El Paso, Texas mayo 8 de 1907

Señor don Eulalio Treviño
San Antonio, Texas

Muy estimado amigo y correligionario:
Me entera su grata de 27 del pasado que estuvo con usted el señor Felipe Martínez. Ya debe usted tener mi anterior en la cual le envié documentos y le indiqué la conveniencia de una entrevista con dicho correligionario. Con el documento de delegado que tiene usted puede arreglar el asunto, usted tiene buen criterio y no necesita más instrucciones para el caso. Todo lo que comprometa usted que es beneficioso para la próxima lucha, arréglelo.
            Indudablemente que hay seguridad de un movimiento general. De eso debe tener dicho correligionario la más absoluta confianza, pues queremos que a un mismo tiempo se levanten todos los que difinitivamente se van comprometiendo a hacerlo. El movimiento es serio, no es un juguete. Toda la cuestión está ahora en ir armando los diferentes grupos que ya están organizados para eso se necesita que hombres como el señor Martínez levanten fuertes subscripciones entre gente pudiente. Por lo demás, el dinero que faciliten les será estrictamente pagado.
            Espero el resultado de su conferencia con don Patricio Guerra. Supongo que lo comprometerá usted a que entre de lleno a la revolución y consiga fondos para armas.
            No se desanime usted y trabaje con empeño. Ya están formados los grupos a través de toda la república, pero no todos tienen suficientes armas. Para armas pues, se necesita el dinero. Tan pronto como haya armas, estallará la revolución, pues los trabajos de la Junta en la organización están casi terminados. Con gusto escribiré algo para que se publique con la defensa de Juan [Sarabia], pero no conozco la defensa. 1 Mándeme cuanto antes una copia.
            Espero que me escriba con frecuencia. Mis contestaciones tardarán unos días más de lo necesario, porque usted comprenderá que tienen que dar sus cartas algún rodeo para que lleguen a su destino. Pero usted escriba tanto como le sea posible. El tiempo se echa encima y hay que apresurarse.
            Espero sus letras, sabe lo aprecia su amigo y correligionario

Ricardo Flores Magón

P.S. A ver si hace usted comprender a los correligionarios y simpatizadores que es preciso que me envíen fondos. No hemos podido publicar un Manifiesto necesarísimo antes de que comience la campaña porque no tenemos fondos para la impresión.
Vale
            Yo no tengo a la mano el retrato de Juan. Cuando el miserable [William C.] Greene, el asesino del pueblo en Cananea, nos embargó la imprenta, se llevó muchos objetos y entre tantos se encontraba un retrato de Juan. 2 Ya escribí a un correligionario de esa ciudad para que le facilite a usted algún retrato. A ver si se consigue.