[Los Ángeles, California,] junio 12 de 1907

Señor don Tomás Sarabia
[San Antonio, Texas]

Querido Tomás:
Ayer le envié material que hicimos para El Progreso. Entre ese material va un artículo que se titula: "¡Trabajadores: Rebelaos!" Ese artículo es bueno que sea leído por obreros, y por tal motivo envíe usted un ejemplar del número en que se publique a cada una de las siguientes personas; pero no, mejor le mando adjunta la lista de las que al menos harán circular el periódico entre los obreros. No escriba usted a esos señores. Solamente envíeles el periódico. Si quieren seguirles enviando el periódico después, pueden hacerlo, porque como digo, aunque no lo pagarán, servirá para que los obreros vieran lo que se está escribiendo acerca de la revolución.  
            Tengo a la vista, sus gratas de 3 1 y 4 del corriente, no vienen numeradas, por lo que veo que nuevamente se distrajo usted. Todas las cartas que haya usted recibido de Arcuijo [Antonio de P. Araujo] mías o de algunas otras personas, y que sean concernientes a la revolución, entiérrelas. No esta carta. En el juzgado donde se está siguiendo el proceso a Foca [Aarón López Manzano] hay muchas cartas de usted que fueron recogidas por los esbirros, tal vez él ha de haber olido [algo], nuestro amigo, cuando le manda avisar eso. Repito que ponga usted a salvo los papeles que tenga. No escriba cartas a nadie de México, porque sus cartas están siendo violadas. Debe usted tener cerca el espía que sabe cuándo escribe usted y a quiénes, porque por las cartas que ha estado usted escríbiendo se han verificado las aprehensiones. Su clave no sirve, porque ya la conoce el gobierno. Por eso le aconsejo que es preferible que se abstenga usted de escribir a México y a los que les escriba de esta nación, no les dé detalles de ninguna clase. Esa profusión de detalles ha perjudicado notablemente nuestros planes. Hay que tener cuidado en lo futuro, sabiendo que la correspondiencia no es segura.  
            Sabe lo aprecia su amigo y correligionario

                                Ricardo Flores Magón

P.S. Será bueno que ya no le escriba usted a Charalito [Juan Sarabia]. Pudiera suceder que lo incomunicaran si le sorprendieran alguna carta. Está la cosa muy delicada y pueden ocasionar un grave trastorno cartas que se encuentre el gobierno, dirijidas a él. Al menos no le escriba con mucha frecuencia. Ya usted ve que dice que no contesta a todos porque lo pueden arruinar. 

                                    Vale