El Paso, Texas, junio 16 de 1907

Señor don Eugenio Alzalde
Box 130
Del Río, Texas

Muy estimado y valeroso correligionario:
Me refiero a su grata de 30 del pasado en la que se sirve darme noticia de su providencial escapatoria, por lo que lo felicito a usted sinceramente, lamentando que correligionarios tan queridos como el señor Feliciano Orozco, 1 hayan tenido la desgracia de no poder eludir el golpe del traidor que la tiranía les asestó. Pero no debemos entregarnos a la pena. Hay muchas víctimas en las cárceles y tenemos que vengarlas, cueste lo que cueste.  
            Me place ver que sus energías se conservan intactas y que como siempre está dispuesto a luchar. Con mucho gusto le avisaré a usted con anticipación la fecha del levantamiento, para que con las precauciones necesarias marche usted a poner de acuerdo a los correligionarios de donde me habla, a fin de que no dejen solos a los que por otras partes se levanten, sino que todos al mismo, y con el mismo brío, lancen el guante al despotismo.  
            Tan pronto como conozca usted la dirección de nuestro compañero [Prisciliano G.] Silva, sírvase comunicármela para que nos pongamos nuevamente en comunicación.  
            Me habla usted de lo que ha podido observar por esos lugares respecto de la conducta misteriosa de ciertos correligionarios que parece están en comunicación con el gobierno de México. Tal vez dichos correligionarios no estén en comunicación con el gobierno pues siempre se habían portado con honradez y se me hace difícil creer que puedan defeccionar. Sin embargo, no tengan ustedes cuidado, pues siendo secretos los trabajos de la organización revolucionaria, sería muy difícil que lograsen sorprender los espías del gobierno, los hilos de la conjuración.  
            Respecto del estimado correligionario Néstor López, esté usted tranquilo, lo estimamos bien y le tenemos la suficiente confianza para que pudiéramos ofenderlo de algún modo. Quizás correligionarios demasiado celosos por el bien de la causa y que, dada la situación en que nos ha colocado a los liberales la traición porfirista, rodeados siempre de espías y de traidores, desconfíen de él, como desconfían hasta de su propia sombra muchas personas en estos momentos de persecuciones; pero nosotros que hemos podido apreciar la constancia y el desinterés y el entusiasmo con que trabaja el correligionario Néstor, lo apreciamos bien, siendo la mejor prueba de ello, que le hemos confiado comisiones de importancia y bastante delicadas. No hay que dar oídos a las suposiciones y marchemos tranquilos a cumplir con nuestro deber. Si no nos tenemos mutuamente confianza, nunca podremos alcanzar la victoria, porque viviremos desunidos, débiles, y nos encontraremos sin defensa ante un enemigo fuerte, disciplinado y rico.  
            Afiancemos cada día más nuestra unión como hermanos de ideales y deje a un lado cualquier otro asunto que sólo servirá para crear divisiones sembrando la desconfianza.  
            La organización revolucionaria no corre ningún peligro, pues está basada en el secreto. Así pues, no hay temor de que las personas que usted me dice pudieran perjudicar dicha organización.
            Una vez más lo felicito por su entusiasmo, le aseguro que
estimamos bien al correligionario señor López. No deje de escribirme.
            Sabe lo aprecia su amigo y correligionario
                       

Ricardo Flores Magón

1 Feliciano Orozco, junto con su hermano José María, fue arrestado en Torreón, Coah. el 30 de abril de 1906, ambos fueron enviados a la cárcel de Belen, ciudad de México. Salieron libres en 1909.