante, al militar, al político a verlos con faz sonriente para retardar siquiera por un instante, el hundimiento total del sistema capitalista y autoritario. No debemos dejarnos engañar. Si nuestros verdugos nos sonríen, es porque tienen miedo. El poderoso no se digna bajar la vista hasta el que sufre, sino cuando espera sacar algún provecho de la “propiedad”.

Este es el tiempo de apretar, compañeros, este es el momento de empujar. El enemigo vacila y trata de afianzarse de un hierro ardiendo. Un poco más de constancia y el Manifiesto de 23 de septiembre de 1911 triunfará.

¡Adelante!

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 211, noviembre 6, 1915.



[1] Ariete. “Revista Sociológica.” Órgano de la Casa del Obrero Mundial. México, D. F. (1915-1916). Redacción: Juan Tudó, José Barragán Hernández, Enrique H. Arce. Administrador: Eduardo Moneda. Colaboraciones de Rosendo Salazar, Eloy Armenta, Rafael Quintero, Ángel G. Rodríguez, Casimiro del Valle, José F. Rodríguez, entre otros. Publicación semanal de orientación anarcosindicalista. Inicialmente, reflejó en sus columnas el clima de colaboración política entre la organización sindical y el carrancismo triunfante, dando cuenta de la actuación de los Batallones Rojos y legitimando la participación de los obreros organizados al lado de la facción constitucionalista. Consagrado principalmente a la orientación de la organización sindical, dedicó además sus columnas al impulso de la propaganda racionalista, a la promoción del esperanto, a la propaganda contra el militarismo europeo, al teatro ácrata y la literatura libertaria. A comienzos del 1916, en el contexto de la ruptura con el constitucionalismo, la declaración de la huelga general y la disolución del COM por orden gubernamental, Ariete fue suprimido definitivamente.

[2] Juan Tudó. Catalán. Sindicalista y profesor racionalista. Integrante de la Casa el Obrero Mundial (COM). En septiembre de 1914 organizó un sindicato de albañiles en la Ciudad de México. Secretario del Exterior del Comité Revolucionario de la COM en febrero de 1915 y uno de los firmantes del pacto entre ésta agrupación y el Constitucionalismo, mismo que dio origen a los Batallones Rojos. Con Jacinto Huitrón se encargóde la Comisión de la Escuela Moderna de la COM y escribía la columna “Desde la Atalaya” para su órgano El Ariete. En noviembre del mismo año fundó con Huitrón, Rosendo Salazar y otros el Ateneo Ciencia, Luz y Verdad. También publicó artículos en Luz.