Regeneración

 

Otra vez sale a la luz pública este amado periódico, constando sólo de dos páginas.

Sin dinero y con la presión gubernamental encima, este periódico ni puede salir con regularidad, ni puede tener dimensiones mayores para contener abundante material de propaganda.

Pedimos a todos los que reciben este periódico que procuren hacer entender a las personas con quienes tratan, que es necesario tener en pie hojas como Regeneración, tan necesarias en este momento de la historia humana.

No pedimos imposibles: si cada trabajador que lee Regeneración procurase que dos, tres o más de sus amigos o conocidos cooperasen con cualquier cantidad para el sostenimiento de la publicación, este periódico saldría con regularidad.

¿Lo haréis así, hermanos de miseria y aflicciones?

Esperamos vuestra decisión.

 

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 262, 16 de marzo de 1918.