El Paso, Texas, mayo 17 de 1907

Señor don Ignacio J. Mendiola
San Antonio, Texas

Muy querido y fino amigo:
Las precauciones que tomamos para que nuestra correspondencia no sea violada, retardan un poco el despacho de la misma, pero al menos hay la seguridad de que no sean sorprendidos nuestros planes por los espías del dictador. Hoy me refiero a su muy grata de 30 del pasado, con la que recibí las cartas de varios correligionarios de la ciudad que me cita. Adjunto cartas para los correligionarios señores [M. A.] Saldaña, [Loreto] Martínez y [Manuel Leal] Escamilla.  
            La junta ha decidido que los correligionarios de Bronwsville[, Texas], nombren entre sí sus jefes y se organicen militarmente conforme a las instrucciones de las cuales considero que tiene usted alguna copia. Esto lo hacemos así porque nadie mejor que los correligionarios de cada lugar pueden conocer bien a las personas que sean más capaces para el asunto. Así pues, que nombren sus jefes, que designen sus oficiales y que, en suma, se organicen militarmente. La Junta reconocerá los nombramientos hechos por ellos. Espero noticia sobre el resultado de su entrevista con el señor Saldaña.  
            Es muy conveniente activar la organización de los grupos que han de atacar, los que van obrar y en qué lugares; así como los elementos con que cada grupo cuente en hombres y equipo. Ruego a usted por lo mismo, me diga qué grupos hay, cuántos hombres cuenta cada grupo y qué lugares van a atacar, así como si ya están listos para que cuando se señale el principio de la campaña, no haya confusiones.  
            Espero, queridos amigos, sus letras sobre este particular. Por carta que fue dirigida a usted por el correligionario Pedro Miranda, veo que casi no hay armamento en Brownsville. ¿Sabe usted el paradero de las armas que había ahí almacenadas? Espero sus nuevas letras.  
            Sabe que bien lo aprecia su amigo y correligionario
Ricardo Flores Magón
P.S. Se me pasaba algo importante. Dice el correligionario señor Escamilla que habló con el señor [G.] Hinojosa, que está listo para cuando se señale. ¿Tienen ustedes en cuenta la cooperación del mencionado señor Hinojosa?  
            Ruégole que no deje de escribirme con frecuencia. Ya poco falta para el movimiento y es necesario que sepamos con qué grupos ha que contar para las operaciones en el norte de Tamaulipas.  
            Felicito a usted por su inquebrantable entusiasmo. Siga usted así, querido amigo, no desmaye.  
            Lo quiere sinceramente su amigo y correligionario         

                          
Ricardo Flores Magón