[Montreal, Canadá], 31 [de] mayo de 1906

Señor don Gabriel A. Rubio
Cananea, Sonora

Estimado correligionario:
Contesto su apreciable fecha 15 del corriente.
            Paso por alto los puntos a que ya hice referencia en una carta que hace poco le dirigí.
            En esa carta le dije que le adjuntaba el oficio del administrador de la aduana de Naco; pero se me pasó hacerlo, y por tanto va dicho oficio adjunto con la presente.
            Ya tomo nota acerca de las corrupciones de la llamada alta sociedad de Cananea, de los abusos de los yankees y del incendio de los pequeños comercios mexicanos.
            Procuraré hablar de estos asuntos en el número 10 de Regeneración, si lo permite el espacio de que se pueda disponer. 1
            Sin más por ahora, quedo suyo afectísimo amigo y correligionario

Ricardo Flores Magón

1 Refiérese al artículo "Los disturbios de Cananea. Porfirio Díaz es el culpable”; en Regeneración,  núm. 10, del 15 de junio de 1906.