[San Antonio, Texas,] julio 5 de 1907

Señor don Ricardo Flores Magón
[Los Ángeles, California]

Fino amigo y correligionario:
En estos momentos y por una hoja suelta del Douglas Industrial acabo de saber el terrible y lamentable resultado de que fue objeto Sam [Manuel Sarabia]. 1 Altamente me ha indignado el hecho por la manera tan cobarde y ruin con que llevaron a efecto su hazaña los miserables verdugos. Intensamente siento lo sucedido, por el papel que desempeñaba él y por los trabajos que andaba desempeñando y siendo así, con su captura, que la Junta se debilita más y más y la causa sufre gravemente o cuando menos el movimiento se retarda por falta de miembros para organizarla.              
            El señor [Eulalio] Treviño, me mostro un telegrama que recibió de la señora M[aría] de Talavera en que se le da informes acerca del particular, me indicó se hiciera una protesta en el periódico pero yo le conteste que había que esperar para obrar según disposición y en ese sentido consulto con usted si sería conveniente dirigir una carta abierta al Viejo y si usted lo ve prudente entonces en ese caso agradeceré a usted me la hiciera lacónica y enérgica para firmarla yo. También me siento impelido a escribirle directamente, amenazándole si él causa una inquinidad en la persona de Sam. Usted me dará su opinión y ver lo que sea más cuerdo hacer. Ayer envié a ustedes La Revista, periódico masónico, en él encontrará usted un articulito noticia en que se da aviso de la libertad del señor E[leuterio] de la Garza. Recibí un sobre de usted para Germán [Antonio de Pío Araujo] el que le mando luego a Del Río[, Texas]. Volviendo al asunto de Sam, diré a usted que últimamente le dirigí dos cartas con fechas 2 del actual, una de ellas bastante intensa y en la segunda le adjuntaba la de Juan [Sarabia]. Él fue aprehendido el domingo último del pasado, así es que si localizaron la dirección en que recibía su correspondencia, es seguro que esas cartas fueron en poder de los espías. También le adjuntaba una carta que Apple [Aarón López Manzano] dirigió desde Belem a [Jesús María] Rangel. No tenemos ningún ejemplar de la defensa de Juan y hay algunas personas que ya nos piden en ésta. ¿El trabajo que hizo don Lauro [Aguirre], ya está listo? Si es así, yo creo que no tendrá él inconveniente en mandarnos siquiera un ciento de ejemplares para vender aquí y afuera en los casos que se presenten. 
            Reciba usted el aprecio y un abrazo de su amigo

                       Henry [Tomás Sarabia]

1 Véase nota 1 a misiva del 17 de enenro de 1907 Manuel Sarabia fue capturado por los rangers de Arizona el 30 de junio de 1907, en Douglas, Ariz., por órdenes de Antonio Maza, cónsul mexicano en esa población. Al día siguiente fue transportado clandestinamente, a Agua Prieta, Son. Los rurales encabezados por Emilio Kosterlitzky lo llevaron a la cárcel de Naco, y posteriormente a la de Cananea, Son., acusado por Ramón Balderas, capitán del ejército federal, de un supuesto homicidio. El 3 de julio fue llevado a la cárcel de Hermosillo, donde quedó incomunicado. Debido a las protestas encabezadas por la activista sindical Mother Jones, el gobernador del territorio de Arizona, solicitó a su par de Sonora, Luis E. Torres la devolución de Sarabia a territorio norteamericano. La misma se efectuó el 13 de julio.