Rubores

Colorado como un tomate, chispeantes los ojillos, el abdomen palpitante de emoción, por que en los gordos son los movimientos del abdomen los encargado de exteriorizar el estado de animo en que se encuentran, las friolentas manos en los gastados bolsillos del pantalón,  su señoría el Fiscal Federal M. L. Gallagher, dijo ante el juez Trippet[1] que son muy graves los crímenes que pesan sobre las cabezas de nuestros compañeros Ricardo y Enrique, porque se ha aconsejado en Regeneración a los soldados carrancistas que maten a sus jefes y oficiales.

Voy a tomarme  la pena de copiar para beneficio del Fiscal, un párrafo del diario “El Pueblo[2]” pagado por Carranza para que trabaje a su favor, -párrafo que puede verse en la edición de ese periódico correspondiente al 3 de este mes. Dice de esta manera el párrafo: “Mas como desgraciadamente no es posible obtener paz, en las circunstancias presentes, sino POR MEDIO DE LA GUERRA CRUEL E IMPLACABLE, el constitucionalismo esta en el deber de proseguirla con decisión y empeño, y pensar con Robespierre que LA ULTIMA PRUEBA DE SACRIFICIO QUE DEBE DARSE A LA PATRIA, ES SACRIFICAR TODO AFECTO DE SENSIBILIDAD.

¿Qué le parece esto a su señoría? Yo creo que al acabar  (vuecencia) de leer el anterior párrafo sentirá remordimientos por haber aumentado la fianza de nuestros compañeros a siete mil quinientos dólares por cada uno.[3]

¿No le parece a su señoría que el gobierno de mister Wilson deshonra al pueblo americano, al apoyar a Carranza, a un hombre desprovisto de todo AFECTO DE SENSIBILAD que está llevando adelante UNA GUERRA CRUEL E IMPLACABLE. Porque yo creo que, al ruborizarse su merced porque nuestros compañeros  aconsejan tener buena puntería para matar a los oficiales y jefes carrancistas, su pudor se ha de sentir ofendida también con el consejo carrancista de sacrificar todo efecto de sensibilidad para no dejar con vida, a ningún enemigo de su ilustrísimo Barbas de Chivo el amigo de mister Wilson.

Ahora, si no encuentra vuexcelecencia inmoralidad en la declaración carrancista, la lógica, la honradez mas rudimentaria, hace pensar que tampoco debe su señoría encontrarla en las declaraciones de nuestros hermanos presos. ¿No es así?

 

Manuel Saavedra

Regeneración, núm. 227, 26 de febrero de 1916

 



[1] Refiérese a Oscar B. Trippet. Prohibicioncita. Senador por Indiana. Abogado de corporaciones en San Diego y Los Ángeles, California. Para 1915, Juez de la Corte Federal de los Estados Unidos en Los Ángeles. En febrero de 1916 dictó la orden de arresto contra Ricardo y Enrique Flores Magón; se encargó de su proceso y sentenció a Ricardo a un año y un día de prisión y una multa de mil dólares, y a Enrique a tres años de cárcel y tres mil dólares de multa, argumentado que con sus escritos publicados en Regeneración provocaban la guerra entre México y los Estados Unidos.

[2] El Pueblo. Fundado en Veracruz como órgano del carrancismo por Félix F. Palavicini en 1914. A partir del 29 de octubre de 1915 se publicó en la Ciudad de México, bajo la dirección de Rodrigo Cárdenas. Desapareció a principios de 1917.

[3] La fianza inicial fue establecida en 5000 dólares