[s.l.,] abril 18 de 1907

Señor don Marcelino A. Ibarra
San Antonio, Texas.

Estimado amigo y correligionario:
Me refiero a su grata de 6 del corriente por la que veo la impaciencia que invade a los correligionarios de Creedmore[, Texas]. Hay que tener paciencia. Si para levantarnos cuanto antes nos lanzáramos sin reflexionar a los azares de la guerra, el fracaso sería inevitable. Así pues recomiende usted paciencia a los correligionarios de Creedmore[, Texas]. No otra cosa quisiéramos que entrar en campaña desde luego, pero hay que arreglar bien el movimiento para tener seguridades de éxito. No hay que desanimarse, y adelante. Ya escribí al correligionario Valdéz de Maxwell[, Texas]. Usted debe tener copia de las instrucciones de la Junta. Sírvase proveer de una copia al correligionario [Francisco] Gandar y según vaya obteniendo el compromiso de las personas con quienes trate de entrar en la próxima lucha, que se lo avise a usted para que a su vez se sirva transmitirnos las noticias del caso. Desde un principio supe la suerte que había corrido el compañero [Venancio] Aguilar, la vigilancia es excesiva y hay que andar con muchas precauciones. A usted no le pueden hacer nada porque está en territorio americano y no hay acusación pendiente para usted. Sin embargo, es bueno que los correligionarios que están en México y estén en correspondencia con usted no le escriban a su nombre sino con otra dirección. No desmaye usted. Hay que tener paciencia, y sangre fría. Lo que si podemos asegurar es que no se pasará este año sin que demos el golpe. De lo que se trata es de darlo seguro. Sabe lo aprecia sinceramente su amigo y correligionario

Ricardo Flores Magón