[s.l,] febrero 20 de 1907

[Manuel Sarabia]
[s.l.]

Hoy recibí su apreciable sin fecha pero marcada con el número 2. Ya mando otra vez mis cartas por Los Ángeles.  
            ¿Recibió usted una carta en que le decía enviaba yo $20.00 a Trini? Antier le volví a anunciar a usted envío de dinero para Trini $40.00. Le ruego me diga si recibo esas cartas porque estoy temiendo que la primera se haya extraviado en vista de que no alude usted a ella. Es cierto recibo con retardo su correspondencia y ahora va usted a recibir la mía también con retardo por la vuelta que tiene que dar. No recibí su carta en que me adjuntaba cartas de la familia de César [E. Canales], pero ya la reclamo. La carta de Verea [Antonio I. Villarreal] la recibí, así como la de Trinidad García. Con su carta de hoy recibí una de Arcuijo [Antonio de P. Araujo]. Puede usted enviar telegrama a la dirección última que le di, pero solamente cuando sea absolutamente necesario. Mande el telegrama a don Pilar [A. Robledo] pues ya le digo que será para mí. Usted fírmese A. García en los telegramas. Diga usted a Trini que no me escriba con la dirección de R. Escárcega, sino que me escriba por conducto de usted. Por casualidad recibí una carta de Trini que me envió con esa dirección. ¡Cuánto siento que esté usted sin trabajo precisamente cuando pensaba marchar! Ojalá que pronto comiencen a enviar fondos los delegados, pues entonces ya no habrá necesidad de que trabaje usted en asuntos ajenos a la lucha, sino que todo su tiempo lo dedicará a la lucha ya sea que marche usted a donde está Verea o se reúna conmigo o se resuelva cualquiera otra cosa. He contestado punto por punto y le ruego a usted que también me conteste así. Con tanta dirección como usa Arcuijo, vamos a perder mucha correspondencia. Dígale que procure facilitar eso para no tener que lamentar extravíos. La carta en que mandé la remesa de $20.00 para Trini fue de 2 de febrero. La carta en que mandé la remesa de $40.00 también para Trini, fue de 18 de este mes. Dígame si los recibió, pues como tanto usted como Trini me dijeron de la enfermedad de Conchita [Arredondo], estoy intranquilo por no saber si llegaron bien esas cantidades. Por las cartas de Arcuijo se ve que hay gente con ánimo para luchar, pero es bueno que el anterior fracaso nos sirva siquiera de lección. Soy de opinión que no debemos festinar el movimiento. Primeramente hay que notificar a los correligionarios de la república las instrucciones que usted conoce, para que alisten, para que los que estén dispuestos a luchar se comprometan formalmente a levantarse en armas, y cuando ya haya un buen número de comprometidos, entonces se iniciará el movimiento en todos los puntos a la vez. Por las cartas de Arcuijo que le ha escrito a usted veo que toma gran empeño en la toma de Matamoros[, Tamaulipas] y descuida, o al menos no le da gran importancia, al resto del país. Ruego a usted que medite con calma en esta cuestión. Este va a ser el segundo empuje y si se nos pueden perdonar las imprecisiones que tuvimos en el primero por no ser prácticos en asuntos revolucionarios, esta vez no nos perdonará nadie. Hagamos por lo mismo una revolución bien hecha. Elementos materiales para hacerla no los tenemos por lo que respecta a dinero, pero contamos con la voluntad de todos los que han permanecido fieles a la causa; contamos con todos los agraviados en los últimos acontecimientos desde el 1º de junio de 1906 hasta las hecatombes de Orizaba; contamos, pues, con un gran apoyo moral, ¡aprovechésmolo! Creo que Foca [Aarón López Manzano] y Arcuijo marchan a México, como se le manifesté en mi carta de ayer. Ya termino ésta. ¿Cuándo podremos decir ya la obra está comenzada? Cada día que se pasa sin recibir noticias de Luis [Enrique Flores Magón] me deja una impresión desesperante. Adiós, reciba un fuerte abrazo de su hermano.

R. M. Caule [Ricardo Flores Magón]

            ¿Cree usted que lo vigilen? Cambie usted de nombre y de residencia procurando que nadie lo siga hasta donde se mude. Es lo más probable que se nos ha de vigilar mucho.
Vale