Defunción

 

El 5 de este mes falleció la compañera Leobarda Olivares,[1] compañera de vida de nuestro querido camarada Margarito Olivares.[2]

Numerosísima como es la familia de nuestro compañero Margarito, este golpe no solamente ha lastimado los sentimientos de nuestro abnegado hermano, sino que lo ha sumido todavía más en la miseria. Ha tenido que hacer gastos en doctores, medicinas, tranvías y hasta para el entierro de su amable compañera.

Las condiciones en que queda la familia Olivares son fáciles de imaginar: lo que había para comprar pan, se ha gastado con motivo de la enfermedad y muerte de Leobarda.

¿Comprendéis, compañeros, la aflicción de nuestro camarada? Los chiquitines piden pan y abrigo, y el burgués dueño de la casa pide la renta; el tendero no quiere fiar más, y el lechero ha dejado de llevar las botellas de leche.

¿Dejaremos a este buen camarada solo en su infortunio?

No, hermanos, ¡a tender la mano a Margarito, que él ha sido siempre abnegado! ¡A ayudarle!

Margarito vive en 339 Hewitt St., en esta ciudad. A esa dirección pueden enviar su ayuda los que comprenden que el primer deber del rebelde debe ser la solidaridad.

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 261, 9 de febrero de 1918.



[1] Leobarda Olivares. Compañera de Margarito Olivares, miembro del Centro de Estudios Racionales de Los Ángeles. Falleció en febrero de 1918.

[2] Margarito Olivares. Los Ángeles, California (1913-1918). Participó en las actividades del Centro de Estudios Racionales. Recibió los fondos para sostener la causa de Quirino Limón, cuando este fue encarcelado en junio de 1913. Suscribió el manifiesto “A los IWW” en el que se pedía a los trabajadores de esta organización que no secunden la postura la Rama Latina de la Local 602, que acusaba a los pelemistas de ser enemigos de los wobblies. En febrero de 1918 falleció su esposa Leobarda, quedándose a cargo de varios pequeños. Ricardo Flores Magón pidió ayuda para él a través de Regeneración. Participó en la campaña de defensa de Raúl Palma.