Últimas noticias.

Los alambres telegráficos Columbus y Casas Grandes, y entre esta última población y Ciudad Juárez, fueron cortados en varios tramos por los villistas. La prensa ha dado noticias vagas de combates efectuados en el Carmen y Namiquipa entre fuerzas carrancistas al mando del coronel Cano y las de Francisco Villa; pero por las últimas noticias se ve que el coronel Cano, con 900 hombres se rebeló contra Carranza en Namiquipa y se pasó con armas y bagajes al lado de Villa.

El general carrancista Luis Herrera, Gobernador militar del Estado de Chihuahua, se opone a la política de Carranza de permitir que pasen fuerzas americanas a territorio mexicano, y con 2,000 hombres salió de la ciudad de Chihuahua rumbo a la sierra para unir sus fuerzas a las de Francisco Villa. Los periódicos americanos dicen que la actitud de Herrera puede influir en el ánimo de otros jefes carrancistas y decidirlos a oponerse al avance de las tropas americanos. El Gobierno americano considera grave la situación, y el Departamento de la Guerra ha expedido órdenes para que marchen con dirección a la frontera las últimas fuerzas regulares disponibles en los Estados Unidos. Esas fuerzas numeran 5,000 hombres.

Se admite que en territorio mexicano, hay 8,000 a 10,000 soldados americanos, y 15,000 a lo largo de la frontera.

Quedan los cuerpos de artillería americana; pero esos cuerpos no pueden ser movidos, por ser los únicos que guardan las costas de los Estados Unidos. Quedan únicamente disponibles para ser movilizadas, las milicias de los Estados, pero se necesita autorización del congreso para ello.

Congresos Americano aprobó el aumento de 50,000 hombres para el ejército, y en todos los Estados se activa el reclutamiento.

Rumores de múltiples levantamientos de las fuerzas carrancista contra Venustiano, por haber éste dado permiso a las fuerzas americanas para internarse a México, llegan a las oficinas de periódicos americanos.

Se dice que aunque los jefes carrancistas se muestran amigos de la invasión, los soldados dan muestras de disgusto por ella.

Los aeroplanos que llevaron los americanos, no sirvieron. Pulmonía y disentería están atacando a los soldados de Pershing. Las fuerzas americanas no han disparado todavía un solo tiro, y su situación según la prensa americana, es angustiosa, por encontrarse a 200 millas de su base de aprovisionamiento, Columbus, y en medio de una población que les es hostil. Las autoridades militares americanas están ansiosas de hacer uso de los ferrocarriles mexicanos para el transporte de tropas y víveres de todas clases. La situación, para los americanos dificilísima, aunque hace pocos días un negociante americano dijo, que con mil soldados de los Estados Unidos, se podía tomar la ciudad de México.

Hall, el capitán de la policía de El Paso, Texas, dice que se le ha informado de una conspiración de 200 mexicanos para saquear e incendiar la ciudad.

En Cucamorga, California, la policía cateó las casas de los mexicanos y les recogió cuarenta y siete rifles y pistolas .

El apresurado envío del barco de la guerra americano Kentucky, de Nuevo Orleans, a Tuxpan, se debe a la actividad revolucionaria en la región petrolífera.

Se dice que Villa se encuentra en un lugar llamado El Oso, a unas pocas millas de Namiquipa.

Celso Marquina

Regeneración, núm. 231, 25 de marzo de 1916