Zarpazos

 

Las cárceles de los Estados Unidos se están poblando de rebeldes.

Emma Goldman[1] y Alexander Berkman,[2] los veteranos de las luchas proletarias, han sido arrestados en Nueva York por predicar valientemente contra la ley del servicio militar obligatorio. El encono que anima a las autoridades contra nuestros buenos camaradas, puede medirse por la circunstancia de haber sido fijada en veinticinco mil dólares la fianza para cada uno de los dignos batalladores. Se trata, sencillamente, de retenerlos en la cárcel a toda costa, de evitar que la valiente palabra de los propagandistas sacuda indiferencias, despierte energías peligrosas para nuestros amos.

En el Estado de Texas, célebre por su barbarie, se encuentran cincuenta y cinco hombres acusados de conspirar contra el gobierno. Según la prensa burguesa, estos prisioneros estaban comprometidos a levantarse en armas y a resistir en cualquier forma, a la ley del servicio militar obligatorio. Pertenecían, según la misma prensa burguesa, a una asociación de agricultores con ramificaciones en todo el Estado de Texas y el de Oklahoma. Entre los procesados se encuentra el editor del periódico socialista que se pública en Hallettsville, títulado The Rebel.[3]

La policía de Nueva York invadió el local de un grupo anarquista compuesto de compañeros rusos, y cargó con todos ellos a la cárcel acusándolos de propaganda antimilitarista.

Una verdadera caza del hombre se ha desatado en todos los Estados de la Unión. Todos aquellos que no se registran para prestar sus servicios contra Alemania, están siendo perseguidos. El compañero Jesús Rincón,[4] está preso en la cárcel del Condado de esta ciudad. El compañero Rincón, con el valor que dan las convicciones, se negó a registrarse el día 6 de este mes. Fue denunciado por algún perro servil del capitalismo, y alojado en la cárcel, donde se le ha ofrecido que si se registra saldrá en libertad. El compañero Rincón firme, como debe serlo todo anarquista, se niega a firmar.

A pesar de las persecuciones, la propaganda para hacer resistencia al servicio militar obligatorio toma incremento. El número de asociaciones antiguerreristas, aumenta. Demostraciones contra la guerra, ocurren todos los días. El malestar crece aumentado por la miseria. Tiranía y miseria: he aquí las zarpas que desgarran las carnes de este oprimido pueblo.

Una verdadera epidemia de huelgas se anuncia a comenzar desde julio próximo. El Senador Kanyion,[5] de Iowa, predice la revolución.

Tiranía y miseria: estos son los senos enjutos en que se amamantan las rebeliones.

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 257, 23 de junio de 1917.

 



[1] Emma Goldman (1869-1940). Militante ácrata y escritora feminista de origen lituano. Se estableció en Estados Unidos hacia 1885. A raíz de la tragedia de Haymarket, en 1886, se afilió al anarquismo. En Nueva York frecuentó los grupos libertarios en los que tenía gran influencia el anarquista alemán Johann Most. Desde comienzos del siglo XX destacó como oradora y se perfiló como una de las más influyentes figuras del anarquismo en Estados Unidos. En 1901 se le culpó de inspirar el atentado que le costó la vida al presidente William McKinley. Fundó la revista ácrata Mother Earth (Nueva York), en cuyas páginas expuso las principales preocupaciones políticas y doctrinarias del anarquismo; desde 1907, se solidarizó con la causa del PLM, defendiendo el carácter libertario de la misma. En el contexto de la llamada Red Scare, en 1917, fue procesada por hacer propaganda contra la guerra y el servicio militar obligatorio. Expulsada de los Estados Unidos un par de años después, se estableció brevemente en la naciente Unión Soviética junto con su compañero sentimental, Alexander Berkman. Se refugió en Francia y posteriormente en Canadá. En 1936 hizo propaganda en favor de los anarquistas que combatían en la guerra civil española. Murió en Toronto.

[2] Alexander Berkman (1870-1936). Militante anarquista de origen lituano. Emigró a los Estados Unidos en 1888, estableciéndose en Nueva York, donde se vinculó estrechamente con la comunidad ácrata alemana. En 1892, en represalia por el asesinato de obreros con que se resolvió la huelga de Homestead, atentó contra el empresario siderúrgico Henry Clay Frick. Fracasó, pero fue condenado a 22 años de prisión. Al salir de la cárcel participó en la fundación de la revista Mother Earth, junto con Emma Goldman. En 1916 fundó el periódico antimilitarista The Blast (San Francisco). Fue deportado a Rusia en 1919, donde permaneció hasta 1922. Huyó posteriormente a Francia, perseguido por el incipiente régimen bolchevique. Se quitó la vida en 1936.

[3] The Rebel (Hallettsville). Publicación mensual de tendencia anarquista. Comenzó a editarse en Halletsville, Texas en 1895 por parte del inglés Charles Wilfred Mowbray (1850-1910) y Harry May Kelly (1871-1953).

[4] Jesús Rincón. Tesorero del Grupo Liberal de Marion, Texas, integrado en junio de 1906. En febrero de 1911 participó en la organización del Grupo Regeneración de San Gabriel, California. En abril de 1911 firmó la protesta organizada por Rafael Romero Palacios por la detención de Ricardo y Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa. En julio de 1912 puso por nombre Regeneración a la hija que procreó con su compañera Luisa Rincón. En noviembre del mismo año, como miembro del núcleo de San Gabriel, se deslindó y protestó por la actitud de Rafael Romero Palacios en su conflicto con la dirección de la JOPLM. En enero de 1916 firmó el manifiesto “A los trabajadores del Mundo” y se adhirió al Plan de los Tres Puntos. En junio de 1917 fue encarcelado por negarse a registrarse para prestar sus servicios en el ejército estadounidense que se preparaba para participar en la Primera Guerra Mundial. Su hermano Juan fue muerto por rangers texanos el 13 de septiembre de 1913 cuando formaba parte del grupo de José María Rangel que intentaba incursionar en territorio mexicano para participar con las armas en la revolución mexicana.

[5] Probable referencia a William S. Kenyon (1869-1933). Político de Iowa, senador por este estado y juez federal. Vinculado a las compañías ferroviarias. Se le consideraba progresista.