Arrest of the Magons

On the 18th of this month at about 4 o’clock, some twenty men of repulsive aspect invaded the grounds and humble shack where our offices and small printing plant are located, at 2325 Ivanhoe Ave. All of them were armed to the teeth with revolvers, rifles, sawed-off shotguns and what not. They, the myrmidons, formed a real whole army, the one needed for the most dangerous of all enterprises they ever dared to undertake, it seems, that of arresting… but two unarmed men!!

Such a show of brutal force to arrest but two unarmed men…!! Does not that speak too high of the bravery of the secret service men?

Well, somebody has remarked that three had to go so many there, because they were going to arrest two real men: Ricardo Flores Magón and Enrique Flores Magón.

The warrant read to the Magón by one Fenton G. Thompson, a Deputy U. S. Marshall, who after concluding dramatically placed his right hand on Enrique and said: “In the name of the President,” just like we read in the two for a dime novels that the myrmidons of the medieval times used to say in such solemn occasions: “In the name of the King!”

Oh, American Democracy! Where have you gone? To darkest Africa?

After the drama, came tragedy.

That upholders of “law and order” came to our place, with the hope, a is said, of shooting dead somebody: And comrade Enrique Flores Magón had, in fact, a close call, because somebody brought him is coat and when Enrique moved to take it the was roughly pushed back by Fenton G. Thompson who said: “Get back there, you son of a…!”

Enrique, resenting the insult and the ill treatment, turned to Thompson and reproached him for this lack of manners. Thompson, for unique answer thrust his gun and gave a vicious blow on the head to Enrique. Enrique, finding himself so brutally assaulted hurled a punch with his bare fist to Thompson, in self defense, and got ready to repel his assailant, but quickly was overpowered by the men with Thompson who jumped at Enrique’s back, and then, Thompson hit the helpless Enrique time and again on the head with the revolver until the blood freely ran down the face of our comrade, who, weakened by a painful sickness that he is suffering since long months ago —due to over-work and acute poverty that has had to be endured together with Ricardo, who is sick, too, and their other self-sacrificing comrades and co workers,— could not resist too long.

Hatless and half dressed, our comrades were dragged away from their useful and humanitarian work of uplifting the downtrodden Mexican masses and teaching them the road to real freedom, that of the conquest of Land and Liberty by fighting relentlessly with the gun in their hands, against Capital, Church and Authority, instead of fighting for a mere change of tyrants, —to elevate Carranza, for instance, who wants to reestablish the old Díaz regime, aided by our democratic President Wilson,— and to become that way economically free and, hence, social and politically free, too, for Economic Freedom in the basis of all freedoms. He who owns the land is economically free, because the land is the source of all riches. Therefore, our Comrades Magons advocate the cause of Land and Liberty for All.

And that is why they are being and always have been persecuted, and because they are the most pure type of the uncompromising, devoted, honest and self sacrificing fighters for human freedom.

And see how things go in a capitalistic Court. Although comrade, Enrique was assaulted and severely beaten, the Assistant U. S. Attorney M. L. Gallaher, has raised their bonds from $3,000,00 each to $7,500,00 on the ground that they resisted arrest…!! And that motion has been approved by the Federal Judge Oscar A. Trippet, who refused to reduce the bonds as asked for by comrade Enrique Flores Magón in his own behalf and that of this brother Ricardo, the 21st. of this month when called to Court.

The indictment is not only against comrades Ricardo and Enrique Flores Magón, but against comrade William C. Owen, who although in such indictment they quoted three writings of the Magón brothers and none of comrade Owen.

They are charged with having used the mails to murder, arson and treason through Regeneración.

What in fact, they are persecuted for —not prosecuted— is because they oppose the government of Carranza, Mr. Wilson’s hope, the would be strong man for Mexico that would reestablishing that bright and most profitable Díaz regime, when the crooks could fatten by the sweat of the unhappy Mexican peon.

What in fact the Magons and Comrade Owen are persecuted, for is an effort to stop the propaganda of Regeneración by lack of collaboration. But the effort is in vain, because we are thousands and thousands of anarchists ready to push forth the anarchist propaganda that our persecuted comrades have been doing, be it in this paper or in many others that we shall print instead if finally Regeneración disappears for one or other reason.

What in fact is at stake now, what in fact is brought to Court are our principles, as I shall prove it in the next issue of Regeneración.

To close this long article, it must let be known that our comrades Magon besides being held in jail with such a fabulous sum of money as that asked for their bonds they are being practically held incommunicado for they are allowed to be visited by their wives only and no body else, not even their children. Lucia Norman[1], daughter of Ricardo, was denied entrance to see her father by the Marshal of this City. Therefore, after the Magons have been beaten and wounded and forced to stay in jail by fixing their bonds too high, they are being tortured, not being allowed to see even their children.

Speak of the Inquisition!!

Now, I want to ask the honest men and women of this Country: What are you going to do after you have learned of all these outrages and injustices committed on our persecuted comrades Ricardo and Enrique Flores Magón? Are you going to leave them alone?

What are you going to do before this open attack to the freedom of the press to serve a foreign tyrant? Are you going to stand for that.

Regeneración, núm. 227, febrero 26, 1916

 

El arresto de los Magón (Traducción)

El dieciocho del presente mes, alrededor de las cuatro de la tarde, unos veinte hombres de nauseabundo aspecto invadieron el terreno y la humilde cabaña que permiten la existencia de nuestras oficinas y nuestra pequeña imprenta, en el 2325 de la Avenida Ivanhoe. Todos ellos iban armados de los pies a la cabeza con pistolas, rifles, revólveres y demás. Ellos, los mirmidones, constituían un auténtico ejército, justo el que, al parecer, requerían para emprender la tarea más peligrosa de toda su carrera: el arresto… ¡de dos hombres indefensos!

Semejante despliegue de tan brutal fuerza para arrestar a dos hombres inermes … ¡! ¿Acaso esto no ‘enaltece’ la valentía de los hombres que conforman el servicio secreto?

Bien, pues alguien ha señalado que esa veintena era necesaria porque el objetivo no era otro que aprehender a dos hombres de verdad: Ricardo Flores Magón y Enrique Flores Magón.

La orden de detención fue leída ante los Magón por Fenton G. Thompson, un Auxiliar del Sheriff.  Una vez concluida la lectura, el Auxiliar realizó un gesto dramático: puso su mano derecha sobre Enrique y dijo, “En nombre del Presidente”, tal y como acontece en las novelas baratas, donde hemos leído que los mirmidones medievales acostumbraban pronunciar lo siguiente durante las ocasiones solemnes: “¡En nombre del Rey!”

¡Oh, la Democracia Americana! ¿Dónde estarás? ¿Te habrás largado a lo más profundo del continente africano?

Luego del drama llegó la tragedia.

Los defensores de “la ley y el orden” llegaron a nuestra base de operaciones con la esperanza, como hemos dicho, de matar a alguien: y el camarada Enrique Flores Magón estuvo, de hecho, a un pelo de sucumbir porque alguien le llevó su abrigo y cuando Enrique giró para tomarlo, Fenton G. Thompson lo empujó y le increpó, “¡Vuelve a tu lugar, hijo de perra!”

Enrique, molesto por el insulto y el maltrato, miró a Thompson y le reprochó sus pésimos modales. A manera de respuesta, Thompson le clavó la pistola y asestó un fuerte golpe en la cabeza de Enrique. Éste, sintiéndose víctima de un ataque brutal, le lanzó un puñetazo en defensa propia y se preparó para luchar contra su contrincante, pero enseguida fue sometido por los hombres de Thompson, quienes le tomaron por la espalda. Luego, Thompson golpeó al indefenso una y otra vez en la cabeza, utilizando el revólver, hasta que la sangre fluyó libremente cubriendo el rostro de nuestro camarada, quien, debilitado por la dolorosa enfermedad que le aquejaba desde hacía meses – a causa de la sobrecarga de trabajo y la extrema pobreza que tuvo que soportar junto con Ricardo, quien también está enfermo, y sus sacrificados camaradas y colaboradores – no pudo resistir demasiado.

Sin sombrero y a medio vestir, nuestros camaradas fueron alejados de su humanitario y útil trabajo, consistente en animar a las oprimidas masas mexicanas y en el proceso mostrándoles el camino que lleva a la verdadera libertad: la conquista de Tierra y Libertad mediante la implacable lucha, pistola en mano, contra el Capital, la Iglesia y la Autoridad, en vez de pelear por un mero cambio de tirano – para, por ejemplo, colocar a Carranza, quien sólo desea restablecer el viejo régimen de Díaz con la ayuda del democrático Presidente Wilson – y asimismo a fin de alcanzar la libertad económica y, en consecuencia, hacer de ellos seres social y políticamente libres también, ya que la Libertad Económica es la base de todas las libertades. El que posee la tierra es libre económicamente hablando, porque la tierra es la fuente de todas las riquezas. Por tanto, nuestros camaradas, los Magón, defienden la causa de la Libertad y la Tierra para Todos.

 

Por esta razón siempre han sido objeto de persecución, y porque, asimismo, son dignos representantes de cierta clase de luchadores, la más pura, devota, honesta y desinteresada. Son luchadores que se desviven por la libertad humana.

Y ahora veamos cómo acontecen las cosas en la Corte de los capitalistas. A pesar de que el camarada Enrique fue atacado y golpeado con severidad, el Adjunto del Ministro de Justicia de Norteamérica, M.L. Gallaher, ha elevado sus fianzas de $3,000, 00 dólares por cada uno a $7,500, 00 bajo el pretexto de que… ¡se resistieron al arresto! Y dicha moción fue aprobada por el Juez Federal, Oscar A. Trippet, quien se rehusó a reducir las cantidades tal y como, en su propio nombre y en el de su hermano Ricardo, pidió el camarada Enrique el veintiuno del presente mes, cuando fue llamado a la Corte.

La sentencia no va dirigida solamente contra los camaradas Ricardo y Enrique Flores Magón, sino asimismo contra el camarada William C. Owen, a pesar de que durante el juicio citaron tres escritos de los hermanos Magón y ni uno solo de dicho camarada.

Se les acusa de asesinato, incendio y traición utilizando los medios provistos por Regeneración.

Por lo que en realidad se les persigue – y esta persecución no equivale realmente a su supuesto proceso – no es otra cosa que por oponerse al gobierno de Carranza, la esperanza encarnada del Señor Wilson, el presunto hombre fuerte de México, que restablecerá el brillante y sumamente redituable régimen de Díaz, cuando los ladrones y bribones engordaban gracias al sudor de los infelices peones mexicanos.

A decir verdad, a los Magón y al camarada Owen se les persigue para así detener la propaganda de Regeneración mediante la falta de colaboración. Pero este esfuerzo ha sido en vano, porque somos miles y miles los anarquistas dispuestos a hacernos cargo de la propaganda que nuestros camaradas perseguidos han venido realizando, ya en este periódico, ya en cualesquiera otras publicaciones que editemos si, por una u otra razón, Regeneración desaparece.

Lo que de hecho está en juego en estos momentos, lo que de hecho ha sido llevado a la Corte, no es otra cosa que nuestros principios, tal y como yo mismo demostraré en el próximo ejemplar de Regeneración.

Para cerrar este largo artículo, debemos hacerles saber que nuestros camaradas, además de estar encerrados y sujetos a la fabulosa suma que se pide para su fianza, han pasado el tiempo prácticamente incomunicados, ya que sólo sus esposas pueden visitarlos, y nadie más- ni siquiera sus hijos. Lucia Norman, hija de Ricardo, no pudo entrar a ver a su padre por órdenes del jefe de Policía de esta ciudad. Por tanto, luego de que los Magón fueran golpeados, heridos y forzados a permanecer en prisión debido a lo elevado de sus fianzas, ahora se les tortura y ni siquiera se les permite ver a sus hijos.

¡Como en los tiempos de la Inquisición!

Ahora quiero preguntarles a los hombres y mujeres más honestos de este país: ¿Qué piensan hacer ahora que ya conocen todas las vejaciones e injusticias a las que han sido sometidos nuestros camaradas perseguidos, Ricardo y Enrique Flores Magón? ¿Están dispuestos a dejarlos solos?

¿Qué harán ahora que tienen de frente los hechos de este ataque público contra la libertad de prensa, cuyo único objetivo consiste en servir los intereses de un tirano extranjero? ¿Están dispuestos a tolerarlo?

 

Celso Marquina

Regeneración, núm. 227, febrero 26, 1916



[1] Lucía Norman. Los Ángeles, Cal. (¿?-1923). Hija de María Brousse Talavera y de Martin Norman, quien murió ejecutado, según afirmó ella misma, al iniciarse la Revolución Mexicana. Al unirse su madre con RFM, éste la adoptó como su hija. En 1911 Lucia participó en la discusión entre los editores de Regeneración y el dirigente del Partido Socialista Norteamericano Eugene Debs, con un texto sobre la pertinencia de la “Acción directa” como arma del movimiento obrero. Participó activamente en la defensa de su padre adoptivo durante los juicios de 1912 y 1918. Forma parte del grupo de obreras residentes en Los Ángeles. Este grupo protestó en julio de 1911 por la aprensión de los hermanos FM, AIV y LR. y, en septiembre del mismo año, por la represión que sufren los anarquistas cubanos Chacón, Vieytes y Saavedra, así como el periódico Tierra, por parte de los gobiernos de España y Cuba. En junio de 1916, durante una de las sesiones de juicio a RFM, Lucía Norman abofeteó a Peter Martin (Pedro Martínez), espía-agente del gobierno mexicano y testigo del fiscal. Destacó como participante en las protestas y motines que se desarrollaron tras la sentencia de un año cuatro meses de prisión en el penal de McNeil dictada contra los dirigentes del PLM. En 1916 Regeneración publica algunos textos de carácter doctrinario escritos por Lucía, como “Todos somos iguales” en el que la hija adoptiva de RFM escribe: “Abramos los ojos. La Naturaleza nos ha hecho a todos iguales, tanto a los opresores como a los oprimidos. Sentimos y tenemos cerebro como los criminales que nos oprimen con los nombres de jueces, gobernantes, policías, burgueses y embaucadores, y así como ellos nos asesinan, tenemos el derecho de arrancarles la +.” En ese mismo año, cuando RFM y EFM vuelven a ser arrestados acusados de violación a la leyes de neutralidad, se niega el permiso a Ricardo para que su hija adoptiva lo visite en prisión. En los primeros día de junio, el fiscal Walton intentó infructuosamente que Lucía declarará contra su padre y fue interrogada frente al jurado. Fue secretaria de la Workers International Defense League de Los Ángeles, que preside Edgcumb Pinchon. En 1917 Lucía está en el centro de los conflictos interpersonales que se desatan en la comuna de Silver Lake: EFM, su esposa Teresa y otros integrantes del grupo exigen a RFM que no defienda al simpatizante Raúl Palma, acusado de asesinato, por la relación amorosa que Palma mantiene con Lucía. Los conflictos terminan con la separación, en 1918, de EFM, su esposa Teresa, Trinidad García, Ralph García y José Flores del Grupo editor de Regeneración. Quedarán RFM, LR, María Brousse, Raúl Palma y Lucía Norman. Una severa crisis nerviosa, en 1918, le impidió que se hiciera cargo de la sección en inglés de Regeneración, como estaba planeado. Acompaño el cadáver de RFM desde Los Ángeles hasta la ciudad de México donde murió, en 1923, poco después de los funerales de RFM.