El Paso, Texas, junio 17 de 1907

Señor don Felipe Martínez
[Matehuala, San Luis Potosí]

Estimado correligionario:
Oportunamente fue en mi poder su grata de 9 del corriente y una explicación hecha por los delegados [Eulalio] Treviño y [Aurelio N.] Flores del plan de campaña trazado por usted.  
            Quizás fuera mejor que comprase usted el armamento en los Estados Unidos, porque lo obtendría, indudablemente, mucho más pronto que si lo encargase a la América Central o a la del Sur. Hemos visto con atención el plan de ustedes y nos parece bueno, con excepción de la fecha en que deban comenzar las operaciones. La organización del próximo movimiento está concluida en la república y solamente faltan pequeños detalles que quedarán arreglados en unas cuantas semanas. En esa virtud, es de desear que active usted sus trabajos, de modo que pueda poner en práctica su plan, a más tardar para el mes de septiembre venidero. No queremos retardar más el movimiento, porque el gobierno puede descubrir algunos de nuestros planes y se retardarían los asuntos quién sabe hasta cuando. La fecha que usted propone, indudablemente debe ser buena, por la circunstancia de las fiestas en Matehuala, pero es bastante lejano y mientras llega, pueden ocurrir algunos incidentes de importancia que debiliten la organización revolucionaria en el resto del país, y eso es lo que prevemos y tratamos de evitar, siendo el mejor modo para contrarrestar dichos acontecimientos, que la fecha del movimiento general sea lo más próximo posible.  
            Ruego a usted por lo mismo, dé los pasos necesarios a fin de que cuanto antes, quede lista su organización.  
            El correligionario que debía levantarse en armas en Matehuala 1  , está preso desde los acontecimientos del año pasado en la cárcel de San Luis Potosí, y no tememos por lo mismo, nombrarlé al jefe que deba obrar ahí de acuerdo con usted.  
            En la región que va usted a organizar, no hay más jefes que usted y por lo mismo su nombramiento no tenemos que comunicarle a nadie. Estoy seguro de que podrá usted obrar con entera libertad después del levantamiento, porque no solamente se levantará la frontera, sino los estados del sur y del golfo, con lo que las fuerzas del gobierno tendrán que dividirse, lo que implica su debilitamiento.  
            La cuestión del armamento es importante y le ruego me avise oportunamente del resultado, porque mientras mejor armados estén los ciudadanos, más seguro será el triunfo. Sólo que creo que se tardará mucho la carga no yendo las armas de los Estados Unidos. Aunque tal vez sepa usted que hay por la América Central armamento barato, y en ese caso, no importa mucho la dilación.  
            Necesita la Junta de suma urgencia dos mil fusiles con su correspondiente dotación de parque. Esos fusiles son para armar a los grupos que no tienen elementos pues hay otros que se han armado por sí solos. Si nos consigue usted esos dos mil fusiles y su correspondiente parque, habrá asegurado el triunfo.  
            No hay que desmayar. Sobre todo, hay que activar los trabajos y espero de su entusiasmo que trabajará con ardor. Espero sus letras.  
            Lo aprecia su amigo y correligionario

                             Ricardo Flores Magón

1 Refiérese a Vicente Cedillo.