[Los Ángeles, California], [21] junio de 1907

Señor don Antonio de P. Araujo
Mi estimado y fino amigo y compañero:

Tengo a la vista sus gratas de 17 y 18 del corriente, siendo tres las de fecha 17 y una de 18.  
            Es posible que, como usted dice, las diversas aprehensiones obedezcan a datos tomados de diversas fuentes, pero lo extraño es que, habiendo escrito Tomás [S. Labrada] una carta de su hermano Pancho de México, recomendándole que pusiera en lugar seguro unos papeles revolucionarios que por distracción envió a su casa, y no habiendo nadie que conociera lo que Tomás decía en esa carta, la policía haya ido directamente al domicilio de la familia de Tomás, hubiera cateado, atropellado a la familia, llevándose presos al hermanito de Tomás y a otras dos personas. La policía preguntaba por los papeles que Tomás recomendaba se pusieran en lugar seguro. ¿Cómo supo la policía que esos papeles existían? Indudablemente que hay un traidor en San Antonio[, Texas] y Tomás no se ha dado cuenta de eso. Hay que cuidarse amigo estimado. Hace usted bien en tomar ahora todas las precauciones necesarias. De [Juan José] Arredondo nada puedo afirmar. Por los datos que tengo de su estancia en la prisión de México, no se deduce que sea traidor sino mejor una víctima. Sin embargo hay que esperar a que se haga la luz para poder condenar.  
            Envío al correligionario don Ascencio Soto las credenciales para los nuevos correligionarios miembros del partido.  
            Estemos informados que el doctor [Juan] Long está preso en Monterrey. Hay malos rumores contra el doctor Mondragón. Dicen que ha dado la espalda a la causa. Sin embargo, no hay que condenar. No tengo datos seguros.  
            Me informan que el señor Múzquiz, no dará nada; que a lo sumo servirá para delegado para que el vea a otros personajes y consiga dinero con ellos. A ver qué resulta de su viaje a ver a ese señor. Si da algo será bueno.  
            Recibí la dirección del ingeniero 1 . Siempre me decidí a traducir lo que me escribió en clave, se pierde mucho tiempo. Traduciendo me encontré en clave la dirección del citado ingeniero. Gracias.  
            Quedo enterado de que siempre verá al correligionario de Allende[, Coahuila].  
            Hemos quedado enterados de los útiles que adquirió usted en Cost, [Texas,] así como del destino que les dió.
            Le ruego querido amigo, que no deje de escribirme.
            Sabe que bien lo quiere su amigo y correligionario

                        Ricardo Flores Magón

1 Refiérese a Ángel Barrios.