[San Antonio, Texas], mayo 18 de 1907

Señor Ricardo Flores Magón
[s.l.]

Estimado correligionario y amigo:
Obra en mi poder su atenta 15 del actual. Ya envío al correligionario [Aniceto] Moreno la carta adjunta. Señor Magón, yo no he dicho que algún correligionario se haya portado mal, únicamente y en cumplimiento de mi deber, no he hecho más que exponer ante usted lo que últimamente ha pasado entre los compañeros, para que usted juzgue según convenga. Creo que es preciso que usted sepa y se entere de lo que pasa y únicamente por ello lo hago, que yo, en lo particular no tengo pasiones personales para con ninguno de los compañeros. Mi intención es no perjudicar a nadie y si trabajar con empeño y celo sólo por la causa que perseguimos. Me permito exponer a usted un nuevo acontecimiento. Antier, día 16, se presentó a las oficinas de El Progreso, el señor Eulalio Treviño, pidiendo, un poco agitado y nervioso, el que se le publicara un artículo en contra de [Juan José] Arredondo, nosotros no lo creímos conveniente y no fue aceptado, observando a usted que como los periódicos no decían nada y sólo se tenía la noticia por carta que el correligionario [Tomás] D. Espinosa, de ésta recibio de Dimas Domínguez de Del Río, en que le decía así: "A don Juan José le llevaron por su voluntad Rafael Flores, comandante de policía y Albino Orozco, de Piedras Negras, Coahuila. No sabemos a donde ni a qué, pero sí casi estamos seguros que se vendió." Firma Dimas Domínguez. Creemos sensato exponer primero el hecho a usted y después ver si es prudente o no publicar algo en ese sentido. Esperamos la opinión de usted y en caso de publicar algo, creo que no convendría de manos del señor Treviño. Parece que el señor Treviño, quiere hacerse jefe del movimiento de Jiménez[, Coahuila], es decir llevar el puesto de Arredondo y Espinosa, no lo cree conveniente, dice que tiene buena gente conocedora y valiente que puede asumir dicho puesto. Envié a usted artículo de la prensa de ésta, sobre el asunto de Arredondo. Presiento que va a haber muchas aprehensiones con la rendición de Arredondo. 1 Es seguro que se extravió la carta que mandé por la dirección de Pilar Robledo de Los Ángeles[, California]. La mandé a principios del pasado abril, adjuntaba varias cartas que no recuerdo de quienes eran.
            Recibí bastante material. Gracias. Por haber dado cabida a un extenso artículo de Marcelino [A. Ibarra], 5 de Mayo de 62 y un remitido, de usted no salió todo lo que usted nos mandó; pero ya acordamos en que en adelante ponga todo lo que usted nos mande, por ser más interesante y de actualidad. Como ya antes indiqué a usted le enviamos ejemplares a la prensa de México, El Imparcial, El País y El Diario.
            Sin más quedo a las órdenes de usted atento amigo y seguro servidor

Tomás Sarabia Labrada

1 Vid., supra, n. 112.