A la acción

Compañeros: preparémonos para la acción. Nuestros hermanos de México, sostienen en estos momentos una lucha tremenda. Volemos a reforzar el movimiento.

Sin violar las leyes de neutralidad[1], podemos ir a luchar contra el despotismo como individualidades.

Alistémonos rápidamente. Podemos entrar de uno en uno a México y reunirnos allá a los grupos rebeldes. Pero hagámoslo pronto.

La antorcha de la insurrección chisporrotea; soplemos sobre ella para que se alce la llama y se produzca el incendio salvador.

Aprovechémonos de la circunstancia de que el despotismo no puede cargar sus fuerzas sobre un solo lugar porque por todas partes está comprometido.

Madero fracasó; pero el Partido Liberal continúa la lucha. Madero se hundió; pero el estandarte rojo de las reivindicaciones populares ha sido enarbolado ya por los liberales. Aumentemos las filas de los nuestros para que la Revolución tome el curso que deseamos darle los hombres de buena fe, los que no queremos puestos públicos porque nos da asco ser amos y nos repugna tenerlos.

Compañeros: no olvidéis que si desaprovechamos esta oportunidad, muy difícilmente tendremos otra.

Cuando después de los grandes movimientos de los días 20, 21, 22, 23, 24 y 25 del mes pasado os aconsejamos que estuvierais pendientes de los sucesos, parecía que la actividad revolucionaria había quedado confinada a la Sierra de Chihuahua. En posesión de mejores datos, podemos decir que el movimiento continúa y es preciso reforzarlo, es preciso impedir que muera, es preciso organizarnos rápidamente los que no lo estamos para entrar en acción.

La Junta, como ya lo hemos dicho, organiza rápidamente grupos rebeldes en territorio mexicano. Esos grupos estarán pronto en aptitud de hacer sentir su poder.

Pongamos todos manos a la obra y el incendio crecerá.

Compañeros: a la acción. Pero si por cualquier circunstancia no podéis ir a México a reuniros con vuestros hermanos, enviad dinero a la Junta para el fomento de la Revolución.

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 15, diciembre 10, 1910.



[1] Leyes de Neutralidad. El estatuto 5286 prohibía la conformación y tránsito por territorio de Estados Unidos de expediciones militares hostiles a gobiernos amigos. En el estatuto 5440 se prohibía la conspiración dentro de territorio norteamericano contra otros gobiernos. El 5282 prohibía el reclutamiento de integrantes para una expedición militar.