Separación

 

Los compañeros José Flores,[1] Trinidad Villarreal,[2] Rafael B. García[3] y Teresa[4] y Enrique Flores Magón, se han separado del Grupo Editor de Regeneración, por no haber sido posible llegar a entenderse ellos y los que quedamos al frente del Grupo, en algunos detalles de la lucha.

Los compañeros que salieron no van a abandonar la lucha por nuestros caros ideales anarquistas, sino que tienen el firme propósito de continuarla en la medida de sus fuerzas y posibilidades.

Los que quedamos al frente del Grupo, que somos Librado Rivera,[5] María B. Magón[6] y el que estas líneas escribe, tenemos igualmente el firme propósito de continuar como hasta aquí, firmes y resueltos a desafiar las iras de los opresores de toda laya: gobernantes, burgueses y clérigos.

Regeneración continuará siendo el portavoz de los oprimidos; Regeneración continuará siendo el defensor del caído.

Venciendo serias dificultades económicas y de otro orden, hemos logrado publicar este número, y esperamos que todos nuestros camaradas y trabajadores en general, tomarán empeño en que no desaparezca esta hoja de combate que ha sabido permanecer de pie a pesar de todos los obstáculos, de todas las amenazas y de todas las persecuciones.

Enviad pronto vuestro óbolo, compañeros, para que salga otro número lo más pronto posible.

Este es el momento más oportuno para orientar el criterio de los trabajadores, porque la sociedad caduca se desquicia, y es preciso estar alerta para que no vaya a surgir de sus ruinas un nuevo orden social que, como el actual, tenga como base el infortunio de los que producen.

No, compañeros, no nos durmamos. Ya que la vieja sociedad se desquicia, tengamos a la mano los materiales necesarios para la construcción de la nueva, que debe estar basada en la igualdad económica, política y social de todos los seres humanos.

El material indispensable para la construcción del orden social que aspiramos los anarquistas, es la consciencia que todo hombre y toda mujer deben tener, de su derecho a vivir sin explotar y sin ser explotados, sin mandar y sin ser mandados.

A hacer consciencia, camaradas, y para ello, a sostener a Regeneración: pero hay que hacerlo pronto, que ya están cayendo los primeros sillares del negro edificio cuyo peso nos asfixia.

De hoy en adelante, toda correspondencia y dinero para Regeneración, deben ser enviados a mi nombre con la dirección de siempre, P. O. Box 1236, Los Ángeles, Cal.

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 261, 9 de febrero de 1918.



[1] José Flores. Los Ángeles, California (1913-1918). Miembro del grupo «Armonía y Solidaridad», del Centro de Estudios Racionales y del grupo editorial de Regeneración (1915-1918).  Firmó la Protesta contra el gobierno de Argentina por la represión a los grupos libertarios del 5 de enero de 1913. Suscribió la carta en contra de Rafael Romero Palacios del 25 de febrero de 1914. Firmó el manifiesto «A los trabajadores del Mundo”, suscrito el 19 de diciembre de 1915 por un centenar de residentes de Los Ángeles, en contra de lo publicado por El Porvenir del Obrero de Mahón, España, el 14 de octubre de ese mismo año, sobre una supuesta compra de terreno por los miembros de la JOPLM. Así como el llamado «A los IWW», emitido el 10 de mayo de 1916, para rechazar lo asentado en El Rebelde, órgano del Local 602 de esa organización obrera. José Flores, junto con Enrique Flores Magón, Trinidad Villarreal, Rafael Brousse García y Teresa Brousse, se separó del grupo editor de Regeneración en febrero de 1918 «por no haber sido posible llegar a entenderse  ellos y los que quedamos al frente del Grupo, en algunos detalles de la lucha» a decir de Ricardo Flores Magón .

[2] Trinidad Villarreal. Miembro del último grupo editor de Regeneración. Entre 1907 y 1913 participó en la organización de varios grupos ligados al Partido Liberal Mexicano, como el Club Liberal “Santos Degollado” de Metcalf, Arizona (diciembre de 1907); el Grupo Regeneración de Hico, Texas (enero de 1911), y el Grupo Regeneración “Praxedis Guerrero” de Tumco, California (febrero de 1911). En febrero y marzo de 1913 firmó varias protestas y manifiestos como miembro de la Casa del Obrero Internacional de Los Ángeles, California. En mayo de este año fue fundador del Grupo Regeneración “Los Rebeldes” de Los Ángeles, California, cuyo secretario era Odilón Luna. A mediados de 1913, Trinidad Villarreal, junto con Blas Lara y William Owen, luchaba por la libertad de los hermanos Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo I. Figueroa, presos en McNeil Island. En diciembre de 1915, era uno de los cinco miembros del grupo editor de Regeneración —los otros cuatro eran: los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón y Librado Rivera y José Flores. Los cinco vivían en una comuna en los Ángeles, donde labraban cinco acres de tierra y donde, además de sus habitaciones, se localizaba la imprenta y las oficinas del periódico. En febrero de 1918, el grupo se dividió: por una lado quedaron Ricardo, María Brousse y Librado Rivera y por el otro José Flores, Rafael B. García, Enrique Flores Magón y Trinidad Villarreal.

[3] Probable referencia a Rafael Brousse García. Anarquista, residente en Los Ángeles, California. Participó en la redacción del Regeneración de 1915 a 1917. Con Enrique Flores Magón, Trinidad Villarreal y Teresa Brousse de Magón, formó el grupo Adelante en enero de 1918, tras su ruptura con Ricardo Flores Magón. En 1923 emigró a México y se vinculó a los grupos obreros y anarquistas del país.

[4] Refiérese a Teresa Brousse de Magón. Prima hermana de María Brousse, pareja de Ricardo Flores Magón. Se casó con Enrique Flores Magón, con quien procreó un hijo nacido el 17 de marzo de 1917. Escribió una semblanza de Margarita F. Magón, la madre de Ricardo y Enrique, publicada en Regeneración el 18 de marzo de 1916. Por esta época estuvo muy activa en la defensa de los presos liberales en los Estados Unidos. En febrero de 1918, junto a Enrique, Rafael B. García, José Flores y Trinidad Villareal, se separó del grupo editor de Regeneración. A decir de Nicolás T. Bernal, las intrigas de Teresa fueron factor clave en la ruptura entre los hermanos Magón.

[5] Librado Rivera (1864-1932). Originario de Aguacatillos, San Luis Potosí. Educado por el liberal espiritista y profesor Jesús Sáenz y el pastor metodista Hexiquio Forcada. Profesor normalista y periodista. Participó en el Primer Congreso Liberal de 1901, como miembro del Club Ponciano Arriaga de esa ciudad. Cuando era secretario del club, fue encarcelado junto con Juan Sarabia y Camilo Arriaga en enero de 1902. Con ellos y en la cárcel fundó El Demófilo. En agosto se trasladó a México y colaboró en El Hijo del Ahuizote. Aprehendido junto con Ricardo Flores Magón y los demás redactores el 16 de abril, salió de nueva cuenta de Belem y pasó a la clandestinidad al emigrar con sus compañeros a Estados Unidos. Siguió el periplo de aquellos por las ciudades de Laredo y San Antonio, Texas y Saint Louis. Al formarse la JOPLM, el 28 de septiembre de 1905, fue nombrado primer vocal. Un año después, el 12 septiembre de 1906 fue aprehendido junto con Aarón López Manzano a petición del empresario William Greene. Al frustrarse el intento de llevarlo clandestinamente a México, fue liberado a fines de noviembre. A mediados de 1907, se reunió con Ricardo Flores Magón y Antonio I. Villarreal en la ciudad de Los Ángeles. Fue aprehendido junto con Enrique y Ricardo Flores Magón el 23 de agosto de 1907. Sentenciado por violación de las leyes de neutralidad, permaneció en la penitenciaría de Florence, Arizona, hasta agosto de 1910. En 1911 fue nuevamente arrestado bajo la misma acusación y pasó a la cárcel de McNeil, Washington, junto con Enrique, Ricardo y Anselmo L. Figueroa. Libre en 1914, regresó a Los Ángeles y se reincorporó a la redacción de Regeneración. Permaneció a lado de Ricardo cuando el grupo se dividió en 1917 y firmó junto con él el manifiesto “a los Trabajadores del Mundo”, de marzo de 1918, por lo que fue acusado de infringir las leyes de espionaje vigentes durante la Primera Guerra Mundial. Fue enviado junto con Ricardo a la penitenciaría de Leavenworth, Kansas, a purgar una condena de 15 años. Salió libre el 6 de octubre de 1923, al conmutársele su pena por la deportación. De regreso en México, organizó el grupo “Tierra y Libertad” en su natal San Luis Potosí. Publicó Sagitario, órgano del grupo Hermanos Rojos. En 1928, desde Doña Cecilia (hoy Ciudad Madero), publicó Avante, periódico suprimido por el gobierno estatal. En 1931 publicó ¡Paso! en la ciudad de México, como órgano del grupo Ideas y Acción. Murió por atropellamiento al año siguiente.

[6] María Brousse Magón. Pareja de Ricardo Flores Magón. Los Ángeles, Santa Ana y Oakland, California (1906-1918). Oriunda de Ensenada, Baja California. Fue miembro del Partido Socialista Internacional. Al unirse a Ricardo ya tenía una hija, Lucía Norman, quien también se unió al PLM. Su hermana Teresa Brousse fue compañera de Enrique Flores Magón. Aunque nunca estuvo casada con Ricardo, firmaba como María B. Magón. Fue una elocuente oradora y, como tal, participó en muchos mítines organizados por el PLM en La Plaza de Los Ángeles (La Placita) y en otros lugares. En marzo de 1906 María B. de Talavera formaba parte del Club Liberal “Reforma, Libertad y Justicia” de Los Ángeles. Este Grupo, en el que también participaba Modesto Díaz, editaba el periódico El Mosquito. La correspondencia entre María Brousse y Ricardo se inició aproximadamente en julio de 1906. En mayo de 1907, Ricardo dio la dirección de María Brousse para recibir la correspondencia de Pío Araujo y Tomás Sarabia. A María Brousse se le menciona por primera vez en Regeneración en el artículo “La mujer acude a nuestras filas”, en el que destaca su participación en un mitin para denunciar el secuestro de Manuel Sarabia en julio 1907. “En esta ciudad, en la manifestación celebrada á principios del corriente para denunciar el plagio de Manuel Sarabia, la Señora B. de Talavera, que de antaño se ha distinguido por sus ideales levantados, pronunció un discurso que fue un himno vibrante y soberbio contra los tiranos. Su palabra elocuente y fascinadora aún repercute en nuestros oídos, aún nos conmueve, vive en nuestros recuerdos como algo que nos es grato, muy grato, como uno de esos sucesos que nos place traer á la memoria porque nos causó honda impresión, porque nos halagó, porque nos hizo gozar intensamente.” En agosto de 1907, durante el encarcelamiento de Ricardo, María Brousse, quien ya es su compañera, y su hija Lucía, paseaban frente a la cárcel para que el preso pudiera verlas desde su celda. En junio de 1908, María Brousse consiguió sacar subrepticiamente de la cárcel en que se encontraba preso Ricardo los planes para la insurrección de 1908 durante una visita que le hizo a su compañero. Un mes antes, Enrique C. Creel había solicitado al gobierno de los Estados Unidos que “María Talavera” y otros 12 liberales fueran investigados por violación a las leyes de neutralidad, acusándolos de comprar armas y preparar la insurrección de 1908. En una carta al Secretario de Relaciones Exteriores, Ignacio Mariscal, Creel le anunció que “muy probablemente aprehenderán próximamente Enrique Magón, Praxedis Guerrero, Mario [a] Talavera, Onésimo Galindo, Refugio Rentería, Gutiérrez Lara, Justo Ávalos, Benigno Vázquez, Rómulo Carmona y otros de importancia, usando acusación de Agente especial enviado por Departamento Justicia este país. Para evitar que aparezca México, tengo trabajando dos agentes pago moderado y necesitase fotografiar correspondencia Jefes recogiendo placas. Suplico autorización. Dirigí igual telegrama a Relaciones”. En esta época, María y Ricardo se enviaban recados y correspondencia ocultos en la ropa que ella sacaba de la prisión para lavarla. Esta correspondencia fue descubierta por las autoridades de la prisión y remitida al consulado mexicano y sus espías. Tras la nueva detención de Ricardo y Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa, en junio de 1911, un grupo de mujeres cercanas a los dirigentes de la JOPLM (entre las que se encuentran María Brousse y Lucía Norman) integraron un grupo para participar en la defensa de sus compañeros y signaron un texto publicado en Regeneración en el que afirmaban: “Somos mujeres proletarias que vivimos dé nuestro trabajo explotado por la maldita burguesía. Somos mujeres mexicanas que vemos en el Programa del Partido Liberal Mexicano la redención de los esclavos de México. Somos mujeres mexicanas que hemos comprendido que la mujer debe luchar al lado del hombre para romper para siempre la cadena del Capital, que á hombres y á mujeres hace desgraciados. Somos mujeres; pero estamos listas á cualquier sacrificio. Somos mujeres; pero tenemos más valor que los hombres que en estos momentos de prueba para nuestros hermanos de la Junta, esconden el cuerpo y se ocultan cuando debieran mostrarse desafiadores y altaneros reclamando, ó mejor, exigiendo, la inmediata libertad de los compañeros Ricardo y Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa. En estos momentos solemnes en que los hombres se esconden, en que los hombres olvidan á los que se sacrifican por toda una raza, levantamos nuestra voz indignada contra el atentado salvaje del gobierno y la cobardía de los miserables que, ayer alentaron á nuestros hermanos á que se sacrificasen, y hoy que están en los calabozos del presidio no salen á su defensa, ya enviando dinero para que paguen abogados ó al menos para que REGENERACIÓN, nuestro querido periódico, no muera. ¡Cobardes: haced de ‘tripas corazón’ y mostraos altaneros una vez en vuestra vida! ¿No os da vergüenza que las mujeres os demos el ejemplo? ¿Qué hacéis, miserables esclavos, que no levantáis la voz para confundir con vuestras protestas á los verdugos del pueblo? Vuestra indiferencia en estos momentos es criminal. Si no lo hacéis así, ¡malditos seáis!” El manifiesto lo firma: Rosa González, Margarita Medina, Julia Ontiveros de García, Encarnación Santibáñez, Epifanía González, Rosa Méndez, Lucía Norman, María Brousse, Concepción Urdapilleta de Hernández, María del Toro, Julia P. Neyra, Amalia Rodríguez, Catalina Rodríguez, Estefanía Montero, Catalina Ramírez, Piedad Figueroa, Felicitas Andonaegui, Brígida Salazar de Tapia, Isabel Figueroa y Matilde García.” Al parecer a este grupo de mujeres se sumaron otras como Josefa Collins, Rosa Guadalupe Arellano, Margarita Zambrano Garza, Idelfonsa Pérez, Herlinda H. Cereceres, Micaela Arguello, Paz Rendón y Manuela Sarvide, quienes firmaban, junto con algunas de las primeras otras protestas, como “!Valiente justicia!”, que denunciaba la represión al grupo anarquista cubano que publicaba la revista Tierra de La Habana. En 1915 María, su hija Lucía, Ricardo y otros 33 liberales, entre los que estaban Librado Rivera y Enrique Flores Magón fundaron una granja-comuna en Edendale, California. La comuna terminó cuando Ricardo y Librado fueron nuevamente detenidos, acusados de “difamar” a Venustiano Carranza. Según Ricardo, María fue perseguida durante muchos años por la policía y fue arrestada el 25 de septiembre de 1916, acusada absurdamente de intento de robo de un par de calcetines en una tienda de Los Ángeles. La acusación se originó porque los detectives que la seguían creyeron que portaba documentos importantes en su bolso e inventaron el asunto del robo con la intención de confiscárselos y acusarla. Los cargos fueron retirados a los pocos días. El único texto firmado por María B. Magón publicado en Regeneración fue una “Protesta” aparecida en noviembre de 1916 en el que se acusaba a Luis Cabrera, representante de Venustiano Carranza, ante la conferencia de Atlantic City -en la que el gobierno carrancista gestionaba un empréstito norteamericano- de querer entregar el país a la burguesía norteamericana, además de solicitar expresamente a las autoridades norteamericanas la represión contra los miembros del PLM. En enero de 1917, María actuó en el papel de Rosa en el estreno del drama Tierra y Libertad, escrito por Ricardo. Poco después se dio la ruptura entre los hermanos Enrique y Ricardo. María, su hija Lucía y Raúl Palma continuaban al lado de Ricardo y Librado, quienes seguían editado Regeneración hasta su desaparición en marzo de 1918. El 12 julio de 1918, María Brousse y Epigmenio Zavala fueron acusados de conspiración, por el juez de Los Ángeles, Benjamín F. Bledsoe y el 19 de agosto del mismo año se le acusó, junto con Nicholas Zenn Zogg y Raúl Palma, de violar el Acta de Espionaje por ser miembros del Comité Internacional para la Defensa de Ricardo Flores Magón y Librado Rivera, y por haber enviado por correo cartas solicitando ayuda pecuniaria y solidaridad con los presos, en las cuales incluyeron el manifiesto de la JOPLM “A los miembros del Partido, a los anarquistas de todo el mundo y a los trabajadores en general” en el que se “burlan, rechazan y se encarnizan” con la forma de gobierno, los uniformes del ejército, la marina y la bandera de los Estados Unidos. Fueron arrestados el 13 de julio y puestos en libertad bajo caución el 13 de noviembre del mismo año. Tras la muerte de Ricardo y de su hija Lucía, María Brousse residió primero en Colima, más tarde en Michoacán y finalmente en una pequeña casa de adobe en Ensenada, adquirida con apoyo del general Lázaro Cárdenas. Hasta cuando sus fuerzas se lo permitieron, continuó difundiendo textos anarquistas. Murió en la pobreza en septiembre de 1946.