Saint Louis, Missouri, julio 22 de 1905

Señorita María Dolores Ríos
Calle 29 número 190
Chihuahua[, Chihuahua]

Muy apreciable amiga y correligionaria:
No es usted exigente para que conteste sus apreciables cartas, pero me mortifica de todos modos que no sea yo tan puntual como fuera tal vez de desearse.
            Tengo recibidas las gratas que me enumera usted en su última de 9 del corriente.
            He tomado nota de su nueva dirección y lamento que me haya equivocado. Ya está corregida la falta y pido perdón por ella.
            La acusación se ha quedado en punto y coma. Es posible que los jueces de aquí tengan una poca de más vergüenza que nuestros jueces y negociantes pues a pesar de que el representante de [Enrique] Creel aseguró a un amigo en El Paso, Texas, que tendría que matar a Regeneración a todo trance no se nos ha mortificado hasta hoy. Ya el representante de Creel está otra vez en Chihuahua, y según sabemos, en virtud del fracaso de la acusación por la vía judicial, ahora va a intentarse la acusación por la vía diplomática. 1  Ya la pondré a usted al tanto de lo que ocurra. Creemos que si nos aniquilan de todos modos ganará la causa porque se habrá exhibido el Gobierno de México y habremos comprobado que entre [Teodoro] Roosevelt y Porfirio Díaz, hay gran inteligencia, inteligencia que es peligrosa para el porvenir de nuestra infortunada Patria.
            Con mucho gusto enviaré a usted los periódicos americanos cuando se nos persiga o hablen del asunto. Estamos seguros, y así se nos ha dicho que la prensa de este país levantará la voz, la voz protestando cuando nos persigan nuestros enemigos.
            Muy interesantes relaciones me hace usted en sus apreciables cartas y tomo nota de ellas para cuando se llegue una oportunidad de darlas a conocer al público.
            Sabe usted mi querida amiga que soy su afectísimo atento y seguro servidor

Ricardo Flores Magón