Saint Louis, Missouri, junio 22 de 1905

Señor Rómulo S. Carmona
Post Office Box, 480
El Paso, Texas

Estimado señor y fino amigo:
Recibí su telegrama y después su apreciable carta de 16 del corriente.       
            Hasta hoy no ha hecho nada [Joaquín] Cortázar. Sin duda está estudiando bien el asunto para no tener un fracaso. Nosotros deseamos la acusación, pues de ese modo se nos pone en aptitud de dar a conocer todavía mejor los déspotas que oprimen a la patria. He procurado indagar los pasos que ha dado Cortázar, pero no he podido descubrir su juego. Todo está rodeado de un gran misterio. Sin embargo, no es un misterio para las personas que lo conocen en esta ciudad que ha venido a acusarnos. 1
            Ojalá que lo haga, aunque nos meta en gastos de abogados y otros que son indispensables para defendernos.
            Hemos consultado con algunos abogados y nos han dicho que estamos en nuestro derecho al atacar a los bandidos. Así, pues, todo se reducirá a [Enrique] Creel mientras se resuelve el proceso, pero después, si no en primera, al menos en segunda instancia o en la Suprema Corte, se nos hará justicia.
            El ridículo en que quedarán Creel y todos los que nos acusen, será grande, porque se demostrará que tenemos el derecho de denunciarlos y atacarlos y de llamarles por los nombres que se merecen por sus crímenes.
            De un momento a otro esperamos la cárcel. Ya lo pondré a usted al corriente de lo que ocurra.
            No creo que tan fácilmente se den por vencidos Creel y sus lacayos. Algo grave han de estar concertando para impedirnos toda defensa, pero no importa, de todos modos tendrá que triunfar la verdad.
            Mucho le agradezco a usted su aviso tan oportuno. Tan pronto como lo recibimos, nos pusimos al habla con nuestros abogados, quienes han tenido que estudiar el asunto, por ser raro, pues aquí no hay negocios de esa clase.
            Estamos muy agradecidos al Bien Social por las frases que dedican al asunto. ¡Ojalá que se dignara enviarnos canje dicho apreciable colega! Nosotros ya lo tenemos en nuestra lista de canjes.
            Agradezco a usted el abono de $5.00 que se sirvió usted enviarme. Ya anoto dicha suma en su apreciable cuenta.
            Agradeciéndole todas sus atenciones, quedo su amigo que verdaderamente lo quiere

Ricardo Flores Magón