El Paso, Texas, mayo 17 de 1907

Señor M. A. Saldaña
Brownsville, Texas

Estimado correligionario:
He tenido la oportunidad de informarme de la carta de usted de abril 8, dirigida al apreciable correligionario señor [Ignacio J.] Mendiola. Ante todo felicito a usted por sus buenas iniciativas para organizar mejor el movimiento por esos rumbos.   
            La idea de usted de dar nombramiento a las personas que marca en su lista es buena, pero queriendo la Junta que se observen en todo cuanto sea posible las instrucciones expedidas por la misma para organizar el movimiento revolucionario, es bueno que entre ustedes se haga la elección de jefes y la designación de los grados inferiores. La Junta reconocerá los nombramientos como lo expresa en las instrucciones citadas. En todo caso, nos parece conveniente que tomen primeramente el consentimiento de las personas que designen como jefes y oficiales, con el fin de que no se muestren sorprendidas algunas personas al recibir un nombramiento para un cargo que tal vez no acepten.  
            Muy bueno sería que en efecto pudieran organizarse en ese condado unos quinientos hombres. Tal fuerza sería respetable y hay que empeñarse porque lo consiga.  
            Dice usted que todas las personas de la lista tienen dinero. Eso es lo que se necesita para armar bien a los distintos grupos que están resueltos al combate, y por lo mismo ruégole se interese en conseguirlo. Las personas que pongan a disposición de la Junta dinero, armas, caballos y otros elementos necesarios para la lucha, deben tener la seguridad de que serán debidamente indemnizadas al triunfar el movimiento para lo cual se les extenderán recibos en los que consten las cantidades de dinero, armas, caballos y demás elementos con que contribuyan. Deseamos saber el resultado de la entrevista de usted con el correligionario señor Mendiola, pues consideramos que deben haber resuelto mucho favorable para la causa.  
            Si puede usted hablar con los señores Telésforo Peña, Antonio Estrada, Alberto González, Daniel Buitureita, será muy bueno que los comprometa para el próximo movimiento.
            Inútil me parece decir a usted, puesto que es entusiasta, patriota y está deseoso de que la causa tenga pronto triunfo, que es necesario apresurar la organización para que cuanto antes queden listos los grupos que han de obrar en la frontera de Tamaulipas. Espero que se servirá usted escribirme por conducto del señor Mendiola, agradeciéndole de antemano esa deferencia.  
            No hay que desmayar. Por el contrario, hay que redoblar los esfuerzos, para que cuanto antes podamos presentar nuestras fuerzas a la dictadura y entablar el duelo tremendo que ha de darnos la libertad.  
            La Junta aprecia en todo lo que valen los buenos servicios de usted y espera que como hasta aquí, seguirá prestándolos con toda la buena voluntad de un mexicano que odia el despotismo.  
            Soy de usted afectísimo atento amigo y correligionario

Ricardo Flores Magón