Saint Louis, Missouri, 6 de julio de 1907

Señor Eugenio Alzalde
San Antonio, Texas

Muy estimado correligionario y amigo:
Me refiero con gusto a la entusiasta carta de usted fechada el 24 del mes próximo pasado. Como ya sabrá, Manuel Sarabia fue aprehendido en Douglas y pasado secretamente a territorio mexicano. El atropello fue tan descarado y tan vil, que la indignación se apoderó de los ciudadanos de Douglas, quienes en número de tres mil celebraron un mass meeting de protesta y se dirigieron en demanda de justicia a Washington al ministerio de Relaciones Exteriores. Debido a la actitud honrada de los ciudadanos de Douglas, se procedió judicialmente contra los autores del atentado ordenándose la aprehensión del cónsul [Antonio] Maza y algunos polizontes americanos quienes salieron bajo fianza, pendientes del juicio respectivo, según afirman varios despachos de prensa que hemos tenido oportunidad de ver y que merecen crédito por las circunstancias y detalles concretos que citan. Conviene darle publicidad a este asunto, agitar a la prensa americana y dirigir suscritos por mexicanos y americanos, si es posible, ocursos en que se pida a las autoridades superiores de Washington, que abran una averiguación. Hablé de esto al delegado general a quien le escribiremos ampliamente, tan luego como concluyamos un documento urgentísimo que estamos preparando en defensa de Manuel.  
            Dígale que siga el mismo plan que con tan buen éxito puso en planta la vez pasada cuando los liberales fueron objeto de encarnizadas persecuciones. En efecto, su contemporáneo y compañero de lucha a que usted se refiere llegó a El Paso, [Texas,] hace algunos días donde se encuentra tan entero y animoso como antes de que se le obligara a abandonar nuestro país.  
            Felicitándole cariñosamente por su energía y amor a la causa quedo de usted afectísimo amigo y seguro servidor

                        Ricardo Flores Magón