[s.l.,] marzo 6 de 1907

[Aarón López Manzano]
[s.l.]

Querido Aarón:
Me escribió el correligionario [Francisco J.]Flores de Dow, Indian Territory[, Indiana], y me envió dos ejemplares de una impresión que mandó usted hacer. Yo creo que quien las mandó hacer fue nuestro Arcuijo [Antonio de Pío Araujo] porque veo en la credencial algo del estilo de él. Dicha credencial está buena en general, pero el final no. Todavía no decidimos si hemos de sentar cuartel general en la primera plaza que se tome y sobre todo asegurar eso es muy aventurado. Puede suceder que la primera plaza que se tome por las fuerzas liberales quede muy retirada, en esos casos es materialmente imposible que la Junta siente su cuartel general en dicha plaza. Es mejor quitar de la redacción de la credencial eso, basta con que se diga que recibirá el de la credencial, órdenes de su superior y de la Junta, así lisa y llanamente. No hemos decidido si nos constituiremos en territorio mexicano al declararse la revolución. La experiencia del anterior fracaso me hace pensar que sería muy aventurado que la Junta volviera a exponerse a una traición. Creo que debemos entrar a territorio mexicano cuando ya haya una buena región conquistada por las fuerzas liberales. Y todavía así una traición es posible, pero será más difícil. En fin, todavía no decidimos eso que por lo demás en nada afecta a la organización revolucionaria que les hemos encomendado a ustedes. Que se organice el partido militarmente y ya después veremos cómo se arregla lo de la Junta, si debe estar en territorio mexicano o en territorio extranjero. Esto último me parece mejor mientras se domina una buena región, como dije antes. Hay que evitar a todo trance que la Junta sea destruida. La primera vez nos expusimos y estamos palpando las consecuencias: el atraso de la revolución y la prisión de nuestro Juanito [Sarabia], con éste último perdió el partido uno de sus mejores directores. Así pues, es bueno que al extender las credenciales tachen la parte relativa a la constitución de la Junta en territorio mexicano. Eso del movimiento reaccionario no está bueno. Nos pueden decir que somos conservadores. A ver cómo quitan eso, hubiera sido mejor movimiento libertario pues expresa mejor nuestro ideal radical progresista. Lo demás de la redacción, está bien. Me felicito de que haya tenido oportunidad de ver esas credenciales, pues hubiera sido un tanto triste para los que esperasen que la Junta iba a constituirse desde luego, en territorio mexicano, que eso no se verificase. El Progreso 1 podía llevar una vida mejor. Yo creo lo que hace falta es administración y más empeño en la redacción. En cuanto a redacción, Resurrección ha estado mejor. Eso se debe a que nuestro Arcuijo no puede atender a tanto; voy a ver si me doy maña para escribir aunque sea un artículo semanario para El Progreso. Urge que marchen ustedes a México, se está pasando el tiempo. Estamos a 6 de marzo, los correligionarios se desanimarán si ven que nada se hace. Tome nota de lo siguiente: Alejandro Bravo figuró entre los compañeros que se llevaron a Ulúa. En las listas figura en Uruapan, Michoacán. No deje, querido Aarón, de fijarse en todos los datos que en las cartas que a usted y a Arcuijo escribí sobre correligionarios. Me parece que les dí la nota de que el correligionario Amado Rodríguez E., que figura en la lista de Xochitlán, Tecamachalco, Puebla, es delegado especial. Tuvo una persecución y salió violentamente sin haber podido organizar a los correligionarios del estado de Puebla. Actualmente está en el estado de Guerrero, organizando grupos revolucionarios como delegado especial. Se los aviso para que no manden delegado especial a Guerrero. Si puede alguno de ustedes ver al correligionario Rodríguez, será bueno. Él me acaba de dar esta dirección: G. Cortés, Huamuxtitlán, Guerrero. A él le envío credenciales y despachos firmados por mí, pues así los pide, aunque en las instrucciones se dice que la Junta reconocerá los nombramientos de jefes, etcétera. Parece que tenía algo más que decirle, pero en estos momentos no recuerdo. Ya le escribiré nuevamente si es de importancia lo que se me ha olvidado. Nuevamente les encarezco que procuren activar la organización en México. El tiempo vuela. Esta es la mejor estación del año para una revolución y la estamos desperdiciando.  
            En fin, ya me despido, espero que me enviarán pronto buenas noticias. Reciba un fuerte abrazo de su amigo y correligionario que bien lo quiere

Ricardo Flores Magón

Nada sé de nuestro pobre Enrique [Flores Magón]. Estoy desesperado a ese respecto. Se me olvidaba algo bien importante. Es preciso que los delegados que nombran ustedes sean personas de algún talento para que sepan explicarse ante los correligionarios. El correligionario Venancio Aguilar que anda por Zacatecas ha demostrado que no sirve para delegado. Él es valiente y honorable y excelente correligionario, pero para delegado se necesita gente de regular instrucción que pueda causar buena impresión ante los demás correligionarios, a Venancio no le han hecho caso. Es que no se ha sabido presentar y le desconfían. Tengan en cuenta queridos amigos que todos desconfían. Hay, pues, que designar como delegados especiales a personas entendidas, según se los remarqué en alguna de mis cartas, de otro modo no aventajaremos nada y sí desmoralizaremos a la gente.
                                     Vale

1 El Progreso, Semanario Independiente, (1906?-1908), San Antonio, Texas, E. U. A. Ed.: Ramón Torres Delgado. De abril a junio de 1907 fungió como vocero de la JOPLM.