Las huelgas

 

En estos momentos hay huelgas en toda la nación; pero las huelgas que más han llamado la atención son las de las minas de cobre de Arizona.[1]

En ciertos campos mineros, las demandas de los huelguistas ya no se limitan a las ocho horas, sino que exigen que la jornada de trabajo sea de seis horas diarias, y el salario de seis dólares por las seis horas.

La huelga afecta los campos de Globe, Miami, Morenci, Clifton, Metcalf y Bisbee. En este último lugar, los trabajadores en huelga y los simpatizadores del movimiento obrero, fueron objeto de un atentado sin precedente, pues la burguesía, por medio de su sirviente, un tal Wheeler[2] que tiene el cargo de Sheriff, ordenó el arresto de mil doscientos trabajadores que en carros de ganado fueron deportados a Columbus, N. M.

El atropello sufrido por estos compañeros no tiene precedente en la historia de las luchas obreras de este país, y sólo se concibe como un desesperado recurso de la burguesía rapaz para sembrar el terror en las filas de los desheredados, aunque sin reflexionar que lo que logra es solamente el odio de las víctimas.

En otros campos mineros se ha pretendido hacer lo mismo que en Bisbee; pero los trabajadores han aprovechado la experiencia y están dispuestos a defenderse con las armas en la mano si se intenta atropellarlos. Eso ha calmado los bríos de los sicarios de la burguesía. Los trabajadores van comprendiendo al fin que sólo con las armas en la mano pueden hacerse respetar de un enemigo que no se tienta el corazón para atropellar la dignidad humana.

La situación es tan desesperada en Arizona para la burguesía, que el gobernador Campbell[3] ha pedido al gobierno federal el envío de tropas, que siempre han sido las balas el remedio que aplica el gobierno a las manifestaciones del hambre.

Esto hará comprender a los inconscientes que del gobierno no hay que esperar más que opresión.

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 258, 28 de julio de 1917.

 



[1] Los mineros de Morenci, Clifton, Metcalf y Bisbee, miembros de los IWW y la Western Federation of Miners (WFM) hicieron estallar huelgas en los campos mineros del sur de Arizona, debido a las condiciones de bajos salarios, extensas jornadas laborales y discriminación imperantes. En el caso de Bisbee la huelga fue reprimida y los trabajadores deportados en su mayoría el 12 de julio del año señalado.

[2] Harry Cornwall Wheeler (Jacksonville-Duval County Fla.). En 1911 ocupó por primera vez el puesto de sheriff del condado de Cochise; en 1914 y 1916 fue electo nuevamente; y en 1917 se encargó del operativo de desalojo y deportación de los trabajadores mineros en huelga en Bisbee.

[3] Refiérese a Thomas Edward Campbell. Político estadounidense, miembro del Partido Republicano. Gobernador de Arizona en dos ocasiones, en 1917 y entre 1919 y 1923. Durante su primer periodo se distinguió por el secuestro y deportación de aproximadamente 1 300 huelguistas de Bisbee afiliados a los IWW, a los que oficiales armados abandonaron sin alimentos ni dinero en Nuevo Mexico.