[Los Ángeles, California,] julio 12 de 1907

Señor Marcelino A. Ibarra
[San Antonio, Texas]

Mi querido y fino amigo:
Me refiero a sus últimas gratas de usted. No tiene que atender otras indicaciones que las que le haga el delegado general de la Junta, C. Antonio de P. Araujo. Si delegados especiales le dan a usted orden, no tiene usted que obedecerlas. Sólo atenderá las que le dé el compañero Araujo, que es delegado general y a quien deben atender todos los delegados especiales. Le ruego, pues, querido correligionario, que todos los asuntos de interés, como movilización de correligionarios, adquisición de elementos o cualquiera otro, los ponga en conocimiento del compañero Araujo para que él obre según el plan que tiene entendido con la Junta.
            Esto no quiere decir que me prive usted de sus gratas letras.
            Sírvase comunicarme todo lo que le haga saber al compañero Araujo, para que la Junta tenga sus informaciones. Lo único que quiero es que cesen las confusiones, pues parece que se ha enredado algo la organización en virtud de lo que me dice usted que no sabe a quién atender.
            Por supuesto que escribiré la protesta para que la firmen ustedes en contra de esos llamados caballeros de honor.
            No hemos podido escribir algo especial para el número que quiere usted salga el 18 de este mes, porque estamos sumamente atareados con la defensa de Manuel [Sarabia]. También por ese motivo no escribo desde luego la protesta por la expulsión del compañero [Ignacio J.] Mendiola.
            Perdone que no le escriba más por el momento. Ya le escribiré más. Sabe que verdaderamente lo quiere su amigo y correligionario

                         Ricardo Flores Magón