¡Sangre!

 

Mil trabajadores huelguistas de la Franklin Sugar Refinery, de Filadelfia, encabezados por bravas mujeres, sostuvieron un combate con los polizontes, los perros del capitalismo, el 21 de este mes. Un proletario resultó muerto y todos los polizontes heridos algunos de suma gravedad.

Este hecho, unido a tantos otros como han estado ocurriendo en este país, es el síntoma de que una nueva era esta por venir.

Antes, bastaba la presencia de una estrella de metal en el pecho de cualquier bruto, para que todos doblasen la rodilla. Ahora, las estrellas son el blanco de la piedra y de la bala.

Otro hecho significativo: la mujer se lanza a la calle a encabezar los motines.

Se creía que la mujer servía solamente para emperifollarse y pintarrajearse el rostro. ¡Mucho cuidado, tiranos, que las bellas manos de las mujeres pueden levantar la barricada!

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm.254, febrero 24, 1917.