El Paso, [Texas,] mayo 13 de 1907

Señor Ricardo Flores Magón
donde se halle

Estimado amigo:
Dirijo a usted la presente con el objeto de manifestar a usted que estoy en este punto en donde he venido a dar porque vengo huyendo de los bandidos de México, que me persiguen con bastante empeño desde el año pasado. Después de esto tuve la honra de haber conocido a nuestro delegado especial Antonio de Pío Araujo, el cual me nombró delegado especial para recorrer algunos puntos del estado de Coahuila, lo cual hice en el acto y fui bastante perseguido en Ciudad Porfirio Díaz, Villa de Fuente, San Felipe, El Florido, Allende, Rosales, Gigedo, Nava, Sabinas, Esperanzas, Paredón, Monclova, Nadadores, Ocampo, Baján, Taral, hacienda Amargos y en Múzquiz; fui denunciado por el correligionario José R. Torres y tuve que salir a pie para poderme libertar de los tiranos; encontrándome ya sin recursos, emprendí la marcha para Torreón, punto de mi residencia, y donde estaban mis amigos y correligionarios; habiendo llegado a Torreón el día 30 del próximo pasado, me encontré con la noticia que los hermanos José María y Feliciano Orozco estaban presos y los señores Prisciliano Silva, Eugenio Alzalde y demás se habían escapado, a mí me buscaban con bastante interés, trayendo todas las señas mías e ignorando yo aquello, llegué a Torreón pero tuve oportuno aviso y viéndome rodeado de mis enemigos traté de escaparme y lancé al fuego las listas que traía para que no se comprometieran los demás correligionarios que quedan en el estado de Coahuila, porque unos están presos y otros andan huyendo y los pocos que encontré se mostraron bastante indolentes, que no me prestaron su ayuda en nada, y los que tenían manera de hacerlo, como Atilano Barrera, de Allende, me ayudó con una cosa muy poca; pues bien, siendo esto con bastante sacrificio, salí de Torreón con rumbo a Chihuahua, a donde llegué y tuve que emprender la marcha por tierra, a pie, hasta el cambio de Creel, de allí monté en un tren de carga escondido y llegué a El Paso[,Texas] el día 11 del presente, después de 5 días de camino de Chihuahua a El Paso en donde me encuentro sin correligionarios que me ayuden, sin recursos y sin trabajo de ninguna clase. Pero no obstante esto, estoy dispuesto a emprender la marcha en los trabajos tan luego como ustedes me lo ordenen y me ayuden, todos los demás documentos están en Torreón muy seguros.   
            En espera de sus gratas letras queda de usted su afectuosísimo y seguro servidor, correligionario y amigo

José María G. Ramírez
            Ustedes deberán comprender en la situación que estaré al escribir a ustedes con lápiz porque no hay más.