[Saint Louis, Missouri], febrero 17 de 1906

Señor don Crescencio Villarreal Márquez
Del Río, Texas

Mi querido amigo y compañero:
Con gusto como siempre contesto su apreciable carta de 5 del corriente en la que se sirve decirme que le escribió [Fernando] Iglesias Calderón. Es amigo nuestro el señor Calderón, pero no lo consideramos como batallador. Es un hombre de ideas independientes, caballeroso, digno, pero que no tiene los arranques que nosotros tenemos, ustedes y nosotros. Es bueno que no sigan consultando a esas personas sobre el asunto que tenemos entre manos. Podría suceder que alguno nos descubriese. De Iglesias Calderón, estoy seguro que no externará lo que usted le haya consultado, pero nada puedo asegurar de los demás. Es bueno andarse con tiento. Por lo que veo, ustedes consideran que en México todos los liberales opinan como nosotros. Nada de eso hay. Los más como Iglesias Calderón, lo esperan todo de la evolución. Por lo demás no sé cómo pueda haber evolución cuando hay retroceso.
            Respecto de [Adolfo] Duclós Salinas, voy a hablarle a usted con entera franqueza. No es liberal, ni es nada. Es negociante. Cuando estuvimos presos, pudimos comprobar que Duclós no es liberal. Algunos compañeros fueron a verlo para que agitara la prensa de los Estados Unidos, y nada hizo. Después, a uno de los compañeros, le dijo que él era científico. A otro de los compañeros ha dicho últimamente que ya que los estúpidos oposicionistas quieren trabajos oposicionistas, él hacía el libro Héroe y caudillo1 oposicionista para dar gusto a nuestro correligionario, que como ve usted son tratados de estúpidos.
            Duclós sabía que [Manuel] Esperón [y de la Flor] venía a acusarnos. Habló muchas veces con él, según hemos sabido ahora, y nada nos comunicó para que estuviéramos en guardia. Es hasta ingrato, porque gracias a una recomendación que le di para los periódicos liberales æde la repúblicaæ le han publicado el anuncio de su libro. Ahora ya no le publicamos nada por haberse portado mal. A otro compañero le ha dicho que no hay ideales, ni altruismo, ni nada. Que todo es negocio, y que así como él va a hacer negocio con un libro oposicionista, nosotros estamos haciendo negocio con la Junta Organizadora. Agregó que el negocio de la Junta no nos dará resultado.
            Con lo que le digo de Duclós, y si supiera usted que ha escrito libros entonando cantos al dictador y ha sido por muchos años gobiernista, comprenderá usted si es digno de confianza Duclós Salinas.
            Así, pues, ni siquiera den a sospechar con él que entre ustedes y nosotros hay un asunto de trascendencia. Sería capaz de vendernos. Es tan ruin, que a Antonio Villarreal nuestro compañero, le escribió un recado en que muestra gran satisfacción por que su suegro está gravemente enfermo y él puede heredar algunas monedas.
            Ándense ustedes con mucho tiento. No inviten a todos los que les escriban, porque echaremos a perder el asunto que tenemos en preparación. Ya usted sabe que asunto es ése.
            Pasemos a la cuestión del Programa. En el número del primero de marzo lanzamos la convocatoria para pedir opiniones para arreglar el Programa. 2 Creemos que ese paso que damos es esencialmente democrático. No queremos imponer nuestra voluntad. Queremos que todos expongan sus opiniones, y nosotros haremos el Programa arreglado a las opiniones que recibamos. Naturalmente tendremos en cuenta las observaciones de ustedes como ya le dije, sus ideas, son las nuestras y las verá usted en el proyecto de Programa que lanzaremos cuando hayamos recibido contestaciones a la convocatoria.
            Muy buena es la idea del folletito. Eso queremos hacer. De ese modo es más fácil hacerlo circular sin que se maltrate tanto.
            No deje de enviarnos 1810. Hace mucho que no lo recibimos. Desde el primer número que salió en Del Río [, Texas] ya no lo hemos vuelto a recibir.
            Reciba saludos de todos, y un abrazo de su amigo y compañero que lo quiere

Ricardo Flores Magón

1 Adolfo Duclós Salinas, Héroe y caudillo, Saint Louis, Mo., E. U. A., s.p.i., 1905.

2 La convocatoria para elaborar el Programa del Partido Liberal Mexicano, apareció bajo el título de "El Programa del Partido Liberal", en el núm. 3 de Regeneración, del 1o. de marzo de 1906.